14:55 › "ESTO DEMUESTRA EL FRACASO DE LOS AJUSTES"

España confirmó que aceptará el rescate ofrecido por Europa

El ministro de Economía español, Luis De Guindos, reconoció que el Estado ibérico recibirá una ayuda financiera de hasta 100 mil millones de euros que le ofreció la Eurozona, sólo para sanear la crisis en que se encuentran sus bancos, y negó que esto estuviera condicionado a una nueva serie de ajustes en el presupuesto de gobierno. El monto de la inyección de fondos es un 150 por ciento superior al que el propio Mariano Rajoy había reconocido como mínimo indispensable para ponerle freno a la crisis económica y obligará al Ejecutivo a adoptar contrapartidas financieras que serán monitoreadas por el Fondo Monetario Internacional.

"El gobierno español declara su intencion de solicitar ayuda financiera europea para la recapitalización de aquellos bancos que lo necesiten", afirmó De Guindos para responder al comunicado del eurogrupo en cuyo texto dejó claro que "el montante de la financiación debe cubrir las necesidades de capital con un margen de seguridad adicional, con una suma estimada de hasta 100 mil millones de euros en total".

A cambio de esta financiación, que el fondo público español de ayuda al sector inyectará en las entidades que lo soliciten, "no hay ningún tipo de condiciones de reformas económicas fuera del ámbito del sector financiero", aseguró el funcionario, quien subrayó que "las condiciones se les van a imponer a los bancos, no a la sociedad española", con lo cual negó nuevas medidas de "austeridad".

La Comisión Europea "celebró" la decisión de España y dijo estar dispuesta a "trabajar conjuntamente con el BCE, el EBA (Autoridad Bancaria Europa) y el FMI", a través de un co municado conjunto del titular de ser organismo, Jose Manuel Barroso, y el vicepresidente, Olli Rehn. Con esta decisión, "creemos que España gradualmente recuperará la confianza de los inversores y de los mercados, y creará las condiciones apropiadas para reactivar el crecimiento y el empleo", dijeron.

Las repercusiones internacionales no se hicieron esperar. El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, elogió la decisión de España de acudir a la ayuda europea: "Saludamos las medidas tomadas por España para recapitalizar su sistema bancario y la participación de sus socios europeos para acordar un apoyo", dijo el funcionario a través de un comunicado.

Más explícito fue el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, quien alabó la determinación de Rajoy al destacar que "España ha llevado a cabo desde 2008 numerosas reformas, entre ellas reformas importantes del sector bancario". En su criterio, gracias a esas reformas, los principales bancos españoles sortearán lo peor de la crisis y se mantendrán estables.

El matiz lo puso Grecia. Para Alexis Tsipras, el líder del partido de izquierda Syriza que podría ganar las próximas elecciones en ese país, el hecho de que el país haya solicitado un rescate a la Eurozona demuestra el "fracaso de las políticas de austeridad y los ajustes" para resolver la crisis de la deuda en Europa. "Los acontecimientos en España confirman lo que hemos sostenido desde el principio", declaró dijo el candidato, para quien "la crisis es un problema paneuropeo y que la forma en la fue manejada hasta ahora ha sido totalmente ineficaz y socialmente desastrosa".

Por su parte, el gobierno de Finlandia también marcó sus sospechas. La ministra de Finanzas de ese país, Jutta Urpilainen, anticipó que pedirá a Madrid garantías ante el caso de que el dinero que le conceda Europa para recapitalizar a los bancos españoles salga del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera.

Hace sólo diez días, el presidente Rajoy se había mostrado categórico al asegurar que "no va a haber ningún rescate de la banca española". Pero las cosas se precipitaron en las últimas horas, bajo la presión de los mercados y de Europa. De hecho, los 17 países que integran la eurozona fueron los que ofrecieron un desembolso de hasta 100 mil millones de euros para recapitalizar y sanear la banca.

La oferta fue acordada por los ministros de finanzas de ese bloque a través de una teleconferencia de la que también participó la directora gerente del FMI, Christine Lagarde.

Compartir: 

Twitter
 

Con el anuncio de De Guindos, España se convirtió en el cuarto país de la Unión Europea en pedir una ayuda al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. El eurogrupo respondió que está dispuesto a responder "favorablemente" al pedido de crédito que solo irá dirigido al fondo público de ayuda al sector bancario (Frob) para inyectarlo en las entidades que lo soliciten.
 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared