Reportaje al ministro de Economía de Bolivia Luis Arce Catatora
"Evo cumple lo que promete"
Es uno de los cuadros históricos del gobierno de Morales y un protagonista de la mejora económica y social. Los planes "mientras dure el capitalismo".

Desde La Paz

Luis Arce Catacora es uno de los dos ministros que acompaña al presidente Evo Morales hace más años en el gobierno. Entre junio de 2017 y enero de este año se alejó de la función pública para reponerse de un tumor. Volvió para completar su tarea que había iniciado con el primer mandatario cuando asumió el gobierno en enero de 2006. El funcionario es capaz de dar talleres de capacitación sindical para los mineros como puede caminar hacia el cierre de campaña en El Alto y mimetizarse entre la multitud. Una persona que lo conoce muy bien se cruzó con él y describió que “Iba tocando su tamborcillo entre la gente”. 

--¿De qué se trata el milagro económico boliviano?

-Cada vez que escuchamos eso, decimos: nosotros no creemos en milagros. Detrás de todo esto hay un trabajo de equipo que lo logra. ¿Por qué lo llaman milagro? No sé si fue el Financial Times que empezó con la cuestión o el Washington Post, una cosa así. Bolivia en el pasado era un país donde teníamos uno de los más altos índices de desempleo. En Sudamérica éramos los más pobres de la región con índices que superaban el 38 por ciento de la pobreza extrema. Teníamos un sector indígena-campesino marginado y falta de ingresos en la gente. Eso condujo a una elevadísima informalidad, especialmente en los sectores menos preparados de la sociedad. Adicionalmente se aplicaba el modelo económico neoliberal en nuestro país, que estuvo vigente veinte años y el pueblo pidió un cambio. Como la sabiduría popular decía: los ricos eran cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. Entonces eso desencadenó un movimiento en contra del neoliberalismo.

--¿Y cómo siguió la historia después?

--Se generó todo un movimiento social y luego con la postulación del MAS en 2005 se ganó la elección con el 51 por ciento. Ese año junto con Carlos Villegas, que ya no nos acompaña en este mundo, hicimos el modelo económico. Tuvimos varios retos. Primero debíamos hacer un modelo alternativo al neoliberal que prometía desarrollo, empleo, una serie de cosas que nunca se cumplieron. Pero otra más importante era mostrar resultados casi inmediatamente. Porque por el agotamiento y la desesperación de la gente para salir de la pobreza, era imprescindible que nosotros tuviéramos resultados casi de inmediato y eso era complicado.

--"Bolivia cambia, Evo cumple" es la premisa.

--La característica del presidente Evo es que está cumpliendo todo lo que promete. Por eso en el Ministerio de Economía temblamos cuando el presidente va a declarar algo porque tenemos que cumplirlo. La nacionalización de los hidrocarburos fue fundamental. Para entender lo que está pasando en Bolivia se tiene que entender ese tema. Después de la nacionalización iniciamos el proceso de redistribución del ingreso. Bolivia tenía en 2005 un coeficiente Gini de 0,60 que junto con Brasil, con el 0,61, eran de los más altos. Pero nosotros con todas las políticas de redistribución hemos bajado al 0,47. Es decir, si uno mira qué país redujo más el índice Gini es Bolivia.

--¿En qué otros pilares se apoya el proyecto?

--Recuperar los recursos naturales, distribuir el ingreso con medidas de tipo económico-social como el bono Juana Azurduy contra la mortalidad infantil, donde el niño tiene el cuidado hasta los dos años de vida, como el bono Juancito Pinto cuyo objetivo es reducir la tasa de deserción escolar. Todas las políticas sociales han tendido hacia la redistribución del ingreso. Y el segundo paso que estamos haciendo es diversificar la economía, porque una economía sin diversificar no puede garantizar un proceso revolucionario. Lo que pasó con el estaño y el gas no se repetirá. Ahora con la reforma de la constitución el estado debe tener el 50 por ciento más uno. No tenemos que negociar en condiciones desiguales con el extranjero. Es el caso del litio con una empresa alemana, en el caso del hierro en El Mutún con los chinos.

--A los detractores del gobierno ustedes los rindieron por la evidencia de los logros económicos, ¿Cuál es su interpretación sobre este tema?

--Lo que nosotros hemos demostrado en estos años es que ellos han estado equivocados toda su vida, inclusive en su vida académica. Muchos de los neoliberales fueron presidentes del Banco Central, estuvieron en las privatizaciones, creyeron que el mercado era la verdad absoluta e implementaron las economías de mercado que venían desde Washington a rajatabla. Luego de veinte años nosotros tomamos nota que haciendo las cosas de diferente manera, las estamos haciendo mejor. Ellos tienen que justificar porque en veinte años no han podido hacer las cosas bien.

--La construcción de subjetividad sobre el estado en tanto estado bobo, estado sobredimensionado que los neoliberales siempre instalaron, ¿cómo la enfrentaron ustedes?

--Ese ha sido el combate más duro que hemos tenido, por supuesto. Nos decían dinosaurios, nos decían retrógrados, pero pasó el tiempo y los dinosaurios no fueron tan dinosaurios porque pusimos la economía al servicio del pueblo.

--¿Qué herramientas jurídicas tuvo para llevar adelante la política económica?

--Yo rescato, por ejemplo, la ley de servicios financieros donde a los bancos les dijimos: señores, ustedes el 60 por ciento de sus carteras me lo dirigen a crédito productivo exclusivamente y de vivienda de interés social. Con el 40 por ciento hagan lo que quieran. Hemos avanzado con un decreto en el 2006 de un Banco de Desarrollo Productivo, un banco que financió el micro y pequeño crédito. Con ello hicimos lindas experiencias. Nuestra política fue expansiva sin inflación o con inflación controlada. ¿Por qué está controlada la inflación? Porque hay producción. Un país mientras produce puede controlar la inflación. Empezamos por el lado positivo, si aumenta la demanda, aumenta la producción. Nosotros generamos excedente económico para redistribuir entre la gente y hacer una sociedad más igual. Porque queremos tener una sociedad boliviana más igual, más uniforme, de oportunidades. Bolivia tenía en el 2005 el 65 por ciento de la población en ingresos bajos y ahora es el 62 por ciento de la población que está en ingresos medios.

--Cuando se reúne con los ministros de Economía de los diferentes países del continente ¿cómo cree que perciben sus colegas el progreso boliviano?

--Ellos saben que nosotros estamos mejor, pero nos ignoran, nos hacen de lado porque no les conviene. A la última reunión del Mercosur a la que asistí, pues bueno, de los que podía conversar, con el que más o menos podía hacerlo era con Uruguay. Pero Paraguay, Argentina, Brasil y Chile que estaba presente también, no decían nada, o seguían hablando del mercado. Es muy claro, cuando ellos están preocupados por algo, el ministro de Economía de Bolivia está sonriendo.

--¿Siguen existiendo las presiones para hacer negocios con Bolivia en las condiciones del pasado?

--Siguen existiendo, pero cada vez en menor medida o de una manera menos intensa. Ése es el imperialismo que está dando vueltas por todos lados. Hasta que el capitalismo se extinga no vamos a dejar de ver ese tipo de cosas.

--Así como un diario de EEUU llamó a las políticas del presidente Morales el milagro boliviano, ¿cómo las llamaría usted con sus propias palabras?

--Nosotros hemos puesto la economía al servicio del pueblo, es simple. Escuchar, entender y ejecutar lo que el pueblo necesita y quiere.

[email protected]

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ