"Me pone re loco todo esto", aseguró el Presidente en plena campaña
Macri con Vidal en Junín sin hablar de pobreza
Esta vez, la gobernadora bonaerense se sumó a la marcha, aunque en su entorno las descalifican. Los discursos ignoraron la realidad, incluidas las cifras del crecimiento de la pobreza anunciadas poco antes. Macri volvió a las promesas y a los chistes. 
María Eugenia Vidal y Mauricio Macri en Junín.María Eugenia Vidal y Mauricio Macri en Junín.María Eugenia Vidal y Mauricio Macri en Junín.María Eugenia Vidal y Mauricio Macri en Junín.María Eugenia Vidal y Mauricio Macri en Junín.
María Eugenia Vidal y Mauricio Macri en Junín. 
Imagen: NA

"Mauricio la da vuelta y esto se da vuelta", cantó la multitud guionada en la segunda marcha del "Sí, se puede". El presidente Mauricio Macri se dio otro baño de multitudes bien precintadas, esta vez acompañado por la gobernadora María Eugenia Vidal. Antes habían compartido la inauguración de una ruta (en realidad un pedacito de ruta ), donde el discurso electoral no se diferenció del de gestión. Más temprano, el presidente prometió que si lo reeligen, ahí sí, va a haber más empleo. No hizo alusión a la cifra de la pobreza , esa misma que en su primer año como presidente dijo que iba  determinar su éxito o su fracaso.

La marcha del "Sí, se puede" fue la culminación de un día de promesas y actos. Pese a las diferencias internas, Macri y Vidal llegaron juntos y le dieron la mano a un montón de personas, que estaban detrás de unas apropiadas vallas. La multitud movía banderas argentinas, como en los cacerolazos, y algunas banderas amarillas, el color original del PRO. Vidal, que no había participado de la primera marcha, fue una de las principales oradoras. "Hoy decían que iba a llover. Miren si no se puede dar vuelta", comentó con una sonrisa a prueba de votaciones. 

--No estás sola --le cantaron desde la tribuna. Casi pareció guionado.

"Gracias. ¿Y saben por qué no estoy sola, porque hace algunos años atrás cuando con Mauricio empezamos a recorrer la provincia, nos encontramos con ustedes. Fuimos a cada casa, a cada barrio. Y descubrimos que somos millones. Y somos millones los que vamos a encontrarnos de nuevo el 27 de octubre para decir sí, se puede", arengó Vidal. "Sabemos, porque seguimos escuchando, que falta. Sabemos que hay cosas por corregir. Sabemos que se hace con diálogo", insistió la gobernadora, en cuyo entorno habían dejado trascender que este tipo de marchas sólo sirven para afianzar a los convencidos

"Muchos dicen que esto no se puede dar vuelta. Sabemos de imposibles, como en 2015 y no nos rendimos y por eso estamos acá. Nunca bajamos los brazos y por eso estamos en esta plaza hoy. Lo único imposible es lo que no se intenta", insistió la gobernadora. "Somos el equipo de los que no se dan por vencidos. No por un cargo. Vale la pena darla vuelta porque son nuestros sueños y nuestro futuro. Con ustedes lo imposible es posible. Hagamoslo de nuevo con Mauricio el 27 de octubre", concluyó con tono épico.

Macri siguió en la misma lógica, gritando al micrófono por momentos. "Esta marcha que comenzó el sábado y que va a recorrer todo el país es hombro a hombro. Estamos todos aquellos que no nos resignamos, que de verdad creemos que hay una Argentina con oportunidades para todos", insistió. Nada de los discursos refirió a la realidad económica ni a la cifra de pobreza que comunicaron ese mismo día, horas antes. "Nos une querer cuidar la democracia. Nos une querer vivir en paz. Nos une amar y querer vivir en libertad y que cada uno se exprese y diga lo que piensa. Querer construir y no destruir. Respetar al otro. Querer un futuro mejor para nuestros hijos. Nos une decirle no a la impunidad y que sea la misma ley para todos", enunció Macri una serie de buenas intenciones que no admiten discusión. 

Fue poco lo que refirió de su gestión. "Acá hay cinco barrios que no se inundan más", se reversionó. "No se inunda maaaas", le gritaron del público. "No lo dicen con la cara de loco con la que lo dije la otra vez. Me puse re loco. Me pone re loco todo esto. Estoy loco por este país. Loco de amor", aseguró Macri, quien concluyó: "El primer sí se puede es se puede dar vuelta esta elección".

Poco antes, había protagonizando un acto de gestión también con Vidal y con el intendente de Junín, Pablo Petrecca, del PRO. No hubo distancia entre el discurso de uno o de otro. De hecho, comenzaron cantándole: "Para Mauricio, la reelección". Macri confesó que siempre escucha "Para Mauricio, la selección".  "Y pienso: 'Yo, patadura, jugar en la selección argentina. Se me va a dar'", bromeó el Presidente, quien dijo que los tramos de la ruta 7 (sólo inauguró algunos kilómetros) terminaban con "el abandono de la mala política". "La urgencia pasa por lo económico. Sé que ustedes, la clase media, hicieron un esfuerzo enorme. Especialmente el último año y medio fue muy duro. Sé que necesitamos crecer. Pasada la elección, vamos a volver a crecer, vamos a salir adelante. Va a crecer el empleo, va a mejorar el salario y va a haber alivio en el salario y en el fin de mes", prometió Macri.  "El esfuerzo no fue en vano. La vamos a dar vuelta. Claro que se puede", dijo Macri en el acto que, se suponía, era de gestión.

Más temprano, Macri hizo promesas de lo que hará en su segundo mandato con las pymes. Flanqueado por trabajadores de una empresa de Morón y por el vicepresidente Miguel Angel Pichetto, presentó el proyecto de un programa para eliminar contribuciones patronales durante un año para nuevos empleos y reducir la carga a la mitad en un segundo año. Lo que no explicó es por qué no lo implementa ahora, que está en el gobierno. “Tenemos que dedicar los próximos años a generar trabajo, que es la única forma genuina de salir de la pobreza”, indicó en el único discurso que mencionó la cifra. Se olvidó de mencionar que el desempleo creció en su primer mandato

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ