EL PAIS › OPINION

La balada de Mauri y los Newman Boys

 Por Juan Forn

Duhalde parece ser el único pez gordo de la política actual que entiende que Macri, más que ser presidente, lo que quiere es haber sido presidente, terminar de una vez su aventura política y volver al único núcleo de pertenencia que reconoce: el de los Newman Boys. Macri ha sido incapaz de armar una estructura propia a nivel nacional porque, como ha repetido tantas veces, sólo puede confiar en “mis únicos verdaderos amigos, los del colegio”. Y a los Newman Boys ni les gusta alejarse mucho de su lugar de origen (léase, trasladarse al interior) ni encuentran en el interior “equivalentes idóneos”, porque los Newman Boys son una entidad famosamente endogámica, incluso dentro de su clase: no sólo se sorprenden de que el resto del mundo no sea como ellos sino que creen que es imposible ser como ellos viniendo “de afuera del colegio”. Tan endogámicos son que ignoran que en su propio medio social son considerados sinónimo de cabezas huecas: el Newman Boy es el equivalente masculino de lo que representan las modelos en el género femenino; el Newman Boy es el epítome del rugbier después del rugby.

A su manera, los Newman Boys saben de sus limitaciones y, durante años, se mantuvieron acotados a dos rubros: el campo y las finanzas. En ambos casos hicieron lo único que saben hacer, que es hacer plata con plata. El problema del Newman Boy es que no sabe qué hacer con la plata: ignora cómo convertir dinero en desarrollo, de la especie que sea. El Newman Boy sólo sabe hacer lo mismo una y otra vez, porque su única referencia, su único modelo, su único espejo son los demás Newman Boys.

Los Newman Boys van juntos al colegio y a la universidad, juegan al rugby juntos y después al golf, se casan y tienen hijos juntos y hasta se separan juntos (son de casarse por segunda vez con la ex de un Newman), viven juntos y veranean juntos (antes era el triángulo Recoleta-La Horqueta-Punta del Este; ahora se sienten federales porque han extendido su radio de influencia hasta Pilar), y por supuesto hacen negocios juntos, y mandan a sus hijos al Colegio Newman y los fines de semana van al Club Newman a mamar el espíritu Newman encarnado en la jornada de rugby dominical.

Cuando los padres de Macri mandaron al nene al Newman fue, por supuesto, para colocarlo socialmente. Pero la mimetización fue tal que el hijo se volvió mucho más hijo del Newman que hijo de su padre, y ahí empezaron los problemas. En lugar de sumarle capital social y presentabilidad a la red de poder del padre, el hijo empezó a sentir vergüenza de la manera en que éste se comportaba, en los negocios y en la vida. Lo veía tal como lo vieron desde el primer día los papás de sus compañeritos del colegio. Hace mucho que Macri mira desde ahí a su padre y al resto del mundo. Es más: estoy convencido de que Macri quiere (si es que todavía quiere) ser presidente para los Newman Boys y en nombre de los Newman Boys. No por ambición propia ni por duelo con el padre, aunque se odie con el padre.

Algo demencial pasó entre Macri y los Newman Boys después de la década menemista y del derrumbe delarruista: como si se hubieran mirado mutuamente y vieran, cada uno en el otro, su destino histórico. Qué habrán pensado: ¿hasta nosotros podemos ser gobierno, si Mauricio pudo en Boca? ¿El país necesita del Newman? En todo caso, una locura. Ahí los tienen diez años después: con una intendencia que les quema en las manos, con nula proyección nacional, con dos zorros viejos como Magnetto y Duhalde quemándoles las cabezas, con unas ganas que ya no saben ni disimular de dejar la política y volverse a sus casas. Cuando los ricos se iban de vacaciones, no fijaban de antemano la fecha de retorno: volvían cuando se cansaban de estar de vacaciones. Macri y los Newman Boys parecen estar sintiendo lo mismo de su temporada en la política, confirmando para el resto del país lo que ya su clase pensó siempre de ellos. Todo un destino histórico.

Compartir: 

Twitter
  

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12 Logo de Gigared

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.