Opinión
Diálogo

El Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) sigue insistiendo en su pedido: diálogo. 

La falta de una mesa nacional para debatir es el origen de un conflicto aún no resuelto. Por eso, como lo hicimos en el comienzo del ciclo lectivo, exigimos la urgente reapertura de la Paritaria, libre y sin techo. Además, la organización reitera su reclamo para ser incluidos en la Mesa de negociación Nacional para acordar mejores condiciones laborales y sueldos dignos.

Ante la ausencia real de diálogo, el Consejo Directivo Nacional de Sadop ha declarado el estado de alerta y movilización dada la crisis del sector.

Hoy como ayer, el conflicto sigue porque no hay diálogo ni mejores salarios. El gobierno nacional se niega a debatir y no reconoce al ámbito natural para avanzar en una mejor calidad educativa, que empieza por asignar salarios dignos al docente y prestar atención al sistema educativo.

El cambio cultural que pregonan las altas esferas debe empezar con la educación. El respeto por la ley y el reconocimiento de la labor de los educadores tienen que ser los pilares para construir un futuro próspero para todos los que habitan el suelo argentino y no para un grupo minúsculo que solo buscan su beneficio personal.

Los trabajadores de la educación privada exigimos al Gobierno que convoque de manera inmediata a las Cámaras Patronales, dueñas de los colegios privados, para reactivar la Comisión Negociadora de la Enseñanza Privada (Conep). Las Cámaras no pueden seguir mirando para el costado y desentenderse de la crisis. También les cabe responsabilidades. Asimismo, insistimos que se normalice el funcionamiento del Consejo Gremial de la Enseñanza Privada.  

El valor de la palabra es fundamental, por eso rescatamos la importancia del diálogo institucional como herramienta crucial para resolver los problemas. Sin embargo, el Ejecutivo  Nacional pregona el debate en los medios pero en las instancias de negociación practica el autoritarismo. Ni vertical ni autoritario, pedimos dialogo indispensable para salir de esta crisis.

El Gobierno busca que el ajuste lo paguen los trabajadores. La situación social es crítica. Aumenta el desempleo, hay tarifazos impagables, la inflación no afloja y la administración le pone techo a las paritarias.

Los docentes privados vemos además con preocupación el posible recorte del Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid) que ajustaría el salario de los maestros para el año 2019. Esto último implicaría un descuento salarial de 1200 pesos mensuales, como mínimo, por cargo testigo docente. Asimismo, insistimos en la importancia de mantener el actual régimen jubilatorio.

Por estos motivos, estamos alertas  y movilizados debido a la situación extremadamente preocupante del sector, que sufre una importante pérdida de poder adquisitivo ante el ajuste.

Los trabajadores de la educación rechazamos la política económica actual que llevó a la pérdida de empleos, la precarización laboral, el retraso o el pago en cuotas del salario.

Los docentes privados queremos dar clases, pero la inflación y los tarifazos se devoran los sueldos y la plata no alcanza. Esto no es una tormenta, es una crisis profunda. Para salir hay que reconocerla y después mucho diálogo.

* Secretario de Comunicación y Prensa – Sadop.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ