Lo hará el jueves, junto a una comisión de "solidaridad"
Grabois viaja a Bolivia: "Si los gobiernos no hacen nada, nosotros tenemos que hacerlo"
Una comitiva integrada por dirigentes sociales y de derechos humanos irá al país vecino a difundir información y recibir denuncias de la represión y las violaciones a la ley del gobierno de facto que encabeza la autoproclamada presidente Jeanine Áñez.
El viaje se anunció en una conferencia de prensa en Piedras 370, sede del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj)El viaje se anunció en una conferencia de prensa en Piedras 370, sede del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj)El viaje se anunció en una conferencia de prensa en Piedras 370, sede del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj)El viaje se anunció en una conferencia de prensa en Piedras 370, sede del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj)El viaje se anunció en una conferencia de prensa en Piedras 370, sede del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj)
El viaje se anunció en una conferencia de prensa en Piedras 370, sede del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj) 
Imagen: Bernardino Avila

"Si los gobiernos no hacen nada, los pueblos tenemos que hacerlo". Así graficó el dirigente Juan Grabois el anuncio del viaje de una comisión de solidaridad con el pueblo boliviano, integrada por dirigentes de organizaciones sociales y de derechos humanos. "Bolivia está bajo un gobierno de facto, una dictadura cívico militar y ha impedido comunicaciones para saber qué es lo que está sucediendo. Por eso es fundamental la tarea que vamos a hacer", destacó Grabois acompañado por alguno de los dirigentes que viajarán. "A las compañeras de pollera se les ha faltado el respeto al igual que a la Wiphala", aseguró Marisa Llanos Cruz, descendiente de boliviano migrantes que se afincaron en Argentina. 

"Estamos tratando de suplir la bochornosa posición internacional de la Argentina. Queremos mostrarle al mundo que no estamos de acuerdo en lo que hace nuestro gobierno que es avalar tácita o explícitamente la dictadura", señaló a PaginaI12 Grabois una vez finalizada la conferencia de prensa. El golpe de Estado que obligó a renunciar al presidente Evo Morales derivó en un gobierno débil que se vale de la violencia para mantenerse una supuesta gobernabilidad, apuntada fundamentalmente contra los pueblos originarios y sus organizaciones. "No solo hubo un golpe, ahora hay una dictadura cívico militar en Bolivia que tiene que terminarse rápidamente no solamente por los bolivianos, sino por todos los latinoamericanos. Por la carta democrática del Mercosur y por la seguridad nacional de nuestro país, no podemos tener una dictadura en nuestra frontera y quedarnos callados", agregó el dirigente social. 

La comisión está integrada por el abogado y referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Marisa Llanos Cruz y Marianela Navarro  del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), la abogada e integrante del Frente Patria Grande Gabriela Carpinetti, Pablo Graciarena de la organización Xumek, Cristina Livitsanos de la Asociación Americana de Juristas, Leo Pérez Esquivel de APDH, Pablo Pimentel de APDH La Matanza, Ismael Hall de CORREPI, Carlos Zaidman de la Asociación Ex Detenidos y Desaparecidos, Mario Andrés Lopez de la APDH Nacional, el ex juez de La PLata Luis Arias, Natalia Zaracho, dirigente del Movimiento de Trabajadores Excluidos, y Victoria Freire, socióloga y directora del Observatorio de Género y Políticas Públicas, entre otros. Una vez en Bolivia mantendrán encuentros con la Defensoría del Pueblo y con distintas iglesias, donde se encontrarán con familiares y víctimas de la violencia estatal desplegada a partir del golpe de Estado.

Con una bandera de Bolivia en la mesa y una gran Wiphala sostenida por militantes detrás, Marisa Llanos Cruz apuntó que con el viaje querían "trasmitirles a los campesinos y trabajadores de Bolivia que no están solos. Los que hicieron el golpe quieren eliminar la Whipala que representa a los pueblos originarios y nuestros símbolos", y agregó que "no dejamos de lado la bandera de Bolivia. Pero es cierto que nos colonizaron y nos dieron banderas de Argentina, de Brasil, de Paraguay, de Bolivia, pero los hermanos de los pueblos originarios siguen en nuestras tierras y los tienen que respetar". La militante del FOL, con la voz quebrada por la emoción, apuntó que "fundamentalmente vamos para decirle al pueblo boliviano que no están solos. El pueblo argentino se ha movilizado apoyándolo y ahora vamos a viajar", y recordó que "a las compañeras de pollera bolivianas se les ha faltado el respeto y también a la Wiphala".

A su turno Carpinetti, explicó que parte de su tarea será "elaborar un registro de denuncias", del que publicarán el método en estos días para masificarlo.  "El mayor problema es que ni siquiera hay garantías para quienes quieran denunciar violaciones a los derechos humanos. Si querés denunciar te persiguen", denunció la abogada. La presidenta de la APDH, María Elena Naddeo, aseguró que "hay una avanzada represiva muy grave en todo el continente de la mano de gobiernos que le dan más impunidad a las fuerzas represivas". El integrante de la Asociación de Detenidos Desaparecidos, Carlos Zaidman, también señaló que "sabemos que cuando viene un Golpe de Estado de estas características en la región no viene solo ni aislado, por eso es fundamental organizarse y visibilizar lo que sucede rápidamente".

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ