Una mujer sin techo murió impactada por un rayo y su pareja sufrió graves heridas
La calle no es un lugar para vivir
La pareja se encontraba guareciéndose de la tormenta bajo un árbol. Un rayo los electrocutó. Ella falleció. En la calle se encuentran en situación de abandono más de 7500 personas.
El SAME retira en camillas a la pareja alcanzada por el rayo.El SAME retira en camillas a la pareja alcanzada por el rayo.El SAME retira en camillas a la pareja alcanzada por el rayo.El SAME retira en camillas a la pareja alcanzada por el rayo.El SAME retira en camillas a la pareja alcanzada por el rayo.
El SAME retira en camillas a la pareja alcanzada por el rayo. 

Una mujer murió y un hombre resultó gravemente herido tras ser alcanzados por un rayo en el barrio porteño de Villa Lugano durante el intenso temporal que desde la madrugada se abatió sobre el área metropolitana. La pareja se encontraba debajo de un árbol, guareciéndose de la tormenta, mientras pelaba cables de cobre. La muerte no tuvo la misma repercusión mediática que las que tuvieron lugar en 2014, también por efecto de un rayo, en un balneario de Villa Gesell: la de hoy, en Villa Lugano se trataba de una pareja de personas en situación de calle.

El impacto del rayo se produjo en avenida Dellepiane Norte y Medina, lugar hasta donde llegaron ambulancias del SAME que trasladaron a ambos al Hospital Piñero, donde la mujer murió alrededor de las 14. Si bien los cables de las agencias apuntaban a que se trató de un hecho trágico, la muerte de la mujer y las graves heridas sufridas por su compañero tienen más color a abandono que a tragedia. Cuatro frazadazos en los últimos tres meses en reclamo de políticas de vivienda, trabajo, salud y educación, y el arreo que realizó el paradójico programa Buenos Aires Presente, de personas sin techo ni nada, para limpiar la zona visible del G20, conforman una parte del marco y el contenido de la vida en la calle.

La muerte de la mujer, Cinthia Báez, y las graves heridas sufridas por su pareja, Cristian Lagoña, conforman la otra cara.

El rayo cayó en una zona de casas bajas cercana a la autopista. Báez y Lagoña, ambos de 35 años, se encontraban tirados junto a la calzada. "La mujer falleció por el impacto del rayo sobre el cuerpo cuando ingresó al hospital, mientras que el hombre está grave y saliendo del cuadro", informó el director del SAME, Alberto Crescenti, en el único momento en el que el gobierno porteño podría jactarse de intervenir con urgencia.

"Son 300 kilovatios, eso produce un paro cardíaco inmediato con quemaduras, es una descompensación a nivel general", fue la explicación suscinta de Crescenti. E informó que en el SAME recibieron un llamado de alerta a la central 107 a las 12.26 y las cuatro ambulancias enviadas llegaron siete minutos después al lugar, en Dellepiane al 3900.

Allí encontraron a ambas personas en paro cardíaco e inmediatamente fueron trasladadas al Departamento de Urgencias del Hospital Piñero.

"Según se pudo reconstruir se encontraban debajo de un árbol, algo totalmente desaconsejable", aseguró Crecenti, en paradójica coincidencia con el lema de los frazadazos #LaCalleNoEsUnLugarParaVivir. 

En el único censo completo existente, realizado en 2017 por las organizaciones especializadas, fueron registradas en situación de calle 5872 personas. Las estimaciones proyectadas a la actualidad superan largamente las 7500, muchas de ellas niños, a las que hay que sumar las 20 mil en riesgo de calle que detectara el censo del año pasado.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ