Este año el fuero laboral buscará una reforma en el modo de trabajo
Miles de causas acumuladas
La solución es crear más juzgados laborales pero eso llevará un tiempo, así que buscarán las manera de destrabar las casi 22 mil causas acumuladas que lleva el fuero. "Hay que llamar a todos los operadores y buscar un nuevo sistema que traiga una solución integral".
Desde 2011, la Justicia laboral de Rosario se encuentra absolutamente "colapsada".Desde 2011, la Justicia laboral de Rosario se encuentra absolutamente "colapsada".Desde 2011, la Justicia laboral de Rosario se encuentra absolutamente "colapsada".Desde 2011, la Justicia laboral de Rosario se encuentra absolutamente "colapsada".Desde 2011, la Justicia laboral de Rosario se encuentra absolutamente "colapsada".
Desde 2011, la Justicia laboral de Rosario se encuentra absolutamente "colapsada". 

La Justicia Laboral de Rosario terminó 2016 con más de 22 mil nuevos expedientes; mientras que las sentencias anuales, por juzgado, no pasan de 400. El cuello de botella lleva a la necesidad de duplicar los juzgados existentes. Sin embargo, los operadores saben que eso no es posible en el corto plazo. Por eso, en este 2017, el fuero buscará encarar una reforma de fondo en el modo de trabajo. "Los jueces no dan abasto. Necesitaríamos el doble de juzgados, pero eso no va a pasar; por eso apuntamos a una modificación integral, que debe ser discutida con todos los operadores", propuso Eduardo Pastorino, presidente de la Cámara Laboral de Rosario. Para mediados de año pretenden tener una idea de la modificación que pretenden en el sistema.

Desde 2011, la Justicia laboral de Rosario se encuentra "colapsada". Aquel año, con nueve juzgados, ingresó un 40 por ciento más de causas laborales que en 2010. Por esos días, las audiencias se daban recién para 2013. Sólo en 2012, cada juez tuvo unas 3 mil nuevas causas. Desde entonces, la cantidad de expedientes iniciados se mantuvo y los reclamos de abogados y funcionarios lograron que se creara el Juzgado Laboral Nº 10. Sin embargo, el cuello de botella no tardó en volver.

A fines de noviembre pasado, una nueva manifestación convocó a los actores del fuero, cuando jueces, afiliados sindicales y abogados salieron a la calle a reclamar mejores condiciones. En diálogo con Rosario/12, Pastorino consideró: "Fue un hecho importante para que el público, los judiciables, sepan cuál es la realidad del fuero laboral; porque no varió de años anteriores: en 2015 ingresaron 21.485 expedientes, de los cuales más de 11 mil correspondían a causas por enfermedades o accidentes laborales. Y en 2016, terminamos con más de 22 mil causas, de las cuales unas 12 mil son por accidentes y enfermedades. La constante se mantuvo con el año anterior. Pero es una cifra que hay que dividir en 10 juzgados e impide un servicio con respuesta adecuada", lamentó.

El ministro de Justicia provincial, Ricardo Silberstein, anunció que enviaría a la Legislatura la creación de tres nuevos juzgados. "Evidentemente, lo recibimos con beneplácito, pero es un paliativo. Creo que se necesita una modificación en el sistema: hay que llamar a todos los operadores y buscar un nuevo sistema que traiga una solución integral. Es que por más que haya tres juzgados nuevos, en un año y medio vamos a volver a estar en esta situación. Pasó lo mismo cuando se agregó Laboral Nº 10, que hoy está en la misma situación que todos los demás", graficó Pastorino.

"La cuestión pasa ahora por buscar consenso para un nuevo sistema y hay muchas ideas y ejemplos de otras provincias y del exterior. Fundamentalmente, necesitamos que el juez pueda estar en las audiencias, porque hoy es materialmente imposible: un juez de primera instancia está dando ocho audiencias, más testimoniales, urgencias y dictado de sentencias. Hoy no dan abasto. El juez tiene que tener una participación permanente en las audiencias, y los turnos muchas veces se tienen que dar a meses o a un año, por la cantidad de expedientes acumulados. Son unas 2.200 causas por año en cada juzgado. Cada uno está manejando unos 10 mil expedientes, en total, por el acumulado de años anteriores. Evidentemente, el sistema está agotado; hay que modificarlo", insistió en su análisis.

Entre las ideas tomadas de otras experiencias de reforma en el fuero laboral, el magistrado mencionó como ejemplo a Córdoba: "Poner jueces de una conciliación previa, cuando se presenta la demanda". Y como otra posibilidad habló de una "división funcional", que consiste en "tener un juez de trámite y otro de sentencia". El primero tomará la audiencia y quedará liberado de dictar sentencia. "Lo primero que hay que hacer es encontrar consenso de todos los actores, para generar este nuevo sistema". En ese sentido, la semana previa a la feria judicial que comienza hoy "el Colegio de Magistrados llamó a una primera reunión con los jueces de primera instancia y de la Cámara, para generar espacios. El año que viene tendremos que sumar al Colegio de Abogados, al Ministerio de Justicia, la Corte y demás actores", planeó.

Para Pastorino, además de ver qué sistema nuevo aplicar, también hay que analizar los recursos con los que se contará para ponerlo en práctica. "Creo que no es necesaria una erogación muy grande, hay que ver un sistema que no sea tan costoso", se entusiasmó.

Al mismo tiempo, mencionó que la última semana de diciembre comenzó a funcionar la oficina de Reconocimiento Médico, a través de un convenio de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo con la Corte Suprema provincial. "Es una ayuda para los jueces; pero de ninguna manera es vinculante, ni puede impedir que las partes, al no llegar a conciliación, puedan solicitar una pericia". En la primera tanda, se enviaron 20 expedientes y "puede ser de gran ayuda, sobre todo en los temas de accidentes". Incluso, las partes pueden poner un perito de control. Se trata de un equipo médico que viene desde Buenos Aires para ese trabajo específico.

El resto de las causas acumuladas son por despidos (aunque el número no varió del año pasado), conciliaciones espontáneas y otras cuestiones. Pastorino dijo que la crisis económica aún no generó una variable importante. "Si me atengo a las cifras del año pasado, el aumento puede estar en el 2 o 3 por ciento. Quizás más adelante suceda, porque en el último tiempo las empresas optaron por suspensiones y otras medidas. Los conflictos todavía deben estar en el Ministerio de Trabajo. Hay que ver qué pasará con las variables económicas del próximo semestre. Pero no puedo hablar de una proyección", señaló ante la consulta de este diario.

Al mismo tiempo, el magistrado habló de otro paliativo: "Al digitalizar los expedientes se genera un trabajo extra que a lo mejor hoy no rinde sus frutos, pero en los próximos pasos, las notificaciones llegarán por mail y no habrá más cédula. Los tiempos se van a agilizar", aseguró.