La escalada entre India y Pakistán ahuyentó a los turistas
Tensión y crisis en Cachemira
No hay compradores en la zona más militarizada del mundo, donde antes grupos de turistas llegaban en masa a ver artesanías y textiles de Kashmiri.
Funeral de un niño de 12 años muerto en un bombardeo en la Cachemira india esta semana.Funeral de un niño de 12 años muerto en un bombardeo en la Cachemira india esta semana.Funeral de un niño de 12 años muerto en un bombardeo en la Cachemira india esta semana.Funeral de un niño de 12 años muerto en un bombardeo en la Cachemira india esta semana.Funeral de un niño de 12 años muerto en un bombardeo en la Cachemira india esta semana.
Funeral de un niño de 12 años muerto en un bombardeo en la Cachemira india esta semana. 
Imagen: AFP

Desde Srinagar, Cachemira
Cuando los primeros aviones de combate atravesaron el cielo sobre su casa en Srinagar, Cachemira, Mohammad Yusuf, de 50 años, supo de inmediato que algo estaba muy mal. Como profesor de matemáticas, Yusuf trabajó en escuelas a no más de 10 kilómetros de la “Línea de control”, la frontera de facto acordada por India y Pakistán entre sus respectivos territorios en Cachemira. Sin embargo, hasta hace dos semanas nunca había escuchado el rugido de los aviones volando bajo, en Srinagar, la capital de verano del estado indio de Jammu y Cachemira, y una ciudad pintoresca bien alejada de la frontera donde los dos países intercambian regularmente bombardeos y disparos. El ruido de los aviones comenzó a las 3.25 de la mañana. Nadie lo sabía todavía, pero anunciaron una dramática escalada de tensiones en la que dos naciones armadas con armas nucleares se lanzarían ataques aéreos entre sí por primera vez en la historia.

“Todos se despertaron, todos se asustaron y salieron corriendo de la casa”, dice Yusuf, que vive con su esposa y sus tres hijos. “Miraron hacia el cielo para ver lo que estaba pasando. Era de noche, no podíamos ver nada, pero oímos los aviones. Eran muy ruidosos. Nunca había escuchado ese sonido, pero sabía lo que debía ser. Pensamos que algo debía estar sucediendo en las fronteras. Pensamos que se estaba iniciando una guerra”. Yusuf no es el único residente de Srinagar que dice haberle mentido a sus hijos ese día. Aunque sabía que no era cierto, le dijo a su hijo menor, Azar, de 10 años, que “todo estaba bien, fue movimiento normal de aviones de combate”.

Esta es la realidad de la vida en Srinagar, atrapada en medio de una pelea entre India, Pakistán y los líderes de Cachemira sobre el futuro de la región. Porque aunque India y Pakistán administran parte de Cachemira, ambos la reclaman en su totalidad. Las tensiones en la frontera significan que, incluso en el mejor de los tiempos recientes, se ha descrito a Cachemira como el lugar más militarizado de la Tierra, con un estimado de 650,000 miembros del personal de seguridad armados de la India estacionados en un pequeño valle rodeado de montañas por todos lados.

Si no estuviera lleno de policías armados, Srinagar sería un atractivo destino turístico. Cuenta con excelentes pistas de esquí, trekking, impresionantes vistas del gran lago Dal y un patrimonio de arquitectura   excepcional. Sin embargo, incluso el Pari Mahal, un jardín mogol en terrazas de 400 años con vista al valle, tiene sus antiguos pabellones de piedra llenos de bolsas de arena. La fuerza policial paramilitar de la India también se ha mudado con un pequeño campamento aquí.

Para los residentes, las tensiones se han disparado dramáticamente desde el ataque con coche bomba del 14 de febrero por parte de un militante separatista en un convoy del ejército, y el enfrentamiento aéreo que siguió entre India y Pakistán. Abdul Karim Kaloo, un barquero de setenta años que ofrecía paseos por el río Jhelum, dice que la última vez que vio aviones de combate sobre Srinagar fue en la guerra de 1965 entre la India y Pakistán. “Esto me recuerda a ese tiempo”, dice.

Con las asociaciones de comerciantes llamando regularmente a huelgas y la ciudad convulsionada, Kaloo dice que su negocio está sufriendo. “Está realmente en baja, y también hay mucho miedo entre la gente de Kashmir debido a este conflicto”. Tiene dos nietos y, sobre todo, se preocupa por su seguridad. “La gente no sabe cuando se van de su hogar por la mañana, si regresarán por la noche”, dice. No hay compradores a lo largo de la calle del centro donde normalmente se llevaría a grupos de turistas a ver artesanías y textiles de Kashmiri, muy buscados en el resto de la India.

Aabid Kapra, de 25 años, habla apasionadamente sobre cómo, entre las huelgas y las tensiones con las fuerzas de seguridad, la crisis actual está matando su negocio. “Día a día nos estamos más estresados. “Financieramente estamos perdiendo, nuestra educación está desapareciendo, nuestras empresas se están perdiendo y está causando un daño psicológico en nuestras mentes”.

Adama Withnall: De The Independent de Gran Bretaña. Especial para PáginaI12. Traducción: Celita Doyhambéhère.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ