Se profundiza el conflicto docente en la provincia de Buenos Aires
Vidal ofreció poco y nada
Tras 94 días sin negociar, el gobierno provincial convocó a los maestros por orden de la justicia y sólo les ofreció un 1,7 por ciento en negro por encima del 15 por ciento que había decidido aumentarles de manera unilateral. Los gremios rechazaron la propuesta y se preparan para un paro de 72 horas la próxima semana, luego de las vacaciones de invierno.
Imagen: Noticias Argentinas

Los docentes bonaerenses no esperaban una oferta salarial alentadora de parte de la gobernadora María Eugenia Vidal y no estaban equivocados: en la reanudación de la paritaria, las autoridades provinciales sólo les ofrecieron un 1,7 por ciento más en negro por encima del 15 por ciento que ya habían puesto sobre la mesa y volver a convocarlos en agosto. La nueva propuesta fue rechazada por los maestros que reclaman un 30 por ciento con cláusula gatillo. Los gremios emplazaron al gobierno de la provincia a mejorar la oferta antes de que concluyan las vacaciones de invierno y en caso de que no lo haga tienen resuelto convocar a un paro por 72 horas.

"El gobierno de Vidal no sólo intenta maquillar la que propuso ya siete veces, sino que intenta incumplir con el fallo que dictó la Justicia", señaló tras el encuentro el Frente de Unidad Docente Bonaerense en un comunicado el que que manifestó su decisión de rechazar "categóricamente la propuesta salaria a la baja que vuelve a presentar" la administración bonaerense. Además, remarcó que "queda demostrado que este gobierno actúa de mala fe" y exigió la "inmediata convocatoria" a otro encuentro y que la gestión de Vidal "obre con responsabilidad planteando una propuesta digna". Las declaraciones de los sindicalistas fueron en el mismo sentido.

Los representantes de los sindicatos nucleados en el FUDB y los funcionarios de la provincia volvieron a sentarse hoy a la mesa paritaria tras 94 días de no verse las caras. El encuentro no fue convocado por iniciativa de Vidal, sino a partir de la obligación que le impuso la Justicia.

La reunión tuvo, además, un aditamento especial: en medio del escándalo por los aportantes truchos de Cambiemos que sacude a Vidal los dirigentes gremiales concurrieron con la nómica de los maestros que figuran como que pusieron plata para la campaña del oficialismo y no lo hicieron. “Que diga ella por qué aparecen estas personas en un listado donde no deberían aparecer porque no son afiliados ni aportantes”, le reclamó a la gobernadora el titular del Suteba, Roberto Baradel.

Los gremialistas fueron recibidos por el director general de Educación, Gabriel Sanchez Zinny; el ministro de Asuntos Públicos, Federico Suárez; el subsecretario de Política y Coordinación Económica, Damián Bonari; y  el subsecretario de Trabajo, Horacio Barreiro.

Los docentes no eran optimistas en cuanto a la propuesta que recibirían. Estimaban que el gobierno de Vidal ofrecería un 5 por ciento por encima del 15 por ciento que ya había puesto sobre la mesa, pero ni siquiera esa fue la oferta. La mejora sólo fue del 1,7 por ciento en concepto de material didáctico para los maestros con alumnos a su cargo, que no suma al salario, con la convocatoria a una nueva reunión el mes próximo.

Hasta ahora, Vidal dispuso por decreto cinco adelantos a cuenta del acuerdo paritario que en los primeros cinco meses del año fueron por un total de un 15 por ciento semestral. A eso se suma el presentismo que el gobierno viene pagando en forma trimestral.

Según la administración bonaerense, con la mejora de hoy se garantiza que los maestros no pierdan contra la inflación. Los gremios hacen otro cálculo y Baradel lo había dejado planteado antes del encuentro con los funcionarios, cuando señaló que “el propio Gobierno firmó con el FMI una pauta de inflación de entre el 27 al 32 por ciento”. De ahí el reclamo de una recomposición del 30 por ciento más cláusula gatillo por si los precios se disparan aún más.

El FUDB ya había decidido las próximas medidas de fuerza pero las mantenía en suspenso hasta la reunión de hoy. Una de esas medidas, que aún falta confirmar, podría ser el no inicio de clases luego del receso invernal.

Los gremios le dieron plazo al gobierno de Vidal hasta el próximo jueves. Si ese día no hay una reunión en la que se transmita una propuesta superadora a la de hoy, habrá paro tras las vacaciones. En principio, la decisión es realizar una huelga por 72 horas.

Además de la cuestión salarial, los sindicatos advierten sobre otras cuestiones preocupantes del estado de las escuelas públicas en el territorio de Vidal: la infraestructura, los comedores escolares y el recorte de los equipos de orientación escolar.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ