El hombre asesinado en Villa Ballester al ser confundido con un ladrón  
Jonatan Sagardoy: el joven que se entregó quedó acusado por el crimen
Guillermo Gómez (26) reconoció haber estado en el lugar, pero negó haber disparado. Tras los peritajes, quedó detenido como autor material.
Jonatan Sagardoy, el hombre asesinado en Villa Ballester.Jonatan Sagardoy, el hombre asesinado en Villa Ballester.Jonatan Sagardoy, el hombre asesinado en Villa Ballester.Jonatan Sagardoy, el hombre asesinado en Villa Ballester.Jonatan Sagardoy, el hombre asesinado en Villa Ballester.
Jonatan Sagardoy, el hombre asesinado en Villa Ballester. 

El primer aprehendido por el crimen de Jonatan Sagardoy, el hombre que fue asesinado de un balazo por una de las ocho personas que lo persiguieron creyendo que era un ladrón en Villa Ballester, quedó formalmente detenido como presunto autor material del homicidio.

Tal como solicitó el fiscal de la causa, Fabricio Iovine, el juez de Garantías de San Martín Mariano Grammatico Mazzari convirtió la aprehensión de Guillermo Gómez (26) en detención formal, imputado por el delito de homicidio agravado por el uso de arma.

Gómez se entregó el domingo a la Policía y al declarar como imputado frente al fiscal reconoció haber formado parte de la persecución de Sagardoy y de haber bajado armado a intimidarlo, aunque negó haber sido el tirador. Este imputado contó ante la Justicia que él se acercó por el lado del acompañante, el mismo sitio desde donde, según los peritajes y testigos, provino el disparo homicida.

“Pese a haber negado haber disparado, para nosotros es el autor material del crimen. Se situó en el mismo lugar desde donde le efectuaron a Jonatan el balazo que entró por su axila”, dijo una fuente judicial.

Según lo declarado por Gómez, el arma no era suya sino que la tomó de la camioneta Peugeot Partner en la que él viajaba cuando junto a otros tres vehículos --una moto, una Renault Master y un Fiat Palio--, persiguió y emboscó la Partner gris de Sagardoy. El acusado dijo que el arma, a la que se refirió como "la 40", en alusión al supuesto calibre --y que aún no fue secuestrada--, la dejó en el mismo vehículo de la que la había tomado.

En tanto aún resta que preste declaración indagatoria ante el fiscal el segundo detenido de la causa, Leandro Morales (29), alias "Búfalo", quien fue aprehendido este jueves, acusado de haber participado con su moto de la persecución. Morales se recibió de chef, hacía cuatro meses que trabajaba como visualizador en el Centro Operativo de Monitoreo (COM) de la Municipalidad de San Martín y no cuenta con antecedentes penales.

Los investigadores secuestraron en su poder una motocicleta Motomel Skua de 200 centímetros cúbicos negra blanca y azul, que se cree participó del hecho.

Las fuentes indicaron que también debe definirse en las próximas horas un pedido de detención que el fiscal Iovine hizo para un tercer sospechoso que, de acuerdo a la investigación, viajaba junto a Gómez en la camioneta Partner de los atacantes.

El hecho ocurrió a las 0.20 del sábado pasado en la esquina de Montevideo y San Pedro, de Villa Ballester, partido de San Martín, donde Sagardoy llegó en su camioneta Partner gris para seguir un encuentro con amigos. Cuando frenó, fue rodeado por cuatro vehículos de los que bajaron dos personas a intimidarlo, al menos una de ellas armada.

La víctima aceleró creyendo que se trataba de un robo y sin mediar palabra le efectuaron un disparo desde el lado del acompañante que le ingresó por la axila derecha, y luego un segundo balazo que le destrozó la luneta trasera e hirió a un amigo que los acompañaba. Herido, Sagardoy condujo hasta el hospital Eva Perón, donde agonizó dos días y murió el lunes por la tarde.

Los propios allegados a la víctima acercaron a los investigadores a uno de los participantes del hecho, que confesó que salieron a perseguir la camioneta de Sagardoy pensando que se trataba de un ladrón que hacía 15 días había querido robar la casa de uno de ellos, pero que se habían confundido de persona.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ