Postales
Tiempos modernos

La música infernal, al mango desde el momento en que terminó el partido y hasta una hora después.

Los gritos desaforados de la voz del estadio convocando a la gente a que grite y remarcando los nombres de los autores de los goles.

La ceremonia de entrega de premios prolija, colorida, circense, con lluvia de papelitos, papel picado y fuego artificiales.

Poco grito en las tribunas. Sólo un puñadito de franceses se quedaron festejando un rato. 

Todo muy FIFA, todo muy light. 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ