Reunió al Consejo del que participarán figuras como Carlotto, Pérez Esquivel y Tinelli
Fernández convocó a la epopeya de derrotar el hambre
Convocó a una amplia mesa de dirigentes y personalidades que harán un seguimiento del Plan Nacional contra el Hambre, que esperan poner en marcha de inmediato.
Alberto Fernández covocó al Consejo en sus nuevas oficinas de Puerto Madero.Alberto Fernández covocó al Consejo en sus nuevas oficinas de Puerto Madero.Alberto Fernández covocó al Consejo en sus nuevas oficinas de Puerto Madero.Alberto Fernández covocó al Consejo en sus nuevas oficinas de Puerto Madero.Alberto Fernández covocó al Consejo en sus nuevas oficinas de Puerto Madero.
Alberto Fernández covocó al Consejo en sus nuevas oficinas de Puerto Madero. 

El próximo gobierno busca dejar en claro que una de sus prioridades será erradicar el hambre en el país. Por eso, el 11 de diciembre -es decir, al otro día de asumido-, pondrá en funciones el Consejo Federal Argentina Contra el Hambre, encargado de monitorear la aplicación del plan nacional que se presentó durante la campaña. Así quedó establecido en la amplia mesa reunida en las nuevas oficinas del presidente electo Alberto Fernández, en Puerto Madero. De Estela Carlotto a Marcelo Tinelli, de Adolfo Pérez Esquivel a Narda Lepes, de la CGT a la CTEP, de la UBA a la UCA, de la Sociedad Rural a Cáritas, todos participaron del cónclave y se comprometieron a aportar lo suyo para terminar con lo que se consideró un flagelo. Dada la amplitud de la convocatoria, Fernández afirmó que "no será el plan de un gobierno sino de toda la sociedad". "Esta va a ser la epopeya de todos los argentinos", definió.

"Un chico mal alimentado en el comienzo de su vida es un chico que rinde menos en el futuro. Estamos en un tiempo donde el conocimiento hace rica a las sociedades y nosotros necesitamos tener argentinos que puedan asumir el compromiso del futuro", explicó el presidente electo al inicio del encuentro. "Nos atormentamos cuando aparece la desnutrición en el norte argentino, pero la desnutrición está a la vuelta de mi casa. Tenemos que cambiar la estructura argentina, si nosotros seguimos haciendo lo mismo vamos a tener los mismos resultados", señaló Fernández. 

En más de una ocasión, el futuro presidente remarcó que el plan "debe ser con todos", y puso el ejemplo de la cocinera Narda Lepes, quien a través de un amigo común le comunicó que quería sumarse. Fernández, sin embargo, pidió "que nadie se haga dueño de los éxitos, que sea un éxito de la Argentina: no pretendo que piensen como yo, pero sí que quieran la misma Argentina que yo".

Convocada a las 11, los invitados comenzaron a llegar a las oficinas de Fernández unos minutos antes. Más cómodas y espaciosas que las anteriores de San Telmo, además dan la posibilidad de entrar también por auto directamente al estacionamiento, como hizo Tinelli. Si algo marcó el encuentro fue su amplitud. Además de los referentes ya mencionados, participaron Héctor Daer (CGT), Agustín Salvia (Observatorio de la Deuda Social de la UCA), Sonia Alesso (Ctera), Esteban “Gringo” Castro (CTEP), Carlos Tisera (Cáritas), Daniel Funes de Rioja (Copal), Carlos Vila Moret (Sociedad Rural), Bernando Affranchino (Aciera), Carlos Achetoni (Federción Agraria), Roberto Baradel (CTA) y Antonio Aracre (Syngenta), otros representantes empresariales, sindicales, de organizaciones sociales y de la sociedad civil. 

Estos referentes de distintos sectores de la sociedad más algunas personalidades interesadas y con expertise en la materia, serán los encargados de monitorear que el plan se ponga en marcha y de realizar un testeo de los objetivos. Por ejemplo, existirá un observatorio donde se hará un seguimiento del peso y de la talla de todos los chicos que asistan a comedores escolares. La iniciativa Plan Argentina contra el Hambre fue presentado el 7 de octubre pasado en la Facultad de Agronomía. Ya entonces había sido planteado como una prioridad para la próxima administración, que espera que la iniciativa se convierta en una política de Estado y trascienda los gobiernos.

El diputado Daniel Arroyo, quien suena como futuro ministro de Desarrollo Social, detalló qué se lanzará el 11 de diciembre. "El plan tiene varias partes: una está vinculada a la canasta básica de alimentos y otra a los problemas de malnutrición", aclaró. "Hambre es comer salteado, un mate cocido y un pedazo de pan a la noche. Se pasó una línea que no se puede pasar en Argentina, hay malnutrición", explicó Arroyo. Destacó que las figuras que participen trabajarán "ad honoren" y que tendrán la misión de "hacer un seguimiento del plan", ya que "el hambre es un combustible para el aumento de la pobreza y para el endeudamiento de las familias". 

En la larga mesa de trabajo, Fernández estuvo flanqueado por Carlotto y Salvia de un lado y Arroyo y Tinelli del otro. También participaron algunos dirigentes que muy posiblemente cumplen un rol importante en la futura política social como la legisladora platense Victoria Tolosa Paz y el ministro tucumano Gabriel Yedlin. Cada uno de ellos fue exponiendo sobre la iniciativa.

Además de la conformación de este amplio Consejo Federal, el Plan contra el Hambre comprende varios ejes que la próxima gestión espera poner en marcha con la máxima urgencia. Entre los puntos principales figuran el acceso a la canasta básica de alimentos, otorgándole a los Precios Cuidados un estatus de ley. También tiene un carácter principal la creación de un lista alimentaria de productos saludables que se pactará con productores locales para distribuir a precios accesibles lácteos, carnes, verduras y frutas. 

En el Congreso ya camina el proyecto para aprobar una ley de Góndolas, para garantizar que ningún fabricante de alimentos pueda acaparar más del 30 por ciento de la oferta de un producto, de manera de garantizar la competencia. Es una idea de la CTEP que tomó Sergio Massa. Se establecerá también un Programa Nacional de Seguridad Alimentaria que incluirá que el Estado adquiera productos frescos a sectores de la economía social, de la agricultura familiar y a las micro y pequeña empresa, con el doble propósito de acceder a alimentos a buen precio y garantizar el sustento de estos sectores que suelen quedar al margen de las cadenas de comercialización.

Estela Carlotto comentó que una organización como Abuelas podia colaborar en la búsqueda de alternativas a la actual emergencia. "El pueblo tiene que solucionar con urgencia la falta de alimentos", remarzó. Por su parte, Tinelli, que en algún momento del período preelectoral amagó con lanzarse a alguna candidatura, comentó que desde hacía tiempo que venía siguiendo la realidad del país y consideró "un crimen" que en un país productor de alimentos se pase hambre. "Se trata ni más ni menos de cuidar al otro y pensar en él", dijo. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ