“Ahora sí siento que estoy preparada”, asegura Romina Moreno, quien después de años de barajar la posibilidad, finalmente aceptó trabajar en el puerto de Buenos Aires, el último lugar que empleó a su papá. (Fuente: Sandra Cartasso)“Ahora sí siento que estoy preparada”, asegura Romina Moreno, quien después de años de barajar la posibilidad, finalmente aceptó trabajar en el puerto de Buenos Aires, el último lugar que empleó a su papá. (Fuente: Sandra Cartasso) (Fuente: Sandra Cartasso)“Ahora sí siento que estoy preparada”, asegura Romina Moreno, quien después de años de barajar la posibilidad, finalmente aceptó trabajar en el puerto de Buenos Aires, el último lugar que empleó a su papá. (Fuente: Sandra Cartasso) (Fuente: Sandra Cartasso) (Fuente: Sandra Cartasso)“Ahora sí siento que estoy preparada”, asegura Romina Moreno, quien después de años de barajar la posibilidad, finalmente aceptó trabajar en el puerto de Buenos Aires, el último lugar que empleó a su papá. (Fuente: Sandra Cartasso) (Fuente: Sandra Cartasso) (Fuente: Sandra Cartasso) (Fuente: Sandra Cartasso)
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ