"Reubicación geográfica" y "curso de emprenedorismo"
Principio de acuerdo entre los manteros y el Gobierno porteño
Las autoridades de la Ciudad ofrecieron a los vendedores ambulantes un curso de 60 días acompañado del pago de un incentivo igual al sueldo mínimo de empleados de comercio, que será financiado por la CAME. Además propusieron la reubicación en dos predios de la zona. Los manteros resolverán en asamblea si aceptan y levantan el corte.
El corté comenzó ayer por la mañana tras el desalojo.El corté comenzó ayer por la mañana tras el desalojo.El corté comenzó ayer por la mañana tras el desalojo.El corté comenzó ayer por la mañana tras el desalojo.El corté comenzó ayer por la mañana tras el desalojo.
El corté comenzó ayer por la mañana tras el desalojo. 
Imagen: DyN

El ministro de Modernización porteño, Andy Freire, anunció que hubo un principio de acuerdo con los representantes de los manteros que mantienen una protesta desde ayer en el barrio de Once tras un intento de desalojo.

De acuerdo a lo informado, se les ofreció a los vendedores ambulantes que puedan inscribirse en un curso de “emprendedorismo e inserción laboral” de 60 días, durante los cuales cobrarán un incentivo equivalente al sueldo mínimo de un empleado de comercio. Serán 11700 pesos aportados por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Por otra parte, el funcionario adelantó que se ofreció una “reubicación geográfica” a los manteros, que serían trasladados a un predio en Perón y Ecuador y a otro que se abrirá en 15 días “en los alrededores de Plaza Miserere”.

Los vendedores ambulantes resolverán ahora en asamblea si aceptan la propuesta y levantan el corte de la avenida Pueyrredón que comenzaron ayer por la mañana.

El conflicto comenzó en la madrugada del martes cuando la Policía de la Ciudad realizó el desalojo e incautó la mercadería de unos dos mil trabajadores. Según indicaron desde el Ministerio de Seguridad de la Ciudad a Página/12 el operativo se originó en una resolución del fiscal general de la Ciudad, Luis Cevasco, quien ordenó al Gobierno que “impidiera el establecimiento de los vendedores” en la zona. 

Los manteros se opusieron al desalojo y cortaron las avenidas Pueyrredón y Rivadavia. A media mañana, la policía intentó avanzar sobre los trabajadores con gases y palos. La acción policial generó corridas, quema de contenedores y el corte en otras esquinas.