A Pedro Sánchez le queda poco más de un mes para formar gobierno en España
Podemos hace una propuesta de coalición y el PSOE la rechaza
Trabajo, Feminismo, Educación: ejes centrales de la nueva oferta de negociación del partido de Pablo Iglesias con los socialistas. 
Sánchez e Iglesias: en julio se acusaron mutuamente del fracaso de la negociación. Sánchez e Iglesias: en julio se acusaron mutuamente del fracaso de la negociación. Sánchez e Iglesias: en julio se acusaron mutuamente del fracaso de la negociación. Sánchez e Iglesias: en julio se acusaron mutuamente del fracaso de la negociación. Sánchez e Iglesias: en julio se acusaron mutuamente del fracaso de la negociación. 
Sánchez e Iglesias: en julio se acusaron mutuamente del fracaso de la negociación.  

Desde Madrid

Cuando falta poco más de un mes para que concluya el periodo en el que Pedro Sánchez puede formar Gobierno antes de verse obligado a convocar nuevas elecciones generales, Unidas Podemos envió una propuesta para retomar las negociaciones con el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de cara a la conformación de un Ejecutivo de Coalición.

Después de algunos días de perfil bajo, la cúpula de la formación morada decidió tomar la iniciativa para resucitar el diálogo con el PSOE, sepultado desde la votación de investidura fallida del pasado 25 de julio, en la que ambas fuerzas política se acusaron mutuamente del fracaso.

Sin embargo, la reacción del partido socialista a la oferta de UP ha sido de rechazo. “Agradecemos la propuesta que, en lo programático, nos resulta muy próxima", dice el documento publicado por el PSOE, pero agrega que "no hay ningún avance respecto a la posición que Unidas Podemos ha mantenido desde el principio".

Tal como se expresó en los días posteriores a la investidura fallida, el partido del Gobierno considera “inviable la fórmula de coalición”, e insta a UP a “explorar otros modelos de gobernabilidad”. En efecto, La Moncloa ya comunicó anteriormente que a fines de este mes convocaría a las fuerzas opositoras y a UP para hallar un acuerdo de investidura que permita al PSOE gobernar.

La iniciativa del partido liderado por Pablo Iglesias, que pretendía ser un punto de partida para retomar el diálogo, se centra en el programa de un futuro Gobierno, y deja para las últimas páginas el asunto más espinoso de las conversaciones, la estructura de un Ejecutivo de coalición y el eventual reparto de tareas. Sobre esa posible división dentro del Gobierno, UP ofrecía tres variantes en las que siempre se repite la necesidad de contar con una "Vicepresidencia de Derechos Sociales e Igualdad".

Las diferencias se observan respecto a los ministerios. La primera plantea que UP debería contar con el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social; el de Sanidad y Consumo, y el de Vivienda y Economía Social. La segunda, propone que se le otorgue el Ministerio de Transición Ecológica, el de Ciencia e Innovación y Universidades, y el de Vivienda y Economía Social. La tercera, menciona al Ministerio de Transición Ecológica, el de Ciencia e Innovación y Universidades, y el de Agricultura, Pesca y España Vacía".

Para evitar las discusiones sobre las competencias que le corresponde a cada cartera tal como sucedió durante la negociación de julio, UP detalla someramente cuáles debería incorporar cada una de ellas.

En cuanto al contenido programático, la primera asignatura que aborda el documento es sobre el Trabajo y la Seguridad Social, y afirma que la precariedad laboral es "una variable estructural del mercado de trabajo español, con graves consecuencias para las personas que la sufren pero también para la competitividad de la economía, el modelo empresarial, la estabilidad económica y las cuentas públicas".

Entre las soluciones ofrecidas, apunta a reformar las formas de contratación, la lógica de los despidos, y el aumento del salario mínimo interprofesional, tal como el PSOE y UP acordaron el año pasado.

Otra de las asignaturas centrales para UP es la educación pública, que el partido morado considera como la "herramienta más importante para avanzar en igualdad y en la construcción de una ciudadanía responsable y exigente". Entre las más de diez propuestas que presenta, destaca "la universalización y gratuidad de la educación infantil pública para niñas y niños menores de tres años".

El documento también da espacio central al "Feminismo y Derechos LGTBI", en el que se precisan propuestas para luchar contra la violencia machista, la desigualdad entre mujeres y hombres en materia salarial y promover una fiscalidad igualitaria por género, entre otras medidas. Para el colectivo LGTBI, propone aprobar una Ley Integral de Igualdad de Trato y no Discriminación "en la línea de la que ya se empezó a tramitar en la anterior legislatura y que no pudo salir adelante".

Otros de los capítulos dedicados se refieren la lucha contra la corrupción, la "emergencia climática y la transición ecológica de la economía", el "avance tecnológico" y la "economía digital", y el papel de España en el contexto de Europa y el mundo.  

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ