turismo

Domingo, 20 de noviembre de 2005

Extravagancias submarinas

 Por Patrik Wheater *

Una cosa se puede garantizar de una estadía en el resort Poseidon en las Bahamas; no hay posibilidad alguna de que las vacaciones se arruinen por la lluvia. Cualquiera que esté dispuesto a pagar 1500 dólares la noche en el complejo del hotel cinco estrellas debe tener una gran afinidad con el agua. El resort de 53 millones de dólares, que contará con todas las facilidades asociadas con el viaje de lujo, estará ubicado a 20 metros por debajo del nivel del mar, rodeado de un arrecife de corales. Tambaleando sobre el borde de un canal en la isla de Eleuthera, el lugar está diseñado para atraer a los amantes de la naturaleza y para iniciar a otros en las maravillas del mundo marino.

Poseidon es el invento del ingeniero de sistemas submarinos, Bruce Jones, quien, inspirado desde niño por el buzo Jacques Cousteau, ha estado tras el sueño de vivir bajo el agua desde hace mucho tiempo. El trabajo de la construcción de este proyecto podría comenzar el próximo febrero, siempre y cuando pueda adquirir los permisos necesarios y garantizar a las autoridades de las Bahamas que su complejo no presenta ninguna amenaza al frágil lugar del Caribe. Jones, que también ha estado desarrollando submarinos de lujo para los súper ricos, dice que no faltarán entretenimientos para sus huéspedes.

Los visitantes podrán descender por una escalera mecánica a una de las 22 cabinas herméticamente selladas, cada una equipada con su propio jardín de arrecife de corales donde los huéspedes pueden alimentar a los peces. Igual que en los famosos hoteles de la región, los turistas podrán maravillarse –desde el confort de su propio jacuzzi– ante el desfile de escuadrones de anguilas, langostas y delfines.

Los operadores dicen que pueden garantizar la protección de la fauna marina. Una puerta de alta tecnología de fibra de carbón mantendrá la integridad hermética de la unidad, mientras que todo el complejo tendrá marcos de acero en los que se calzarán las ventanas de acrílico de seis centímetros de espesor.

Habrá un programa para las celebridades que lo visiten y se invitará regularmente a conferencistas. También se darán lecciones para sumergirse y nadar con los delfines y se organizarán expediciones submarinas. En el resort se instalará un restaurante giratorio, bares y salas de conferencias. “Hemos estado trabajando en la posibilidad y la ingeniería durante los últimos tres años y ahora estamos en la etapa de los permisos que esperamos conseguir en enero”, dice Jones, de 49 años, presidente de la empresa US Submarines Inc.

“Será un hotel único en el mundo, sin lugar a dudas, no hay otro donde uno pueda pasar una noche seca bajo el agua en un decorado natural espectacular de arrecifes de coral”, dice Jones. La joya en la corona submarina de Jones será la suite en el penthouse del resort de 20.000 dólares la noche, que estará “colgada” sobre el costado del estante acuático. Será accesible sólo por submarino, que el ingeniero estadounidense también puede proveer. El nuevo resort difiere de los destinos submarinos existentes como el Lodge Submarino de Jeles en Cayo Largo, donde los huéspedes sólo se mojan en el jacuzzi. Los visitantes al hotel submarino de Florida tienen que usar trajes de buzo y zambullirse para llegar. Los científicos han soñado durante años con establecer un cuartel permanente bajo el agua para estudiar el océano profundo, pero el proyecto perdió entusiasmo. Sin embargo, Jones enfrenta su competencia más dura desde Dubai donde el ultra lujoso Hydropolis del arquitecto Joachim Hauser está proyectado para construirse en la costa Jumeirah del Golfo. El área ya tiene el primer hotel siete estrellas, el Burj al-Arab y The Palm, dos enormes islas hechas por el hombre que se dice que son visibles desde el espacio.

Jones querrá tener más éxito con su resort submarino de lo que ha tenido en el lujoso mercado submarino. El diseño más caro ofrecido por su empresa es el Phoenix 1000 de 80 millones de dólares. US Submarines todavía tiene que encontrar un comprador para uno de sus diseños Phoenix. Supo estar muy cerca, incluso llegando a la etapa del contrato. Pero el comprador resultó ser uno de los multimillonarios de puntocom, cuya burbuja estalló en la década de 1990.

* The Independent.

Compartir: 

Twitter
 

 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> SAN JUAN: Por los Andes cuyanos
    Secretos de provincia
    Un itinerario por insólitos lugares de extraña belleza en los valles y montañas de San Juan.
    Por Julián Varsavsky
  • TRAVESIAS: DE LA PUNA A LOS GLACIARES
    La vida empieza en la 40
    Por Graciela Cutuli

  • Extravagancias submarinas
    Por Patrik Wheater
  • CUBA: SANTUARIO DE AUTOS ANTIGUOS
    El almendrón no se rinde
  • NOTICIERO > 
    Noticiero

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.