Hugo Yasky rechazó la paz social que el Gobierno le pidió a la CGT
"Le reclamamos un gesto de sensibilidad"
El titular de la CTA de los Trabajadores y diputado nacional calificó además como “insuficiente” el incremento del salario mínimo que no lleva a cubrir el costo de la Canasta Básica Alimentaria, que es de 19.600 pesos.

El secretario general de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, cuestionó el llamado a la “paz social” hecho por el gobierno nacional a los gremios de la CGT. “¿Qué es ‘paz social’, dejar que la gente se muera de hambre?”, criticó el dirigente a la vez que volvió a rechazar la suba salarial del 25 por ciento dispuesta de manera unilateral por el Poder Ejecutivo, luego de que los gremios y la cámaras empresarias no llegaran a un acuerdo durante la última sesión del Consejo del Salario.

"Reclamamos al Gobierno un gesto mínimo de sensibilidad", puntualizó el dirigente sindical y diputado nacional al referirse al aumento anual del salario mínimo que será pagado en cuatro cuotas, la última a mediados de 2019. “En junio del año que viene vamos a estar llegando a cobrar 12.500 mil peso cuando, en el mejor de los casos, la inflación no va a ser menos del 35 por ciento", comparó en diálogo con FM La Patriada.

Además explicó que el carácter “insuficiente” del salario mínimo se evidencia en que el aumento no lleva a cubrir el costo de la Canasta Básica Alimentaria, que es de 19.600 pesos. “La crisis económica golpea al bolsillo de los trabajadores" y "seguimos viendo despidos, empresas que cierran", lamentó.

Yasky también puso en tela de juicio el pedido que el Gobierno le hizo a la cúpula de la CGT, de mantener la paz social mientras dure la visita de supervisión del FMI prevista para esta semana.

“Paz social es para el Gobierno cuando estás encerrado en tu casa con angustia sin saber cómo le vas a dar de comer a tus hijos", cuestionó el titular de la CTA, a la vez que, en ese sentido, se preguntó si una persona que "sale a la calle a reclamar lo que le corresponde, rompe la paz social".

 

 

 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ