Un año sin talleres
Un año sin los talleres del Teatro San Martín
Se suspendieron durante todo 2016 alegando las reformas edilicias, pero no hay indicios de que se retomen este año, y el área que los organizaba fue desarmada.
La fachada del San Martín en obras.La fachada del San Martín en obras.La fachada del San Martín en obras.La fachada del San Martín en obras.La fachada del San Martín en obras.
La fachada del San Martín en obras. 
Imagen: Twitter

Los cursos y seminarios que se organizaron en el Teatro San Martín desde 2002 se vieron interrumpidos al terminar 2015 cuando comenzó la refacción del teatro, a la par de la puesta de obras en escena. El área de Cursos, del que dependían los talleres, no pudo reubicar las actividades en otro espacio físico y desde entonces se priva de una oferta muy accesible en lo económico a quienes buscan cursos de teatro.

Entre los diversos talleres figuran Actuación (en varios niveles), Producción, Dramaturgia, Música para Teatro, Escenografía, Técnica Vocal. Más de 200 alumnos han pasado cada año, utilizando salas del San Martín fuera de su horario habitual. “Han sido útiles no sólo desde lo económico, también por los horarios, para gente del interior y del Conurbano, no sólo de la Ciudad”, cuenta a Página/12 la actriz Irina Alonso, responsable de uno de los cursos de actuación.

En una carta hecha pública en las últimas horas en las redes sociales, los docentes dicen: “Aquí se dictan talleres de alta calidad, tanto por sus contenidos como por su variedad, respaldados por destacados profesores que son actores, directores, dramaturgos, músicos, productores, vestuaristas, en fin, hacedores de la escena teatral porteña. La oferta aquí presentada, destinada a profesionales y estudiantes avanzados en las artes escénicas, es única en el conjunto de actividades que presenta la Ciudad de Buenos Aires. La propuesta también convoca a profesionales y estudiantes del interior del país y del exterior, que vienen a formarse a la Ciudad de Buenos Aires y encuentran en el San Martín el sitio de referencia para su labor”.

En rigor, los talleres no le salían un peso al teatro: se financiaron siempre con las cuotas pagadas por los alumnos. De allí la perplejidad, ya no sólo por la dilación, sino por lo que parece el cierre, dado que el área de Cursos del que dependían fue desarmada. “La persona responsable fue pasada a Ventas”, dice Alonso.

El Teatro, como el resto de las salas oficiales, depende del Complejo Teatral de Buenos Aires, que conduce Jorge Telerman, quien no ha recibido a los docentes. “Hemos buscado una reunión, pero se nos ha negado”, sigue Alonso. “La única voz oficial fue la de Florencia Polimeni, colaboradora de Telerman, quien nos dijo que no había lugar y que todos los esfuerzos estaban abocados al talleres de oficios que quieren instalar en el Teatro de la Ribera, algo que aplaudimos, porque sirve para capacitar a un montón de técnicos, pero que no se contradice con los cursos que veníamos haciendo hasta ahora”.

En una conferencia de prensa a fin de año, Telerman fue consultado sobre los talleres, a un año de su cierre, y aseguró que se volverían a dar. “La promesa ante la prensa fue que se retomaban los talleres supuestamente en abril. No hay indicios de que eso suceda”, alega Alonso, una de las más de 20 personas afectadas dentro del cuerpo docente

El retiro de Jorge Stitzman del Teatro San Martín, hace dos años, parece haber sido un desencadenante para avanzar contra los cursos. Stitzman fue quien impulsó los talleres en 2002, en plena crisis. Alonso sostiene que “hay gente que ha hecho los cinco niveles de actuación en los cursos del teatro. Y hemos estado muy bien posicionados con los cursos avanzados, algo que no es fácil de hallar en Buenos Aires. El Rojas ofrece cursos muy buenos, pero no abarcan los niveles que sí hemos tenido nosotros”.

Tras el año sin talleres, los docentes salieron a reclamar la reapertura de los cursos. Mientras, el San Martín sigue cerrado y tapiado. “Dicen que las obras terminan pronto, pero por lo que se ve, con dos personas trabajando, a este ritmo van a abrirlo en 2030”, cierra Alonso, pendiente de noticias de un Complejo Teatral que no atiende sus reclamos.