EL PAIS › CARLOS PETRONI, VICTIMA DE LA TRIPLE A, DENUNCIARA AL LIDER DE LA CGT

Vínculos con la Alianza Anticomunista

El juez Oyarbide recibirá hoy el testimonio de Petroni, quien aportará documentación sobre la relación del camionero Hugo Moyano con la Triple A en Mar del Plata. En la causa está imputada Isabel Perón.

 Por Irina Hauser

Carlos Petroni, víctima de la Triple A y querellante en la causa que investiga sus crímenes, se presentará hoy ante el juez Norberto Oyarbide e insistirá en demostrarle la relación de Hugo Moyano con aquella organización de ultraderecha a través de una rama que operaba en Mar del Plata. Petroni ya le había pedido al juzgado que citara a declarar al líder sindical: ahora sumará, dice, nuevos elementos. Según el denunciante, se puede probar que hacia 1974 Moyano mantenía reuniones semanales con quien encabezaba la pata marplatense de la banda terrorista, Ernesto Piantoni. Le atribuye, además, la publicación de solicitadas contra la militancia de izquierda y el peronismo disidente que precedieron atentados y asesinatos. También, la difusión de comunicados de la Juventud Sindical Peronista (JSP) de igual tenor, donde se justificaba, por ejemplo, el homicidio del diputado Rodolfo Ortega Peña, reivindicado por las Tres A.

En febrero, Petroni entró a la página web del gremio de Camioneros, buscó la biografía de Moyano y advirtió una omisión. “No había ninguna referencia a lo que hizo y los lugares que ocupó entre 1972 y 1981”, explica el querellante, ex dirigente del Partido Socialista de los Trabajadores (PST). No sería un detalle menor, ya que en ese lapso, sostiene, el camionero se habría relacionado con la Concertación Nacional Universitaria (CNU), el grupo de ultraderecha que actuaba en Mar del Plata y se fusionó con la Triple A. “Algunos de sus integrantes –agrega– se incorporaron a los grupos de tarea de la dictadura militar.”

La vinculación, según Petroni, estaba dada por los puestos clave que Moyano ocupó en esos años: encabezaba el gremio en la ciudad balnearia, era delegado en la CGT local y en la Junta Nacional de la JSP, otra agrupación de extrema derecha en cuya fundación participó en 1973. Integró, a su vez, la Juventud Peronista de la República Argentina que lideraba Julio Yessi, mano derecha de José López Rega.

“La JSP mantenía lazos operativos y actuaba como fuente de información de grupos como la CNU y la Triple A (...), participó en cientos de acciones violentas incluyendo la masacre de Ezeiza”, explica el escrito que hoy entregará Petroni. “No sé si se podrá probar alguna participación directa de Moyano en los crímenes, pero la Justicia debería pedirle que cuente todo lo que sabe”, reclama. Moyano no atendió los llamados de Página/12.

Su abogado, Daniel Llermanos, rechazó en su momento las primeras acusaciones de Petroni “porque son enormes falsedades”.

Hasta ahora la resucitada investigación judicial sobre la Triple A se concentró en su estructura parapolicial y el papel de Isabel Perón. Oyarbide trazó responsabilidades iniciales por crímenes que considera delitos de lesa humanidad (imprescriptibles) y ahora el expediente está en la Cámara Federal, que definirá en unos días si acepta esa calificación.

Petroni reclama que la investigación judicial avance sobre un actor que considera fundamental en esta historia: la burocracia sindical. “Fue una institución que colaboró desde la masacre de Ezeiza hasta el golpe del ’76, entregando a militantes y activistas de izquierda, rompiendo asambleas a cadenazos. De la última dictadura se ha establecido la culpabilidad de las Fuerzas Armadas, pero sobre su antecesor, la Triple A, sólo se ha señalado a López Rega, a (Rodolfo) Almirón o (Juan Ramón) Morales”, advierte.

Una de las razones que motivaron a Petroni a presentarse otra vez ante el juez fue un encuentro que tuvo a mediados de marzo –cuenta– con los hijos de Piantoni, ex jefe de la CNU marplatense, a quien le atribuye los tres atentados que él sufrió en 1974. “Me contactaron después de que yo le informé al juez Oyarbide que le habían vendido en 2006 un edificio de 2400 metros cuadrados perteneciente a su empresa familiar (Piantoni Hnos.) al gremio de Moyano. Dijeron que los estaba perjudicando si seguía nombrando a su padre y que su empresa es apolítica”, repasa.

Según el denunciante, aquel era el edificio “donde se reunían Moyano y Piantoni”. “Lo admitieron sus hijos en la conversación que tuvimos, de la que tengo registro y en la que incluso precisaron que la venta fue por 900 mil dólares”, asegura. Petroni le entregará al juez un escrito con extractos del diálogo y las pruebas de que existió, como la fotocopia de los documentos de los jóvenes.

La CNU fue responsable de cientos de atentados y crímenes, como quedó a la vista en el Juicio por la Verdad en Mar del Plata. El 6 de diciembre de 1971 la organización irrumpió en una asamblea en la Facultad de Arquitectura y asesinó a la estudiante Silvia Filler. Por ese crimen fueron condenados Héctor Corres y Juan Carlos Gómez –en un juicio donde los defendió Piantoni–, tras una fuerte campaña del llamado Comité de Repudio y Justicia, que tenía a Petroni entre sus impulsores. A eso atribuye, de hecho, los intentos de matarlo y su detención en el entierro de Ortega Peña, ocasión en la que fue interrogado por el propio Almirón, uno de los líderes de Triple A, cuya captura en España a fines del año pasado motivó el desarchivo de la causa de Oyarbide.

Piantoni fue asesinado en 1975 por un grupo guerrillero, relata el documento del querellante y destaca que la ultraderechista JSP llamó “con la firma de Moyano” a un paro de repudio. Entregará, además, material de diarios marplatenses de 1973 a 1975 que recuperó escarbando en varios archivos y que reflejan:

- Un comunicado de la JSP local, donde mandaba Moyano, que amenazaba con “identificar y capturar” a militantes Montoneros. “Era una colaboración con la represión estatal”, dice Petroni. Otro que justificaba el asesinato de Ortega Peña (del Frente Justicialista de Liberación) y lo describía como “expresión de la guerrilla apátrida y antipopular”.

- Una solicitada de la JSP y la CNU con advertencias al dirigente peronista Carlos Menéndez, días antes de que sufriera un atentado.

- La denuncia mediática de la CGT de Mar del Plata contra el abogado Jorge Candeloro, que asesoraba a los metalúrgicos, quien desde entonces tuvo constantes amenazas y fue asesinado en “La noche de las corbatas”.

- Un artículo que relata el ataque armado del SOIP y la JSP contra una asamblea en el gremio del pescado, un hecho que fue denunciado por militantes del PST, cuenta Petroni, “secuestrados y aparentemente asesinados entre 1975 y 1976”.

Compartir: 

Twitter
  

El secretario general de la CGT, Hugo Moyano.
 
EL PAIS
 indice

Pagina/12 - hosted by IFX

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.