Las pymes industriales, en situación terminal
Piden un DNU que frene los embargos
Entidades pymes reclamas que Macri congele por decreto los embargos por deudas fiscales, para frenar el cierre de empresas y pérdida de empleos.
"No pedimos ninguna locura, se trata de darle la posibilidad de sobrevivir a miles de pymes que están amenazadas y salvar decenas de miles de puestos de trabajo que se perderán si no se hace nada”.
Existe una avalancha de embargos por juicios laborales y tributarios que afecta a las pymes.Existe una avalancha de embargos por juicios laborales y tributarios que afecta a las pymes.Existe una avalancha de embargos por juicios laborales y tributarios que afecta a las pymes.Existe una avalancha de embargos por juicios laborales y tributarios que afecta a las pymes.Existe una avalancha de embargos por juicios laborales y tributarios que afecta a las pymes.
Existe una avalancha de embargos por juicios laborales y tributarios que afecta a las pymes. 
Imagen: Sergio Goya

Más de 1670 empresas industriales cerraron sus puertas entre abril de 2018 y el mismo mes de 2019, con la consecuencia de la destrucción de casi 60 mil puestos de trabajo formales. La misma amenaza pende sobre la cabeza de muchas miles de pymes manufactureras, para las cuales el detonante que provoca el cierre de fábrica es un embargo judicial por deudas impositivas, previsionales o laborales. “No podemos esperar que la situación vaya a revertirse en lo inmediato, las cifras de venta de junio nos muestran que seguimos inmersos en la misma crisis y todos los días recibimos demandas de empresarios a las que le cae un embargo sobre las cuentas de las empresas y a veces las personales, lo cual las ata de pies y manos para seguir y muchas veces determina su fin”, describió a Página 12 Daniel Rosato, presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), que acaba de lanzar una campaña de recolección de firmas para pedir un decreto de necesidad y urgencia que impida los embargos a pymes hasta diciembre de 2020.

En apenas tres días, el petitorio recogió dos mil adhesiones, y seguramente serán muchas más porque recién empieza a circular la propuesta. “Es un planteo simple, lógico en esta situación, no pedimos ninguna locura, porque de lo que se trata es de darle la posibilidad de sobrevivir a miles de pymes que se encuentran amenazadas, y salvar decenas de miles de puestos de trabajo que se perderán si no se hace nada”, planteó Rosato al ser consultado. “Está en manos del Presidente de la Nación frenar este proceso, con un DNU que disponga la suspensión de los embargos y otras medidas cautelares por deudas fiscales y previsionales, por un lapso suficiente como para esperar que esta situación económica se revierta”, explicó.

Rosato recordó que el conjunto de organizaciones pyme presentó ante el Congreso de la Nación un anteproyecto de ley proponiendo medidas de emergencia para posibilitar el rescate y recuperación de la producción y el empleo generado por el sector. “Lamentablemente, su tratamiento está congelado, por eso fuimos a plantear, hace unos veinte días, la necesidad de emitir un DNU que frene los embargos; lo presentamos ante el Ministerio de Justicia, nos recibió un asesor del ministro (Germán Garavano), que lo vio razonable y dijo que lo iban a proponer”, apuntó el dirigente pyme. “Unos días después, nos llamaron del Ministerio de Producción y Empleo, le explicamos a un asesor de Sica (Dante) la situación que estamos viviendo y prometió una respuesta, que no recibimos; y como los tiempos se agotan, decidimos lanzar el petitorio, para reforzar el pedido con muchas firmas de empresarios y de distintos sectores de la sociedad dispuestos a acompañar el reclamo”.

"Ya son varios los casos en que un embargo determina el cierre de una empresa, y estamos hablando solamente del sector industrial. Una empresa en problemas que recibe un embargo en sus cuentas no puede seguir operando, y al dejar de operar se van a perder puestos de trabajo, y la empresa que deja de operar tampoco va a pagar impuestos, o se pasa a la informalidad, que es lo que está sucediendo. No le conviene a nadie, por eso estamos proponiendo una solución simplemente para sobrevivir hasta que la situación cambie: por eso le pusimos fecha en diciembre de 2020", precisó Rosato.

"Una de las mayores causas de esta dramática situación es la feroz avalancha de embargos por juicios laborales y tributarios (AFIP, ANSES, Aduana, ARBA, entre otras) que las pequeñas y medianas empresas enfrentan. Cada vez que las cuentas bancarias de una pyme son congeladas, una empresa es condenada a muerte y sus trabajadores arrojados al desempleo o la informalidad”, alertó. La propuesta al Ejecutivo es la emisión de un DNU que plantee, hasta diciembre de 2020: la suspensión de los embargos y otras medidas cautelares por deudas fiscales y previsionales; la suspensión de los juicios de ejecución fiscal para el cobro de obligaciones tributarias, aduaneras y previsionales, y la suspensión de los embargos "de cualquier tipo dejando a salvo el derecho de los virtuales acreedores a continuar las acciones en el lapso propuesto".


Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ