El Gobierno ratificó su política tarifaria y sólo ofreció unos pocos paliativos luego de una reunión con sus aliados de la UCR
Dicen que cambian pero para que nada cambie
Los radicales habían pedido prorratear en cuotas el pago de las boletas del invierno, postergar un componente del aumento y anular cambios en la tarifa social. Sólo se llevaron un prorrateo que Aranguren iba a anunciar y el freno por dos meses de las restricciones en la tarifa social.
Las tarifas de gas residenciales llegarán con aumentos del 40 por ciento si mantienen el mismo consumo.Las tarifas de gas residenciales llegarán con aumentos del 40 por ciento si mantienen el mismo consumo.Las tarifas de gas residenciales llegarán con aumentos del 40 por ciento si mantienen el mismo consumo.Las tarifas de gas residenciales llegarán con aumentos del 40 por ciento si mantienen el mismo consumo.Las tarifas de gas residenciales llegarán con aumentos del 40 por ciento si mantienen el mismo consumo.
Las tarifas de gas residenciales llegarán con aumentos del 40 por ciento si mantienen el mismo consumo. 

La decisión de prorratear el pago de las tarifas de gas correspondientes a los dos bimestres de mayor consumo fue comunicada ayer por Mario Negri, jefe de bloque de Cambiemos, como un logro surgido de la reunión que los referentes radicales mantuvieron con el presidente Mauricio Macri. Sin embargo, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, ya había adelantado a fines de marzo que Enargas estaba negociando con las empresas para brindar ese beneficio. Lo que sí es una novedad es la decisión de suspender por dos meses los cambios que se introdujeron en diciembre en la tarifa social, aunque resulta poco frente al pedido de marcha atrás de la UCR y solo regirá en aquellas provincias donde los gobernadores acepten compartir el costo fiscal de la medida.

El gobernador de Mendoza y titular de la UCR Nacional, Alfredo Cornejo, había hecho circular el miércoles una propuesta donde sugería prorratear el pago de las boletas correspondientes a los bimestres 3, 4 y 5, posponer hasta diciembre de 2019 el 50 por ciento de la última cuota de la Revisión Tarifaria Integral que les corresponde a las distribuidoras y dejar sin efecto las restricciones que se introdujeron en la tarifa social. Como respuesta los radicales se llevaron solo la promesa de prorrateo de dos bimestres, y no tres, y una suspensión por dos meses de los cambios aplicados a la tarifa social, siempre y cuando las provincias compartan el costo. El gobierno también les dijo que impulsará una campaña sobre el uso racional del gas.

Cuotas con interés

El titular del Enargas, Mauricio Roitman, aseguró en la audiencia pública de febrero que el ente regulador estaba evaluando un cambio en la modalidad de facturación. El objetivo era aplicar una tarifa plana que regiría por semestre y trasladaría parte del impacto de los meses de mayor consumo al resto del período para evitar conflictos. Las distribuidoras fueron las encargadas de detallar la iniciativa. Sin embargo, Aranguren le bajó el pulgar a la iniciativa con el argumento de que desincentiva el ahorro porque el usuario termina sin saber cuánto consume. A raíz de ello, Roitman retrocedió sobre sus pasos y en la conferencia de prensa del 28 de marzo, donde Aranguren oficializó los aumentos, aseguró que estaban negociando con las empresas para que ofrezcan financiar las facturas más abultadas que llegarán en el invierno. “Algunas distribuidoras presentaron esquemas de pago semestrales con mecanismos obligatorios, lo que nos forzaba a cambiar el mecanismo de facturación. Se discutió, se evaluaron distintas alternativas y finalmente se decidió no ir a un esquema de tarifa obligatoria aplanada sino hacia un esquema de financiamiento”, sostuvo Roitman, quien entonces remarcó que el Enargas estaba conversando con toda la cadena de la industria del gas para lograr que se pongan de acuerdo.

El resultado de esa negociación fue lo que ayer Macri y Aranguren le comunicaron a sus aliados dentro de Cambiemos: Se podrá prorratear el pago del último aumento del gas para todas las facturas emitidas entre el 1 de julio y el 31 de octubre, correspondientes al período mayo-agosto, considerado el de mayor consumo. El diferimiento será optativo y se podrá sumar a las facturas del último bimestre de 2018 y de los dos primeros bimestres de 2019, con intereses incluidos. “Va a ser seguramente por debajo de los intereses de mercado. Estamos estudiando un esquema de subsidios parciales”, sostuvo el titular de la bancada del PRO, Nicolás Massot a la salida de la Casa Rosada.

Tarifa social

Cuando aplicó el primer tarifazo de gas, en abril de 2016, el gobierno lo combinó con la implementación de una tarifa social para los usuarios más vulnerables, consistente en una bonificación de 100 por ciento del precio del gas natural que consumiesen, debiendo abonar sólo costos de transporte, distribución e impuestos. Ese esquema fue revisado y se lo hizo más restrictivo a través de la resolución 474-E/17 del 30 de noviembre de 2017.

La bonificación ahora es de 100 por ciento, pero solo sobre un bloque de consumo base y de 75 por ciento sobre un segundo bloque cuyo volumen sea igual al de dicho bloque de consumo base. El consumo alcanzado por la bonificación del 100 por ciento varía según la compañía y según el mes, tal como se detalla en el anexo II de la resolución 474. Por ejemplo, un cliente de Gas Natural Ban tendrá en agosto una bonificación de 100 por ciento sobre los primeros 73 m3 y de 75 por ciento sobre los 73 m3 siguientes. Por lo tanto, a partir de los 146 m3 de consumo mensual empieza a pagar el gas como cualquier otro cliente.

El problema surge porque una familia de cuatro miembros en un hogar con una estufa, una cocina y un calefón suele consumir cerca de 350 m3 por mes. Si tiene tarifa social, tendrá bonificado parcialmente solo los primeros 146 m3. Por lo tanto, deberá afrontar un aumento significativo con respecto al año anterior. Los radicales pidieron dar marcha atrás con esos cambios, pero solo consiguieron una suspensión por dos meses, siempre y cuando las provincias se hagan cargo de la mitad del costo. Esa medida se discutirá el lunes en el Consejo Federal de Energía.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ