170 familias de Grandoli y Gutiérrez recibieron sus escrituras
Una buena noticia para los vecinos del sur
La intendenta dijo que "el Estado tiene que estar al lado de la gente". El gobernador recordó que "había problemas complejos".
Lifschitz y Fein participaron del acto en la escuela Kennedy.Lifschitz y Fein participaron del acto en la escuela Kennedy.Lifschitz y Fein participaron del acto en la escuela Kennedy.Lifschitz y Fein participaron del acto en la escuela Kennedy.Lifschitz y Fein participaron del acto en la escuela Kennedy.
Lifschitz y Fein participaron del acto en la escuela Kennedy. 

Un barrio del sur estigmatizado en su momento por la violencia urbana y el narcotráfico, ayer generó una buena noticia: 170 familias del complejo de habitaciones conocido como Fonavi, de Grandoli y Gutiérrez, recibieron sus escrituras de propiedades. Como dijo una de las vecinas al recibir el título: "Me siento muy feliz, lo estaba esperando hace mucho tiempo, para poder vivir mejor y tener la seguridad de la casa propia". La intendenta Mónica Fein dijo que "el Estado tiene que estar al lado de la gente". El gobernador Miguel Lifschitz acotó: "Sabíamos que había que hacer un trabajo serio, porque había problemas complejos". La regularización dominial ya alcanzó a once mil inmuebles en territorio santafesino.

Ayer al mediodía, la intendenta y el gobernador encabezaron el acto de entrega de 170 escrituras a familias de Grandoli y Gutiérrez en el salón de actos de la escuela primaria "J. F. Kennedy".

La apertura de los discursos estuvo a cargo de Fein: "Si algo nos llena de alegría y de satisfacción con el gobierno de la provincia es lo que pudimos hacer juntos por este barrio. Vinimos muchas veces a esta escuela para seguir soñando porque hubo una decisión política de mejorar la calidad de vida del barrio. También sabemos que queda mucho por hacer. No hay un barrio de Rosario donde no exista una intervención que mejoró la calidad de vida de los rosarinos y las rosarinas".

Y agregó: "En esta oportunidad estamos entregando 170 escrituras, pero ya hemos entregado 700 en este barrio para poder regularizar su situación. Este es un trabajo que venimos haciendo junto a la provincia de Santa Fe para que el espacio no pueda ser ocupado irregularmente o usurpado. Y creemos que el Estado tiene que estar al lado de la gente".

Norma Farías es una vecina que vive hace más de treinta años en Grandoli y Gutiérrez. "Me siento muy feliz, lo estaba esperando hace mucho tiempo, para poder vivir mejor y tener la seguridad de la casa propia", dijo.

Por su parte, Lifschitz aseguró: "Este barrio ha sido muchas veces mencionado por malas noticias. Cuando iniciamos nuestra gestión nos propusimos como una prioridad un trabajo integral en Grandoli y Gutiérrez y en todos los barrios Fonavi de la provincia y entendimos que había que hacer un trabajo serio, porque esto no era solamente hacer una calle o arreglar una vereda, el problema era más complejo. Había problemas urbanos, de servicios, sociales y de violencia y teníamos que abordar todo eso de manera conjunta. Por eso, la experiencia que iniciamos aquí ha sido exitosa".

Entre las acciones realizadas se destacan la refacción y puesta en valor de diez torres y veinte núcleos donde viven casi mil familias, la recuperación y reparación de viviendas y locales comerciales, la mejora de espacios públicos y la inauguración de la Plaza de la Solidaridad. Asimismo, se recuperó y remodeló el emblemático Centro Comercial Sánchez de Thompson, refaccionando y mejorando más de veinte locales.

El secretario de Estado del Hábitat, Diego Leone, recordó que primero se relevaron las viviendas del Fonavi en distintos barrios para determinar su situación dominial, se recopiló la documentación necesaria, se avanzó con los convenios de pago correspondientes, y, luego de brindar el asesoramiento a los propietarios, se logró escriturar 11 mil inmuebles.

"Estamos saldando una vieja deuda con los vecinos y poniendo fin a una problemática que tuvieron las casas construidas por el Estado hasta hoy. En el pasado, los gobiernos entregaron viviendas sin sus escrituras, lo que generó grandes problemas", remarcó Leone, y aclaró que "se cambió la lógica y, ahora, las familias que aún adeudan cuotas reciben su escritura con hipoteca, la cual se levanta al momento de saldar el valor total del inmueble".

La escritura es el documento legal que otorga seguridad jurídica a las familias y les brinda la posibilidad de vender, transferir y heredar el inmueble, usarlo como garantía y solicitar servicios.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ