turismo

Domingo, 21 de marzo de 2004

SANTA CRUZ EL PERITO MORENO

El glaciar de sangre azul

Sólo con blanco y azul –el hielo y el agua– se dibuja uno de los más hermosos paisajes de la Argentina. El espléndido Glaciar Perito Moreno, que acaba de volver a impactar con el impresionante desplome de sus masas de hielo, y excursiones náuticas al Upsala y al Spegazzini.

 Por Graciela Cutuli

En el extremo sur de la Patagonia, donde la estepa empieza a transformarse en precordillera, donde las alturas sólo saben de soledad y de vientos que nunca cesan, la naturaleza tiene un secreto a voces: es la mágica conjunción de agua, hielos y bosques del Parque Nacional Los Glaciares. Ultimos jirones de los Hielos Continentales, el manto de nieves eternas que cubre esta porción de la cordillera, los glaciares Upsala, Agassiz, Onelli, Spegazzini y Perito Moreno, junto a muchos otros, son la rara sorpresa que espera a los turistas después de un largo trayecto de ripio desde la capital turística de la región, El Calafate, hasta el Parque Nacional.

Témpanos de nieve. Aunque la enorme relevancia turística que adquirió en los últimos años el Glaciar Perito Moreno –es uno de los emblemas de la Patagonia no sólo entre los argentinos, sino también entre los extranjeros llegados de los lugares más diversos–, dejó atrás las épocas en que el viaje era una auténtica aventura, la visita a los Glaciares sigue teniendo algo de aproximación a un mito. Aparentemente inmutable, pese a que su agitada vida interior –que cruje desde siempre– hizo eclosión hace pocos días con la gran ruptura, el gigante de hielo es siempre igual y siempre distinto, gélido y conmovedor, inmenso pero pequeño en la inmensidad mayor de los Andes.
Hace más medio siglo, en su novela Lago Argentino, Juan Goyanarte contaba la expedición a la Patagonia austral –donde “los témpanos flotan como veleros que dominan las aguas”– del pionero Martín Arteche. Su descripción sigue siendo una de las más bellas de los glaciares de la región: “Los icebergs de los mares helados son pesados y desgarbados porque flotan conpartes de su volumen sumergidas y sólo una fuera del agua.Los témpanos del Lago Argentino navegan al revés, con la parte más pequeña en el agua, y el resto sobre la superficie.Y obedecen al viento como si fueran copos de espuma, porque no son bloques de hielo común.No están formados por la congelación vulgar del agua. Son de una alcurnia más rancia.De sangre azul.Sólo entra la nieve en su composición.La nieve que cayó en las altas cumbres algunos milenios atrás, se petrificó con las temperaturas muy bajas y luchó con la acción del tiempo sin alterarse.Después, la gran serpiente de hielo levísimo inició su marcha de siglos por el camino marcado en la quebrada, no tenía prisa en llegar al lago. Cuando sedesprendía en bloques tremendos para vagabundear por las aguas del lago, conservaba la gracia exquisita de lo ingrávido fuera cual fuese la forma que adquiría en aquel último período de su vida”.

La ruptura del gigante. El Perito Moreno tiene en la pared frontal una extensión de 4,5 kilómetros, y unos 30 kilómetros de profundidad: la superficie total es semejante a la de la ciudad de Buenos Aires, pero no es su extensión sino las espectaculares vistas de sus agujas de hielo de casi 100 metros de altura –vistas posibles gracias a la cercanía de las pasarelas, en tanto otros glaciares de los más de 300 que tiene la zona se admiran desde mucho más lejos– lo que impresiona e intimida. Como intimida el estruendo de los bloques de hielo al caer sobre el lago.
El avance o retroceso del Perito Moreno, considerado durante muchos años como el único glaciar del mundo en avance, es un tema de debate entre los especialistas. Mientras tanto, los turistas disfrutan del espectáculo.
El espectacular derrumbe es la culminación de un proceso muy lento, que comienza con el avance del hielo sobre el Lago Argentino y las laderas de la Península de Magallanes. El resultado es una suerte de compuerta natural que no permite el libre desagote de los brazos del lago, y que genera por lo tanto una notable diferencia de altura en las aguas de esos brazos y el resto de la superficie lacustre. El agua socava el hielo y provoca una inmensa presión, que cede cuando
finalmente el gigante de hielo se da por vencido y desprende inmensos bloques sobre las aguas, convertidos en témpanos a la deriva listos para ser capturados porinfinidad de cámaras fotográficas. Al caer, los témpanos provocan grandes olas, por eso –y por razones de conservación del ambiente– está recomendado no abandonar nunca las pasarelas de visita, desde donde la vista es lo suficientemente impresionante. El avance del glaciar y el consecuente derrumbe fue regular –cada cuatro años aproximadamente– durante mucho tiempo, pero luego se interrumpió durante más de una década, hasta que el espectáculo volvió a producirse pocos días atrás.

Trekking sobre hielo. Para los que no se conforman sólo con mirarlo, el Perito Moreno también puede caminarse. Una de las excursiones favoritas de los amantes del turismo aventura es el “minitrekking” sobre el glaciar, que en realidad requiere poco esfuerzo y por lo tanto es apta para todo tipo de público. El primer tramo es la navegación en bote neumático para cruzar el brazo Rico desde la Península de Magallanes hacia la otra orilla; una vez desembarcado, se camina por la costa hasta la margen sur del glaciar. A la hora de treparse a los hielos, hay que estar bien equipado con grampones metálicos que se colocan bajo el calzado, para no caer sobre la resbaladiza superficie. Al principio cuesta afirmar el paso, pero rápidamente la increíble belleza del entorno hace olvidar todo lo que no sean los intensos azules del hielo, las grietas por cuyo fondo se divisa el agua, el blanco cegador de la nieve compactada desde tiempos inmemoriales. El minitrekking termina con una caminata por el bosque, entre las lengas, ñires y guindos que le ponen el sello distintivo a este rincón patagónico. En otoño, los rojos y naranjas se vuelven infinitos, y el paisaje adquiere calidez gracias al contraste de los dorados y amarillos del bosque con la inmaculada blancura del Perito Moreno.

Otros glaciares. Además del Perito Moreno, la estrella del Parque Nacional, desde El Calafate se visitan otros glaciares, que ofrecen una perspectiva distinta y merecen la excursión. Es muy interesante, entre las opciones habituales, la visita lacustre a los glaciares Upsala y Onelli: se parte de Puerto Bandera para navegar luego hasta el brazo Upsala del Lago Argentino, donde aparece imponente el frente del glaciar Upsala, el más extenso de todos. Aunque se lo ve a más distancia que el Perito Moreno, al divisarlo desde el nivel del agua se cobra conciencia de la importancia de su altura. Además, las naves que realizan la excursión navegan todo el tiempo entre los témpanos desprendidos de la masa de hielo, que flotan a la deriva sobre las aguas del lago. En el centro del glaciar se divisa la morena (o morrena), una estela oscura formada por los trozos de roca que los hielos fueron arrastrando a su paso, y que quedaron atrapados cuando dos lenguas confluyeron en su avance. Este glaciar también puede visitarse a pie, desde la Estancia María Cristina.
Quienes van por vía lacustre desembarcan luego en Bahía Onelli y caminan algunos cientos de metros por el bosque hasta llegar a la laguna Onelli, donde desembocan tres glaciares: el Onelli, Agassiz y Bolados. Más allá aún se divisa el glaciar Spegazzini, alimentado a su vez por tres glaciares menores, el Spegazzini central, el Peineta y el Mayo norte. Aunque el verano es la temporada alta de este Parque Nacional, donde el clima es muy riguroso en invierno, visitarlo en cualquier época del año permite descubrir la hermosura de la región, ya sea bajo los cielos plomizos del invierno o bajo el celeste diáfano de los cielos sin nubes que se ciernen en verano sobre las paredes de hielo.


Compartir: 

Twitter
 

La embarcación cargada de turistas pasa bajo un arco de hielo del glaciar Upsala.
 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> SANTA CRUZ El Perito Moreno
    El glaciar de sangre azul
    En Santa Cruz, excursiones por el Parque Nacional Los Glaciares y la grandiosa ruptura del Perito...
    Por Graciela Cutuli
  • INDIA LOS TEMPLOS EROTICOS DE KHAJURAHO
    El amor en la piedra
  • SUR DE CHILE LAS TERMAS DE PUYEHUE
    Burbujas chilenas
  • ISLAS BALEARES ARTE EN MALLORCA
    La isla de los museos

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared