Corta la cinta de rutas sin terminar y puentes sin bajada
Macri hace campaña inaugurando obras truchas
Sin tener qué logros mostrar, el Presidente planificó 85 inauguraciones. El problema es que muchas no están terminadas o se paralizaron por el ajuste.
Fiesta: Macri inaugurando una parte ínfima de la ruta 8.Fiesta: Macri inaugurando una parte ínfima de la ruta 8.Fiesta: Macri inaugurando una parte ínfima de la ruta 8.Fiesta: Macri inaugurando una parte ínfima de la ruta 8.Fiesta: Macri inaugurando una parte ínfima de la ruta 8.
Fiesta: Macri inaugurando una parte ínfima de la ruta 8. 
Imagen: NA

El presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal estarán este lunes en Junín para hacer una especie de inauguración trucha de la Ruta Nacional 7 que une esa localidad con Chacabuco. Pero como el tramo no está completo y el objetivo es cortar cintas por urgencias electorales, se van a inaugurar sólo diez kilómetros, sin que estén listas las colectoras ni los distribuidores, y con señalización colocada en forma provisoria. En el listado de actos que se hizo a las apuradas, también figuran diez kilómetros de los 85 que tiene el nuevo Camino del Buen Ayre (Autopista General Perón), en el que cortarán una cinta de un distribuidor que no tiene salida: se puede subir pero no bajar. En el resto de los 85 kilómetros la obra está paralizada y ni siquiera se avanza en expropiar los terrenos necesarios. En la Ruta Nacional 8 se inauguró la circunvalación a Pergamino, pero según denuncia el personal de Vialidad no se puede ingresar porque no está habilitado para el tránsito. El tramo que une Pilar y Pergamino se dividió en nueve y hay varias partes paralizadas. La obra de la Ruta Nacional 3, entre San Miguel del Monte y Las Flores, está igualmente frenada por falta de financiamiento y los terrenos tampoco fueron expropiados. Hubo un conato de inaugurar nuevas oficinas del Ministerio de Justicia en la ex ESMA este martes, pero la movida también se suspendió porque las obras están lejos de terminarse y los organismos de Derechos Humanos cuestionaron el uso electoral. El panorama es igual en casi todas las obras. Aún así, las necesidades de Cambiemos determinaron que se arme un cronograma de 85 cortes de cintas en muy pocos días, con riesgos para trabajadores y usuarios. Quedó a la vista con el caso de la obra del aeropuerto de Ezeiza: el juez Federico Villena investiga si la muerte del capataz José Bulacio se debió a una sobrecarga en una estructura motivada por el apuro para que se haga una pseudoinauguración de una ínfima parte de la terminal que recién estará lista en un año.

Corridas

La situación de hecatombe electoral y las peleas dentro de Cambiemos producen idas y vueltas con las inauguraciones, con cambios de fecha, presencias y ausencias. Desde La Plata, la gobernadora Vidal le hizo saber a la Casa Rosada que acompañará sólo seis de las 85 inauguraciones, los actos que se hagan en territorio bonaerense. "Acompañaremos la campaña nacional desde acá", señalaron en la gobernación, con espíritu de hacer sólo lo imprescindible y no aparecer demasiado con el presidente.

Las dificultades para inaugurar son obvias, porque el plan acordado con el FMI incluye justamente el recorte total de fondos. A esto se agrega el naufragio de la Participación Pública Privada (PPP), dado que los privados no aportaron lo que iban a aportar y todo el dinero lo está poniendo el estado. Para colmo, se denuncia que "el estado pone y los privados cobran peaje" (ver aparte). A semejante panorama se suman las pruebas categóricas de que el macrismo construye más caro que el gobierno anterior (en valores constantes) y tarda infinitamente más. El tramo de la Ruta 7 que se va a inaugurar este lunes se licitó a 727 millones de pesos en 2015. Ni bien entró el gobierno de Macri se autorizó un rediseño que llevó el valor a 1049 millones y hasta ahora se pagaron 4.272 millones. Se estima que se completó sólo el 64 por ciento de la obra, de manera que es imposible terminarla en enero de 2020. La construcción lleva ya 52 meses desde el inicio, cuando se pactó la terminación en 24 meses. Todas las denuncias fueron presentadas por el Sindicato de Trabajadores Viales, que lidera Graciela Aleña y por la Federación del Personal de Vialidad, que encabeza Fabián Cattanzaro. También por Ricardo Lasca, coordinador de Comité Nacional de Defensa del Usuario Vial (CONADUV).

El modelo es siempre el mismo. Obras sin terminar, sin financiamiento y la mayor parte de los tramos restantes paralizados. Uno de los grandes planes era unir el Acceso Oeste con la Ruta 2 en lo que se conoce como Camino del Buen Ayre, aunque su nombre oficial es Autopista Perón. Vincula todo el oeste --Merlo, La Matanza-- con el sur bonaerense. El Buen Ayre ya va del Acceso Norte al Oeste, de manera que establece un semicírculo que recorre el conurbano bonaerense. El problema es que lo que se va a inaugurar tiene nueve kilómetros de los 85 de la totalidad de la obra. Según señalan las organizaciones de trabajadores, ni siquiera esos nueve kilómetros están terminados. El distribuidor que está en Merlo tiene entrada, pero la salida no está lista. Sin embargo, lo más grave es que todo el resto de la traza está paralizada, es decir que no se está trabajando porque no está el financiamiento y no se siguió con las expropiaciones de los terrenos por los que pasa la autopista.

Ezeiza

El mismo modelo de una pseudo inauguración se iba a aplicar también este lunes en la nueva terminal que se está construyendo en Ezeiza. El plan obviamente naufragó porque se produjo el accidente que costó la vida del capataz, José Bulacio. El juez federal Federico Villena investiga las causas de lo ocurrido. En principio está claro que no hubo una grúa que tocó un andamio, sino una estructura que colapsó y cayó desde 20 metros de altura. Todo indica que la razón fue una sobrecarga y lo que analiza Villena es cuánto incidió la urgencia para hacer la inauguración en esa sobrecarga.

Lo que se iba a hacer era grosero. Una especie de showroom, con durlock, vidrios y televisores, que luego se desmontaría. Pero el objetivo era mostrar que la espectacular estructura del Zeppelin (así se llama por el diseño) ya está armada. Por eso había que terminar esa especie de cieloraso en el que estaban trabajando a 20 metros de altura. La jugada de claro tinte electoral implicó un movimiento inusual de trabajadores, todos operando en un lugar reducido y con el objetivo de que las cosas estuvieran listas para este lunes. La inauguración total del Zeppelin llevará aproximadamente un año más.

Ministerio

El rumor extendido fue que también este martes se haría una especie de inauguración de las nuevas oficinas del Ministerio de Justicia en la ex ESMA, hoy Espacio de la Memoria. La movida motivó un decreto del Poder Ejecutivo de la semana pasada. Por de pronto hubo debate dentro de los organismos de Derechos Humanos, pero la cuestión clave fue que era evidente que la obra no está ni cerca de estar terminada. Para Cambiemos la jugada era de importancia porque el ministerio se ubicaría en el ex Casino de Aspirantes y Cantina, y el edificio se llamará Raúl Alfonsín. Es decir que encajaba bien con un mensaje a los radicales del oficialismo, ya muy golpeados.

Gabriela Alegre de la Asociación Buena Memoria hizo público el rechazo a la utilización de la ex ESMA para cuestiones electorales y más aún con una obra inconclusa. "Repudiamos el uso de un espacio como este para hacer un acto electoral. Y más todavía cuando se trata de quienes agredieron a Madres y Abuelas ya la memoria de nuestros desaparecidos durante toda su gestión", señaló Alegre.

Valores

En toda la publicidad y en los actos inaugurales, el presidente sugiere que las obras durante el kirchnerismo no se hicieron, fueron más caras o tardaron más. Los dirigentes del STV y de la Fepevina, las dos organizaciones de los trabajadores de Vialidad, señalaron con mucho detalle que las obras se encarecieron de manera brutal y las demoras terminaron siendo inauditas. En el argot de la construcción vial se habla de "redeterminaciones", que es el mecanismo por el cual la empresa constructora puede pedir un aumento cada vez que el índice de la construcción aumenta un 10 por ciento.

La Fepevina estableció cuántas redeterminaciones hubo durante el macrismo. Son aumentos que, en general, reciben todas las constructoras de todas las obras. Los datos son asombrosos: cinco en 2016; seis durante 2017; diez durante 2018 y cuatro en lo que va de 2019. En la Ruta Nacional 8, en la que Macri inauguró siete kilómetros, la licitación original fue por 550 millones y el valor actual es 4.510 millones. Se calcula que la ejecución de la obra está en el 60 por ciento y el plazo de finalización es noviembre de 2019. Es obvio que no se terminará para esa fecha y no es difícil calcular que los valores van a estar en cerca de 8.000 millones, casi 20 veces más de lo previsto. Aún así, gran parte de la obra está paralizada. El STV denunció sobreprecios en un rediseño del tramo IIB (se dividió en nueve toda la obra) de la Ruta Nacional 8, que construye Iecsa, la empresa que fuera del Grupo Macri. La construcción está paralizada y lo que se verifica en la actualidad es que el tramo termina en el campo.

La realidad es que la administración Macri no puede exhibir ningún logro económico y por lo tanto en el menú de temas electorales hay muy poco por elegir. En esa situación, la salida elegida fue cortar cintas. Pero el detrás de la escena muestra obras que en verdad están paralizadas en su mayor parte, inauguraciones a las apuradas, circunvalaciones a las que se puede subir pero no bajar y rutas que terminan en campos. "Es lo que hay" deben pensar en la Casa Rosada.

[email protected]



FINANCIAMIENTO

No hay PPP, sólo Estado

Ricardo Lasca, ingeniero y coordinador del Comité Nacional de Defensa del Usuario Vial (Conaduv), denunció que las inauguraciones son “shows marketineros”. Lasca recordó que la Ruta Nacional 7 fue concesionada por el régimen de Participación Pública Privada. “Allí el presidente inauguró tan solo siete kilómetros de una especie de by pass para no atravesar la ciudad de San Andrés de Giles. Debe pensarse que ese corredor tiene 700 kilómetros, de manera que inaugurar siete es una burla. Pero lo que no se dice es que el by pass se construyó con fondos del estado y no con fondos del concesionario que cobra el peaje. En ese corredor se paga peaje desde los años 90. Lo mismo pasa con un pequeño tramo en Chacabuco y lo que se inaugura este lunes de Junin. Todo con fondos del estado. Y lo más grave es que el concesionario es uno de los que tiene el contrato vencido, o sea es un okupa”.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ