Recibió cuatro tiros de su exsuegro, quien luego se suicidó
Mataron al dueño de la churrería Manolo
Imagen: Twitter

Uno de los dueños de Manolo, la famosa fábrica de churros y restaurante de Mar del Plata, fue asesinado a balazos por su exsuegro, que luego de la agresión se suicidó. El crimen se produjo en el sector de cocheras de un edificio ubicado en la intersección de las calles Libertad y Salta, de la zona de La Perla de la ciudad balnearia, donde ambos hombres vivían.

Según indicaron fuentes policiales, Miguel Ángel García, de 70 años, asesinó de cuatro balazos al dueño de Manolo, Juan Manuel Santurián (63), y luego se suicidó con un arma de calibre 40. Al parecer, García esperó al empresario en el garaje del edificio a bordo de su vehículo, un utilitario Renault Kangoo.

Cuando Santurián pasó a buscar su auto Mercedes Benz, su exsuegro le efectuó cuatro disparos, que impactaron en el pecho, el tórax y la espalda. Tras cometer el crimen, García se suicidó de un tiro en el pecho. Según se supo, los dos hombres vivían en el mismo edificio, que había sido construido por el propio Santurián.

En el caso tomó intervención el fiscal Alejandro Pellegrinelli, quien dijo que por el momento no se había podido establecer si existía un conflicto entre los dos hombres, más allá de la reciente ruptura matrimonial entre la hija del victimario y la víctima.

"No conocemos en principio ningún conflicto puntual. Lo único que sabemos es que García se aprestaba a mudarse a otro edificio luego de la ruptura", sostuvo el fiscal en declaraciones al canal TN. Pellegrinelli indicó que va a llamar a declarar a la hija de García una vez que "pase el impacto" por ambas muertes.

Por otro lado, en declaraciones a otro medio, indicó que el arma utilizada en el crimen y el suicidio "es muy potente y poco común".

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ