Asignar recursos urgentes para garantizar el derecho a la alimentación
El gobernador en tono directo al Presidente
La decisión política de Lifschitz es priorizar la inversión social para atender las necesidades básicas de santafesinos.
El gobernador sugirió que Macri niega la realidad.El gobernador sugirió que Macri niega la realidad.El gobernador sugirió que Macri niega la realidad.El gobernador sugirió que Macri niega la realidad.El gobernador sugirió que Macri niega la realidad.
El gobernador sugirió que Macri niega la realidad. 

Desde Santa Fe

Miguel Lifschitz le reclamó a Mauricio Macri "que se haga cargo de la crisis económica y social que generó" su gobierno, declare la "emergencia alimentaria" en la Argentina y asigne "recursos urgentes" a las provincias para garantizar el derecho a la alimentación en el país. En tono directo, el gobernador sugirió que Macri niega la realidad "cuando nos quiere hacer creer" que la crisis comenzó después de las PASO del 11 de agosto que ganó el candidato del Frente de Todos. "La situación crítica empezó hace dos años atrás -retrucó-, pero se agravó en 2018, cuando el macrismo profundizó el ajuste y "comenzó a retacear" a Santa Fe "fondos históricos" destinados a "educación, desarrollo social y salud pública".

El gobernador, acompañado por las ministras y ministros Claudia Balagué (Educación) y Andrea Uboldi (Salud), Pablo Farías (Gobierno), Gonzalo Saglione (Economía) y Jorge Alvarez (Desarrollo Social), y el secretario de Estado del Hábitat, Diego Leone, reveló datos duros de la crisis y su impacto en las finanzas de la provincia. Sorprendió una de las asimetrías. Lifschitz dijo que su gobierno destina "más de 5.000 millones de pesos para sostener los comedores escolares y la copa de leche", mientras que el "aporte" de Macri en ese rubro es apenas el 2% (sólo 10 millones). Pero más sorprendió lo que comentó después la ministra Balagué: en 2018 y lo que va de 2019 se habían incorporado a los comedores en las escuelas santafesinas "21.000 chicos, 45 por día".

Lifschitz demandó a Macri que asuma su responsabilidad por "la crisis económica y social que generó su gobierno". Y apoyó los "reclamos de sectores políticos y gremiales" que le piden al Presidente que declare la "emergencia alimentaria", pero "no como una expresión retórica", sino como un "hecho concreto y real". Que Macri "se haga cargo de la crisis que ha generado" y envíe a las provincias "recursos urgentes que son los que está obligado a enviar" y "ha retaceando en los últimos tiempos" para garantizar el derecho a comer.

Un colega le preguntó por los proyectos que se debaten en la Legislatura para declarar la emergencia alimentaria en Santa Fe. "Nosotros atendemos la situación social en la provincia", contestó Lifschitz. "La responsabilidad de declarar la emergencia alimentaria" en la Argentina es de Macri. "Las provincias y los gobiernos locales podemos colaborar" en lo urgente "porque estamos más cerca" de las necesidades y "tenemos la posibilidad de llegar más rápido a los barrios". Pero los recursos "tienen que venir del gobierno de Macri y del presupuesto nacional" y aliviar las finanzas provinciales y municipales. "Nosotros ya estamos haciendo el máximo esfuerzo posible", agregó.

"La situación crítica no empezó a partir de las PASO", del 11 de agosto "como nos quiere hacer creer" Macri, sino "hace dos años atrás" -recordó el gobernador- cuando advertimos el impacto del ajuste en la clase media, en los trabajadores, en el sistema de salud" y en la mesa familiar por el aumento de chicos en los comedores escolares.

Ante el ajuste de Macri, Lifschitz reforzó las partidas sociales para amortiguar el desplome, lo que demandó a la provincia unos 8.500 millones de pesos. A saber: tarifa social eléctrica: 1.300 millones; subsidios al transporte: 1.500 millones; tratamientos médicos (diálisis, drogas oncológicas y altos costos): 500 millones y comedores escolares y copa de leche: más de 5.000 millones.

Pero a esto se sumaron "otros agravantes", como llamó el gobernador a la decisión de Macri de recortar recursos coparticipables de Santa Fe por "casi 4.000 millones de pesos" y a la "escalada inflacionaria que tiene un enorme impacto en todos los costos de la provincia", entre ellos "insumos médicos y salarios".

En esta coyuntura tan compleja, la decisión política es priorizar la inversión social en todas las áreas para atender las necesidades básicas de los santafesinos. Ese será su objetivo hasta el 10 de diciembre. "Desde el gobierno provincial vamos a garantizar con nuestras finanzas las políticas sociales que son características de Santa Fe, y en tiempos de crisis, más necesarias que nunca", concluyó.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ