Contra la brutalidad policial

Las protestas contra la policía en París se volvieron más violentas el miércoles por la noche, cuando una ola de manifestaciones se apoderó del país, tras las acusaciones de que un policía violó a un joven negro con un bastón. Los manifestantes se enfrentaron con la policía antidisturbios después de que encendieran pilas de basura y basureros en las calles del distrito 18 en el norte de la capital francesa. Los agentes antidisturbios arrojaron bombas de gas lacrimógeno contra los manifestantes, que a su vez fueron arrojadas de vuelta contra ellos. También se saqueó una tienda y se rompieron las ventanas. Cientos de personas, algunas encapuchadas, viajaron a la estación de metro Barbes para repudiar la brutalidad policial. Las protestas, que fueron contenidas en los suburbios en las últimas semanas, estallaron en París después de que un joven de 22 años conocido como Theo,  que permanece en el hospital con lesiones en su ano y cabeza, supuestamente fue violado con una porra durante un control de rutina de la policía a principios de este mes.