Dos poemas de Patti Smith 
Augurios de inocencia

El creador del amor

Te vi a ti que eras yo
un silbido en la boca torcida
con saco de cuero y pantalón marrón
cruzando el campo desnudo

con huesos estivales largos y secos
en la amplitud de nuestro gran día
a media tarde y la noche más larga
pisabas fuerte con la cabeza al aire

Te vi un lastimero espectro
que azuza el fuego de los antiguos
arañados con palos frutos y espinos
como el néctar para su argumento

Te vi caminar por extensos campos
lejanos como el dedo de la Providencia
lejanos como los montículos que llamamos colinas
montañas talladas del corazón de la losa

Te vi hurgar en el saco
esparcir semillas por doquier
como el leñador tala a hachazos
roble fresno y los distintos pinos

para escritorios que reflejarán
un fajo de versos que hablan de árboles
que encierran toda sobria esperanza
toda borrachera como baño sagrado

Vi el libro en la estantería
Te vi a ti que eras yo
Vi al fin el saco vacío
Vi la rama que te daba sombra

 

Terreno salvaje

Acaso gritan los animales como humanos
cuando su amado se tambalea
cual ave de caza arrastrada
al río de venas azules

Acaso la hembra aúlla
imitando al lobo de tanto dolor
tocan las trompetas las azucenas
por las crías despellejadas para usar su piel

Acaso lloran los animales como humanos
como yo al perderte
con alaridos y aspavientos
ovillados

Así es como
combatimos el campo helado
descalzos y de manos vacías
apenas humanos

Sorteando un terreno salvaje
que aún desconocemos
aquí es donde se para el tiempo
y no tenemos otro al que ir

 

Estos poemas forman parte del volumen Augurios de inocencia (Lumen), originalmente publicado en el año 2005, que acaba de ser publicado en Argentina. La traducción del inglés es de Ana Mata Buil. A fines de este mes está anunciada en el mundo anglosajón la edición Year of the monkey, su nuevo libro de memorias, sucesor de Éramos unos niños (2010) y M Train (2015). Patti Smith tocará en Buenos Aires el jueves 21 de noviembre, en el Luna Park.  

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ