El 1º de octubre lo acribillaron en Villa Crespo
Excarcelaron a los policías que mataron a un remisero
Romano cae al piso abatido por los policías.Romano cae al piso abatido por los policías.Romano cae al piso abatido por los policías.Romano cae al piso abatido por los policías.Romano cae al piso abatido por los policías.
Romano cae al piso abatido por los policías. 
Imagen: Captura de pantalla

Los tres policías porteños detenidos por la muerte de un remisero recibieron el beneficio de la excarcelación por parte de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional. Se trata de la inspectora Beatriz Manzanelli y la oficial Daniela López, que ya gozaban de arresto domiciliario, y el oficial primero Ramón Pérez, que hasta hoy había estado arrestado en un penal federal. Los camaristas Julio Lucini, Mariano González Palazzo y Magdalena Laiño le otorgaron la excarcelación bajo una fianza de 100 mil pesos.

El 1º de octubre pasado, cerca de las 11:30 de la mañana, Pérez y Manzanelli llegaron en un vehículo policial a Malabia al 900, en el barrio de Villa Crespo, para realizar una citación judicial. Allí se encontraron con López, que estaba en la vereda y se pusieron a charlar. Minutos después, un Volkswagen Polo conducido por el remisero Claudio Romano, frenó detrás del vehículo policial.

Romano trabajaba como chofer para una ART y bajó del auto con manos ensangrentadas y con una navaja. Sin mediar palabra, el remisero atacó a Pérez, que se hallaba al volante del móvil policial, a través de la ventanilla. El efectivo, lesionado en su mano y brazo izquierdos, y en el cuello, logró disparar desde dentro del auto.

En ese momento, Romano pasó delante del patrullero y caminó hacia Manzanelli, quien ya había bajado de la unidad, y recibió los primeros disparos que lo tumbaron al suelo. Segundos más tarde, Pérez le pegó a Romano una patada en la cabeza y más tarde la víctima fue rematada cuando quiso volver a incorporarse. Los policías remataron al hombre cuando ya estaba herido en el piso e intentaba reincorporarse, 52 segundos después de haber caído por los primeros disparos.

Una cámara de seguridad captó el hecho . La autopsia reveló que Romano fue muerto de siete balazos, aunque la abogada María del Carmen Verdú, de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) y quien representa a la pareja de Romano como querellante en el expediente, reveló que los balazos fueron nueve.

Según las fuentes, el remisero recibió la mayoría de los disparos de la cintura para abajo y el disparo mortal fue uno en el pecho que le atravesó los dos pulmones y afectó una arteria del corazón. La Justicia investiga también cómo se produjeron las heridas que Romano tenía previas a los balazos -un corte en una muñeca y dos puntazos en el abdomen-, y si cabe la posibilidad de que hubieran sido autoinfligidas en un intento de suicidio previo.

En la escena del hecho se secuestró la navaja con la que atacó a los policías y que habría sido la que le provocó las heridas. Los tres policías adujeron que dispararon porque vieron al hombre “enajenado" y que no encontraron otra manera de reducirlo porque temieron por sus vidas.

La semana pasada, la jueza en lo Criminal y Correccional 49 porteña, Ángeles Gómez Maiorano, había dispuesto que Manzanelli y López cumpliesen en sus domicilios el arresto por el homicidio de Romano, dado que, de acuerdo a un vocero policial, “ambas son madres de niños chiquitos, lactantes, y ese fue el motivo por el que la magistrada decidió mandarlas a su domicilio". Antes, la jueza había rechazado los pedidos de excarcelación por parte de las defensas, que apelaron y hoy lograron el beneficio de la Cámara.

La excarcelación se produce antes de que Gómez Maiorano resolviera la situación procesal de los tres efectivos, que pertenecen a la comisaría 15 B de la Policía de la Ciudad. A partir de ahora queda dilucidar si los policías actuaron en legítima defensa o si todos o alguno de ellos cometió algún tipo de delito, en el marco de la llamada “doctrina Chocobar”, que alienta el Ministerio de Seguridad de Patricia Bullrich. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ