Criticaron los movimientos populistas y racistas y pidieron soluciones conjuntas
Cumbre migratoria de Sánchez y Merkel
Ambos políticos coincidieron en que deben hacer un esfuerzo en común y compartir recursos para afrontar un reto que está desafiando a toda la región. Y llamaron a intensificar la cooperación con Marruecos, país de tránsito migratorio.
Conferencia de prensa de Merkel y Sánchez en el Palacio de los Guzmanes, Cádiz.Conferencia de prensa de Merkel y Sánchez en el Palacio de los Guzmanes, Cádiz.Conferencia de prensa de Merkel y Sánchez en el Palacio de los Guzmanes, Cádiz.Conferencia de prensa de Merkel y Sánchez en el Palacio de los Guzmanes, Cádiz.Conferencia de prensa de Merkel y Sánchez en el Palacio de los Guzmanes, Cádiz.
Conferencia de prensa de Merkel y Sánchez en el Palacio de los Guzmanes, Cádiz. 
Imagen: AFP

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, y la canciller de Alemania, Angela Merkel, pidieron ayer a la Unión Europea (UE) que afrontara de manera justa el conflicto migratorio. Ambos políticos coincidieron en una rueda de prensa que deben hacer un esfuerzo en común y compartir recursos para afrontar un reto que está desafiando a toda la región. Al respecto, el jefe del ejecutivo español explicó que están manteniendo conversaciones con la UE para desbloquear una serie de recursos económicos que posibiliten a Marruecos obtener materiales que les permitan ser mucho más eficaces en el control de sus fronteras. Aunque no dio ninguna cifra, por considerarlo inapropiado, precisó que se trata de  muchos recursos económicos que la UE está volcando no solo en políticas migratorias sino también en el desarrollo económico y social. 

Asimismo Sánchez, líder del PSOE, consideró que la distancia que lo separa de África no son solo 14 kilómetros. “Aunque el norte de África está sólo a 14 kilómetros de las costas españolas, hay una distancia infinitamente mayor en términos de desarrollo económico, social o de derechos humanos. Cuanto mayor es el abismo, mayor es el drama que se vive en aguas del Mediterráneo”, consideró. Reducir ese abismo de desigualdad debe ser a su juicio, la principal tarea de la UE en el presente y en el medio plazo, algo que sostuvo solo se logrará con una visión de conjunto.

“No solamente podemos hablar del control de fronteras, hay que reforzar los movimientos secundarios y la cooperación europea con los países africanos”, añadió el socialista. 

Por su parte Merkel, representante de la Unión Democrática Cristiana (CDU),  subrayó que Alemania comparte el enfoque español y que es partidaria también de intensificar la cooperación con Marruecos,como país de tránsito y de origen de inmigrantes hacia Europa, y con Túnez. “No sólo tenemos que hablar sobre África sino con África”, remarcó la canciller, quien exigió llevar una posición común a la reunión informal de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE que se realizará en septiembre en Salzburgo (Austria) y donde se debatirá sobre seguridad y lucha contra la migración ilegal.

Asimismo, los dos rechazaron enfáticamente el oportunismo de los que solo quieren el retorno a soluciones fracasadas que no van a arreglar las cuestiones pendientes en el entorno europeo y criticaron los movimientos populistas y racistas que hay en algunos países. Además, Sánchez advirtió que Europa se construye desde la solidaridad y la responsabilidad y no con la mirada aislada de algunos estados miembros. De igual manera Merkel pidió un trabajo en conjunto. “Nosotros somos más fuertes si actuamos unidos y podemos solucionar los problemas de manera conjunta y no de manera individual”, afirmó la canciller.  Luego afirmó que según su criterio, la inmigración vino a plantear un gran desafío a la Unión Europea. Merkel coincidió con Sánchez en el trabajo de encontrar una forma de repartir justamente a los inmigrantes y para ello dijo que se debe hablar con los países de origen como Marruecos o Túnez  y  entablar negociaciones, como ya se hizo con Turquía y Libia.

Ambos líderes remarcaron que la salida a este conflicto debe ser transversal, horizontal y holística, no sólo en el control de fronteras y acogida de inmigrantes, sino también reforzando los movimientos secundarios y la cooperación de la UE con los países africanos. 

Al cierre de la rueda de prensa, la canciller agradeció a España la colaboración y ratificó el acuerdo alcanzado entre los ministerios del Interior de ambos países alcanzado este semana, mediante el cual Alemania puede devolver a los inmigrantes interceptados en su frontera y registrados previamente en España como solicitantes de asilo.  

La devolución se hará en un plazo de 48 horas desde su retención en la frontera. Luego del agradecimiento de Merkel,  Sánchez criticó la sorpresa que causó en algunos medios locales.  “España no solo ofrece solidaridad sino que también asume su responsabilidad. Para nosotros no es grato corresponsabilizarnos de la ayuda que precisa Alemania”, dijo. Además, según adelantó Merkel, Alemania ya está avanzando también en acuerdos similares con Grecia. 

Durante el encuentro también se abordaron otros temas centrales de la agenda Europea, entre ellos la defensa social de la región y  la unión monetaria y económica. El encuentro entre ambos mandatarios se enmarcó en la visita que la política conservadora alemana realizó este fin de semana al Parque Nacional de Doñana, al suroeste de España, luego de la invitación personal del líder socialista. El ejecutivo español descansa en el Palacio de los Guzmanes en Cádiz unos días acompañado por su familia.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ