"Franco tenía razón cuando decía que su hijo no iba a ser un buen presidente. Y Mauricio tuvo una suerte: que su padre muriera cuando todavía no se le había derrumbado el gobierno", dijo la periodista a este diario. (Fuente: Guadalupe Lombardo)"Franco tenía razón cuando decía que su hijo no iba a ser un buen presidente. Y Mauricio tuvo una suerte: que su padre muriera cuando todavía no se le había derrumbado el gobierno", dijo la periodista a este diario. (Fuente: Guadalupe Lombardo) (Fuente: Guadalupe Lombardo)"Franco tenía razón cuando decía que su hijo no iba a ser un buen presidente. Y Mauricio tuvo una suerte: que su padre muriera cuando todavía no se le había derrumbado el gobierno", dijo la periodista a este diario. (Fuente: Guadalupe Lombardo) (Fuente: Guadalupe Lombardo) (Fuente: Guadalupe Lombardo)"Franco tenía razón cuando decía que su hijo no iba a ser un buen presidente. Y Mauricio tuvo una suerte: que su padre muriera cuando todavía no se le había derrumbado el gobierno", dijo la periodista a este diario. (Fuente: Guadalupe Lombardo) (Fuente: Guadalupe Lombardo) (Fuente: Guadalupe Lombardo) (Fuente: Guadalupe Lombardo)
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ