VIDEOS

lanzamientos

Adulterio
de John Curran. Con Mark Ruffalo, Naomi Watts y Laura Dern.
2004, 101 min. Transeuropa.

Una posible diferencia entre el cine “oficial” hollywoodense y el off-Hollywood es que, a la hora de concentrarse en la intimidad, uno recurre a la machaconería del mensaje, mientras el otro no. Otra manera de diferenciarlos es que mientras el mainstream busca el brillo y el glamour, en el cine indie todo el mundo anda más o menos sucio y desharrapado. Un buen ejemplo es Adulterio, que se basa en dos relatos del novelista André Dubus y narra las infidelidades cruzadas entre dos matrimonios de amigos. Profesores de literatura ellos, rubias ellas. El tono predominante es el down otoñal de Nueva Inglaterra, con Mark Ruffalo siempre desganado, Naomi Watts tomando la iniciativa sexual y Laura Dern con esos llantos en los que tuerce la boca a más no poder.


Million Dollar Baby
de Clint Eastwood. Con C. Eastwood, Hilary Swank y Morgan Freeman.
2004, 132 min. AVH.

Perdón señor Clint, perdón admiradores y fans, perdón miembros de la Academia y redactores de Cahiers du Cinéma, pero Million Dollar Baby no es ni por lejos la mejor película del autor de Los imperdonables. Muy por el contrario, es una que hace del golpe bajo emocional, la manipulación del espectador, la especulación de guión y puesta en escena y la pintura burda y esquemática sus territorios naturales. Ver para ello no sólo toda la necrofílica última parte, sino la caracterización de la familia entera de la boxeadora como rednecks asquerosos e infrahumanos. Además del sensiblero (y escondedor) sobrenombre en gaélico que papá adoptivo Clint le pone a hija adoptiva Hilary y la pelea perdida después de un golpe descalificador, fallo sin el más mínimo precedente en toda la historia del boxeo mundial. Así que perdón, pero no.


Supersize Me
de Morgan Spurlock. Con Morgan Spurlock.
2004, 98 min. AVH.

No es que este documental michaelmooriano sea mejor película que la de Eastwood, claro está, sino que es menos ofensivo y perjudicial, más divertido y llevadero. Película de tesis como pocas, Supersize Me es cine de laboratorio, en el que el propio realizador y showman cede por 30 días no sólo su tracto digestivo, sino todo su cuerpo y su salud (física y mental) a los temibles chefs de McDonald’s. Obviamente, el resultado confirma la tesis, convirtiendo al conejillo de Indias en poco menos que un desecho humano, versión siglo XXI de María Curie y Louis Pasteur. Tan demagógico, simplista y manipulativo como Fahrenheit 9-11 (no es menos fácil disparar contra McDonald’s que contra Bush), pero con la ventaja de que no pretende convertirse en dueño de la verdad, sino sólo divertir informando. Lo logra.


El intruso
de Roger Michell. Con Daniel Craig, Samantha Morton y Rhys Ifans.
2004, 100 min. AVH.

Directo a video sale este film británico, dirigido por Roger Michell (Un lugar llamado Notting Hill) y basado en una novela de Ian McEwan. El comienzo es extraordinario: de pronto, la aparición de un globo aerostático interrumpe en el bucólico paseo de una pareja. El globo va a la deriva y con un chico adentro, por lo cual el protagonista se cuelga de él, junto con varios paseantes más. Cuando el globo levanta vuelo, todos los que se habían colgado se dejan caer. Menos uno, que termina muriendo en el accidente. La culpa por esa muerte comienza a carcomer al protagonista, y junto con ella otro de los participantes del accidente, que no está para nada en sus cabales, comienza a acosarlo. Lamentablemente, todo se va yendo indefectiblemente al demonio.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.