El Gobierno autorizó la creación de un sindicato exclusivo para la aerolínea low cost
Gremio a la carta para el gusto de Flybondi
En forma expeditiva, el Ministerio de Producción y Trabajo concedió la personería jurídica a un gremio que atenderá sólo la situación de los trabajadores de Flybondi, lo cual le permitirá a la empresa avanzar con la flexibilización laboral.
Flybondi evitará negociar con los siete gremios aeronáuticos y podrá avanzar con la flexibilización.Flybondi evitará negociar con los siete gremios aeronáuticos y podrá avanzar con la flexibilización.Flybondi evitará negociar con los siete gremios aeronáuticos y podrá avanzar con la flexibilización.Flybondi evitará negociar con los siete gremios aeronáuticos y podrá avanzar con la flexibilización.Flybondi evitará negociar con los siete gremios aeronáuticos y podrá avanzar con la flexibilización.
Flybondi evitará negociar con los siete gremios aeronáuticos y podrá avanzar con la flexibilización. 

El Gobierno nacional habilitó ayer la creación de un sindicato aeronáutico a la medida de las necesidades flexiblizadoras de low cost Flybondi. A contramano de la historia sindical argentina, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, otorgó la personería a la Asociación Sindical de Trabajadores de Flybondi Líneas Aéreas, un gremio que recogerá a todas las ramas de actividad dentro de una única empresa. “Están tocando el modelo de sindicalización argentino, el cual es por rama de actividad y no por empresa”, apuntó a este diario un directivo de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), uno de los siete gremios a nivel nacional que en conjunto representa todas las tareas del sector. El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, se había quejado en varias oportunidades por “la dificultad de negociar” con siete gremios y ahora se crea uno por empresa. Fuentes gremiales insisten en que es un paso más hacia la flexibilización y anticiparon que Norwegian hizo un pedido para también tener su sindicato propio.

De acuerdo con la resolución publicada en el Boletín Oficial, se aprobó la inscripción de este sindicato low cost, “con domicilio en Montevideo 550, Córdoba, con carácter de Asociación Gremial de primer grado, para agrupar a la totalidad de los trabajadores que presten servicios bajo relación de dependencia con la empresa de transporte aéreo denominada FB Líneas Aéreas”. En la iniciativa se insta a que en el plazo de diez días presente el estatuto en la forma sintetizada y convoque a elecciones. Según pudo conocerse de antemano, ya que la conformación de un sindicato para Flybondi se había filtrado por chats de WhatsApp, el secretario gremial sería Fernando Granelli, piloto de Flybondi, y su segundo, Matías Miret, quien pasó dos años preso por pilotear el avión de los hermanos Juliá con una tonelada de cocaína tras despegar de El Palomar.

“Me acaba de llamar Dietrich para decirme que hoy firman lo del sindicato”, fue el audio del ex CEO fundador de Flybondi, Julián Cook -hoy vicepresidente de la firma-, que se filtró en diciembre. El carácter de la inscripción del gremio le permite a la empresa discutir salarios y condiciones laborales dentro de la empresa y saltearse el convenio colectivo de trabajo, algo sobre lo que el Gobierno viene empujando desde que asumió en diciembre de 2015. “En los últimos tres años solamente otorgó la personería jurídica a cuatro gremios, lo cual es muy poco en el actual contexto de crisis. De hecho, el gobierno busca reducir el número de sindicatos porque considera que están en desuso. Pero en menos de un semestre le dan la personería jurídica a Flybondi, aunque vaya contra la tradición sindical de este país”, criticó la fuente gremial. 

Para el Gobierno es una manera de excluir de las discusiones a los gremios aeronáuticos, enfrentados con la política oficial de debilitar a Aerolíneas Argentinas. Con el laudo oficial, el nuevo gremio abarcará a pilotos, técnicos, personal de rampa, tripulantes de cabina y administrativos. Todos quedaron bajo una única negociación, cuando en el resto de las compañías es por rama, con excepción de UALA (que representa cabotaje de Austral). “Se trata de la creación de un sindicato amarillo que operará para los intereses de la patronal y el Gobierno. Pero, en la aviación, la desregulación laboral viene de la mano con la seguridad operacional”, sentenció ante este diario el titular de APLA, Pablo Biró. Un ejemplo es el último incidente ocurrido en un vuelo de Flybondi, cuando un avión de la firma aterrizó con una cubierta en llanta (ver aparte).

Según explicaron abogados laboralistas, si bien un trabajador no puede trabajar en dos aerolíneas distintas, está en condiciones de estar afiliado en dos gremios. Actualmente, la compañía tiene registrados 550 empleados, mientras que sólo 3 por ciento de su personal se encuentra agremiado.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ