Hija del cosmos

VISTO Y LEÍDO II | Protagonista indiscutida del campo editorial local, Ludovica Squirru presenta su horóscopo 2019 en versión año del chancho.

Aunque es best seller desde hace treinta y cinco años, cuando presentó su versión del horóscopo chino en la Argentina, Ludovica Squirru (Buenos Aires, 1956) no suele ser considerada a la hora de los habituales balances que cierran la performance editorial de cada año, casi siempre protagonizada por señores de mirada adusta. Sus libros, que se publican estratégicamente semanas antes de las Fiestas y son tan populares aquí como en varios países latinoamericanos, combinan crónicas esotéricas y mundanas, introducciones a saberes ancestrales de Oriente, perfiles de cada signo del zoo humano, pronósticos y poemas firmados por LSD, es decir, Ludovica Squirru Dari. Su padre, Eduardo Squirru, fue el primer embajador argentino en China, y por intermedio de él la niña Ludovica se acercó a las enseñanzas de Confucio y Lao Tsé. El   I-Ching, libro adivinatorio por excelencia, es una de las claves de acceso a la cosmogonía del horóscopo chino de Ludovica.

Nacida en el año del mono de fuego, recuerda la publicación de su primer libro, en 1984. “Fue un desafío aceptar la propuesta del editor Gherdin que, viendo el éxito de mi participación en el programa Los retratos de Andrés, donde integraba con humor el oráculo chino, me propuso escribirlo”, cuenta Squirru a Las 12. En su trayectoria como poeta, guionista y actriz, trabajó en la televisión junto con Tato Bores, actuó en cine, participó de videoclips de Charly García y performances guiadas por Renata Schussheim en la década de 1980 e interpretó papeles en obras de Esquilo y Molière. “En mi vida no siento nada indivisible; integro desde que amanezco hasta el momento donde los sueños son parte de cada idea, obra, acción en todos los planos de desarrollo que sigo cultivando día a día”, revela. 

En Traslasierra, en la provincia de Córdoba, son célebres sus “movidas fundacionales” que se celebran antes del inicio de cada año. Hacia allí migran poetas, pintores, actores, filósofos, activistas, sacerdotes y sabios. “Vivo en las sierras hace veinte años –dice–. Desde niña sentí que la naturaleza era parte de mi vida y que no podía vivir alejada de sus bendiciones y grandes aprendizajes. Soy parte del cambio climático, las vicisitudes que se viven en cultivos, cosechas, incendios, granizo, vientos huracanados y lo que, por culpa humana y no castigo de los dioses, no hemos aprendido. Vivir en una comunidad donde nos conocemos, saludamos y participamos es una aventura que me inspira para escribir y construir nuevos espacios de encuentro”. La defensa de la ecología es una constante en sus intervenciones públicas.

El año pasado fue, para la Argentina, un momento de empoderamiento de las mujeres en las calles, en ágoras públicas y virtuales. El retorno de lo femenino estimuló conciencias y agitó las aguas estancadas del statu quo. Para Squirru, todo es cíclico. “En Lemuria existía el matriarcado, donde los hombres estaban supeditados a lo que las mujeres decidían en política, arte, ciencia. Ese conocimiento desarrollaba la intuición y percepción en cada situación, y se vivía en un mundo onírico. El machismo reinó milenios en nuestra tierra y destruyó los poderes femeninos que están resurgiendo con total convicción. Soy parte de esa semilla y acompaño ese movimiento”.

En el prólogo de Horóscopo chino 2019, publicado por Kepler, la astróloga relata una anécdota que la pinta de cuerpo entero. Cuando llegó a un canal de televisión de Uruguay para presentar su libro de 2018, el cardenal Daniel Sturla le preguntó de dónde era. “–Del cosmos –le respondí–, y siguió naturalmente el diálogo distendido y muy amable”. Lxs lectores de Ludovica suelen comenzar por la segunda mitad del libro, donde la autora reserva predicciones preventivas para cada uno de los doce signos. ¿Cuál es el consejo para revolcarse mejor en el chiquero que habitaremos en 2019? Así responde nuestra pitonisa: “El año del chancho de tierra trae dualidad; hay que reconciliarse con nuestras zonas oscuras y con las del prójimo. Ser más humildes, previsores, domésticos, cariñosos, altruistas, amorosos y tener siempre la antena parabólica dirigida al universo. Celebren el 5 de febrero de 2019 con sus afectos y sepan apreciar su honestidad brutal”.

Ludovica Squirru
Horóscopo chino 2019
Kepler

 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ