EL PAIS › DANIEL SCIOLI DICE QUE QUIENES LO TRATAN DE REHEN

“No van a sacarme de las casillas”

El gobernador bonaerense advirtió ante Página/12 que algunos siguen “en campaña” y dijo que el cambio en el Ministerio de Asuntos Agrarios fue “para mejorar la tarea con el campo”. Aseguró que la situación fiscal de la provincia “está controlada”.

 Por Daniel Miguez

Daniel Scioli se proclama optimista y así se lo ve, en una actitud que no pareciera fingida. Los desafíos de la oposición, de las cámaras agropecuarias y de algunos medios de comunicación en estos días agitados por el tratamiento de la Ley de Servicios Audiovisuales no parecen asustarlo. “Las difíciles son las que más me gustan”, asegura. En la entrevista con Página/12, en el aeropuerto de Don Torcuato, camino a su casa en Tigre, entrada la tarde y aún sin almorzar, el gobernador bonaerense busca darle realce al tema del excesivo consumo de alcohol de parte de los jóvenes y su proyecto de ley para tratar de inducir a algún cambio en los hábitos nocturnos. La cuestión de los boliches da pie a preguntarle su opinión sobre el fallo de la Corte no penalizando el consumo de marihuana. “Opino que no impide que sigamos luchando contra la droga”, responde.

–¿Pero está de acuerdo?

–La Corte se ha tomado un tiempo prudencial, ha tenido un debate intenso y a buena hora. Lo importante es que el mensaje que llegue no sea que la droga hace bien. La droga mata, hace mal. ¿El adicto es un enfermo que tenemos que recuperar? Sí. ¿El narcotraficante es nuestro enemigo? Sí. ¿Le vamos a seguir dando con todo? Sí.

–El martes pasado el titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, salió expresamente a castigarlo a usted y a proponer una marcha en su contra y al día siguiente se planteó el conflicto con su ministro de Asuntos Agrarios, Emilio Monzó, a quien usted decidió reemplazar. ¿No le parece llamativo?

–(Se ríe.) No voy a responder a las provocaciones ni a ningún tipo de expresiones que me quieren desviar de la prioridad que tengo de ir avanzando con la agenda que fijamos en su momento para el campo.

–¿A qué se debe la salida de Monzó?

–Este cambio está orientado a seguir avanzando sobre los temas más importantes del sector, como lo hice también en otras áreas. No es el primero ni el último cambio que hago en mi gobierno. Esto no implica que haya un cambio de postura, de desconocer los problemas del campo, que en gran parte se deben a la inclemencia de la sequía, que ha sido devastadora para muchas zonas. A mí van a encontrarme siempre con la misma voluntad de colaborar para solucionar los problemas. Algunos han querido, después de las elecciones del 28 de junio, seguir en campaña, con la misma forma y estilo. La gente ya votó y se expresó. Cada uno haremos una lectura de la elección. Yo tengo la obligación de seguir gobernando, y para todos. Tengo que atender el problema del campo, pero también el de salud, el de la educación, el de la seguridad. Y la llegada del nuevo ministro (Ariel Franetovich) va a contribuir a que lleguen más rápido las soluciones que están pendientes, en la medida en que se planteen en forma racional, claro.

–¿Lo complicó el error del Congreso sobre la quita de retenciones para municipios bonaerenses vetada por la Presidenta y que fue el argumento para un nuevo lockout de los empresarios del campo?

–Ellos saben que era impracticable. Era una zona de desastre, no hay cosecha... ¿sobre qué se iban a fijar las retenciones, si no había cosecha? Pero que se haya vetado la ley no quiere decir que no se reconozca que hay problemas de sequía. No. Se reconoce que hay un problema y se ponen en marcha mecanismos para atender las regiones de emergencias o zonas de desastre. Dimos facilidades desde ARBA, desde el Banco Provincia, subsidios y otras acciones que hemos puesto en marcha porque reconocemos el problema. De la misma manera que hemos avanzado con la leche, con la carne...

–Usted dijo antes que hizo una lectura del resultado de las elecciones. ¿Qué sacó en limpio?

–Que el mandato es que los que estamos al frente de poderes ejecutivos hagamos más y mejor. Y que a la vez haya una mejor convivencia democrática, que busquemos los consensos necesarios para solucionar los conflictos.

–Se habla mucho del déficit fiscal de la provincia. ¿Cuál es la situación?

–La situación está controlada, es sumamente previsible. Pero para eso hemos tomado las medidas con esfuerzo propio y con el acompañamiento de la Nación que tuvimos, tenemos y vamos a seguir teniendo. La situación está en el marco de lo que fue siempre el déficit estructural de muchos años en la provincia de Buenos Aires y que exige el acompañamiento de la Nación. Nosotros le agregamos algo: el esfuerzo propio. La reforma fiscal que hicimos y unas correcciones que vamos a hacer ahora por distorsiones que hay. Esto nos va a permitir contradecir con hechos a todos los agoreros que dicen que no vamos a pagar sueldos, que vamos a emitir patacones. Tranquilidad, nada de eso va a suceder.

–¿Cuáles serán esas correcciones?

–Cumplir con la Ley de Educación provincial; modificar el impuesto a la herencia; el tema de puertos, por lo que la provincia no percibe nada, pero le demanda gastos; las construcciones en campos que no tributan. No hay nada que vaya a afectar a los trabajadores ni a la clase media. Siempre lo que hacemos es en base a un criterio de equidad.

–Hay quienes quieren presentarlo como un rehén del gobierno nacional.

–Sí, son los mismos que apostaban a que la provincia iba a tener problemas serios para pagar sueldos y otras cosas. Y como saben que yo sé que lo mejor para la provincia es trabajar complementándome con el gobierno nacional, ahora me quieren descalificar poniendo las cosas en esos términos. Yo hago lo que tengo que hacer para servirle a la provincia y para eso tengo que trabajar con los intendentes, con el gobierno nacional, con todos los sectores productivos. Cada vez que hubo ruptura, tensiones, distanciamientos o problemas entre la provincia de Buenos Aires y el gobierno nacional, perdió la provincia y perdió el país. Yo no voy a prestarme a eso, por más que me provoquen, por más que quieran sacarme de las casillas o que digan las cosas más duras a ver si yo reacciono. Yo le respondo de la forma más simple, que mejor conozco y que más me gusta: trabajar, trabajar y trabajar. Trato de ser inteligente para defender los intereses de la provincia. Si no, que vengan y vean las inversiones que hay, que vayan a los municipios los que decían que las obras se iban a parar después de las elecciones, los cambios en la política social, la lucha contra la droga, las inversiones en el sistema educativo de la provincia, el equipamiento de escuelas técnicas... y eso la provincia sola no lo puede hacer. Necesitamos la complementación con el gobierno nacional. No es con oportunismo o haciéndose el guapo como se gobierna.

–Al parecer, pudo mantener buen vínculo con los intendentes del conurbano después de la derrota electoral.

–Por supuesto, seguimos trabajando como siempre.

–Incluso designó a uno de ellos, Baldomero “Cacho” Alvarez de Olivera, como ministro de Desarrollo Social.

–Ese cambio no implicó desconocer el trabajo de Daniel Arroyo, sino al contrario, rescatar lo mejor de Arroyo, entendiendo que ahora viene una etapa en la que hay que sumar la responsabilidad social empresaria porque es necesario reforzar la contención social. Es el mismo criterio que el cambio en Asuntos Agrarios, que es para mejorar la tarea con el campo.

–¿La recaudación mejoró?

–Sí, por la reforma que hicimos en su momento.

–¿Esa mejora implica una señal de que se está saliendo de la crisis?

–Hubo un bajón por la crisis internacional y por la gripe A, pero yo confío en la recuperación de China, India, Estados Unidos, los mercados asiáticos. Es la ocasión para que Argentina vuelva a los mercados internacionales. Se pagó los Boden 20112, con lo que el Gobierno mostró voluntad y capacidad para pagar, porque podés tener voluntad pero no capacidad de pago. También se puede conversar con el Fondo, pero de otra manera, avanzar con el Club de París... Todo esto para la vida cotidiana de la gente significa recuperar el crédito que es fundamental para financiar la producción y el trabajo.

–¿Están dadas las condiciones para volver a pedirle créditos al FMI?

–El Fondo viene mostrando un gran cambio por los fracasos que tuvo. Este no es el mismo Fondo que antes. Es diferente en cuanto a saber que si un país no es viable no le va a poder pagar nunca. Creo que hoy pueden entender la dinámica interna de los países cuando defienden el consumo interno.

–Hablando de recaudación, hubo versiones de que le ofrecería a Santiago Montoya volver al gobierno provincial.

–Con Santiago tengo muy buena relación personal, hemos hablado en varias oportunidades. Pero las políticas las voy fijando yo. Los ministros las ejecutan. Lo mismo ocurrió y ocurre en ARBA, donde se sostuvo la recaudación y se incorporaron cambios. Yo les estoy agradecido a todos por los servicios que han dado a la provincia y de la manera que han trabajado. Ahora necesito el máximo compromiso de gestión y político, porque los que están ahí no ganaron el puesto por un concurso público, es porque yo los puse. Los puse en función de un trabajo. Si no hay resultados hay que cambiar.

–¿Cómo ve al peronismo con vistas a las presidenciales del 2011, con tantos candidatos potenciales?

–Los que tenemos responsabilidad de gestión estamos muy compenetrados con lo que estamos haciendo. Una cosa es tener responsabilidades de gobernar y otra muy distinta es no tenerlas. Hacia el futuro va a ser muy importante poner reglas de juego, que haya mecanismos de selección claros para que los candidatos salgan potenciados y fortalecidos.

–Usted tiempo atrás había planteado que preferían que las candidaturas del 2011 se definieran en internas.

–La normalización del país, tanto económica como institucional, también necesita que los partidos políticos vayan recuperando la institucionalidad, a través de la manera que lo consideren.

–¿Está de acuerdo con el proyecto de internas obligatorias, abiertas y simultáneas?

–Me parece bueno, porque si no hay una gran distorsión, que, además, en las gestiones de gobierno generan conflictividad.

–¿Qué opina del proyecto de ley de Servicios Audiovisuales?

–Todos los sectores coinciden en que era necesario que el país tenga una nueva ley de radiodifusión, por los cambios tecnológicos, por la modernización de las comunicaciones y otros factores. El tema está en el Congreso con lo que implica, debate, audiencias públicas y además se ha dicho que el proyecto está abierto a modificaciones.

–¿Y de la televisación del fútbol de manera gratuita para el público?

–Había una situación de la AFA y como había ocurrido otras veces, los clubes estaban desfinanciados. Cuando yo estaba en la Comisión de Deportes, una de las medidas dispuestas y que después no se llevó a la práctica era hacer un monitoreo de las cuentas de los clubes. Porque si arreglás ahora el problema con 600 millones y no lo cuidas, el año que viene tenés el mismo problema. Es importante que haya un esfuerzo compartido y una responsabilidad compartida. Por otro lado, veo que la gente está contenta con el fútbol gratis y el Estado buscará mecanismos para ir autofinanciando la mayor parte posible en base al sector privado y después los clubes van a tener que auditarse y controlarse para que la solución sea permanente y no vuelvan a tener el mismo problema.

Compartir: 

Twitter
  

Scioli señaló que la quita de las retenciones en los municipios bonaerenses “era impracticable”.
Imagen: Ana D´Angelo
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12 Logo de Gigared

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.