Denuncian al intendente de Parque Nacional Lanín por comercializar terrenos
El negocio de vender territorios mapuches
La comunidad mapuche Curruhuinca realiza un acampe para impedir que esos lotes sean vendidos a empresas vinculadas a dirigentes de Cambiemos.
El reclamo de la comunidad Curruhuinca tiene el apoyo de organizaciones sociales.El reclamo de la comunidad Curruhuinca tiene el apoyo de organizaciones sociales.El reclamo de la comunidad Curruhuinca tiene el apoyo de organizaciones sociales.El reclamo de la comunidad Curruhuinca tiene el apoyo de organizaciones sociales.El reclamo de la comunidad Curruhuinca tiene el apoyo de organizaciones sociales.
El reclamo de la comunidad Curruhuinca tiene el apoyo de organizaciones sociales. 

La comunidad mapuche Curruhuinca de la Villa Quila Quina, provincia de Neuquén, denunció públicamente que la intendencia del Parque Nacional Lanín, a cargo de Horacio Pelozo, está vendiendo y cediendo a empresarios ocho lotes públicos que corresponden al predio ubicado a orillas del lago Lácar. Según la comunidad, esos territorios ancestrales son reclamados desde el 2012 para la instalación de un vivero forestal educativo y una posta sanitaria que la Administración de Parques Nacionales (APN) les viene negando “sistemáticamente”, a pesar de contar con el aval económico de la provincia. Desde el miércoles montaron un resguardo junto a organizaciones sociales y gremiales para impedir el avance sobre los lotes y ahora esperan una mesa de diálogo convocada para este viernes, de la que participarán miembros del directorio de la APN y autoridades del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI).

“Los territorios están en venta por parte de la Administración de Parques Nacionales, pero por la documentación a la que accedimos nosotros nos damos cuenta de que se los están repartiendo entre ellos”, dijo a este diario el vocero de la comunidad Curruhuinca, Ariel Epulef, en relación al acta-acuerdo firmado en 2017 por el intendente Pelozo que encendió la alarma en los lugareños. El contrato, al que los miembros de la comunidad accedieron recién en los últimos días, entregó en comodato uno de los lotes en cuestión a la firma Topgrade S.A. por el término de dos años, con renovación automática por dos años más, sin aclarar con qué fines será utilizado y con la única condición de que la empresa mantenga el terreno “desmalezado y limpio de residuos”. El espacio, según explicó el vocero, fue adosado a una propiedad que ya estaba en manos de la firma y “lo usan prácticamente como un parque”. “Nosotros venimos haciendo reclamos hace siete años para que se le de un destino a esos lotes en función de las necesidades de la comunidad y siempre fueron rechazados”, completó Epulef.

Sobre esto, en un comunicado publicado el 6 de marzo, el lonko de la comunidad, Héctor Uribe, indicó que “la comunidad Curruhuinca ha solicitado dicho predio con anterioridad para instalar un vivero forestal educativo y la Intendencia del Parque nunca lo permitió” y agregó que la APN también “viene negando sistemáticamente” el espacio territorial solicitado en 2012 para construir una posta sanitaria. “Si Parques decide vender o entregar en comodato territorio indígena a particulares está violando los Tratados Internacionales y, por ende, la Constitución Nacional pues está haciendo negocio con tierras estatales que corresponde que sean restituidas a mi comunidad”, advirtió en el escrito Uribe, al tiempo que aseguró que “los lotes en cuestión quedarán bajo nuestra protección”, en referencia el resguardo que levantaron el último miércoles en el paraje ubicado a 25 kilómetros de San Martín de los Andes, con apoyo de otras comunidades mapuches, el Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD) rural y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep). 

Sin embargo, el conflicto -que lleva varios años- adquirió ribetes particulares bajo la gestión macrista. Eugenio Bréard, designado por un decreto del 2016 como presidente del Directorio de la Administración de Parques Nacionales es, según pudieron investigar los integrantes de Curruhuinca, socio y amigo de Cristian Yabro, actual presidente de la Asociación de Vecinos de Villa Quila Quina. De hecho, Yabro y Bréard viven en el mismo piso, en un edificio en la zona norte de la Ciudad de Buenos Aires. Además, Bréard es el propietario del Country Club Cumelén de Villa La Angostura, destino favorito del presidente  Macri para sus descansos. “Bréard responde directamente al presidente de la Nación”, sotuvo Epulef, al tiempo que indicó que el funcionario “ha estado en más de una oportunidad en la Villa Quila Quina y, por la información que tenemos, podría ser dueño de uno de lo lotes en disputa”. Por otro lado, destacó que los empresarios involucrados en los negocios que impulsa la APN  “tienen una relación directa con la Casa Rosada”. “De a poco, quienes integran Cambiemos se van quedando con todos los recursos naturales”, dijo, y mencionó el caso de Esteban Bosch, candidato a intendente de San Martín de los Andes por esa fuerza política en las últimas elecciones, que es familiar directo de quienes administran la explotación del lago Lácar. Los miembros de Curruhuinca fueron convocados a una mesa de diálogo con las comunidades mapuches de la zona, funcionarios del INAI y de la APN. 

Informe: Sibila Gálvez Sánchez.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ