Veinte años de prisión por once ataques a mujeres
El destino de un abusador serial

Pablo Nicolás Barreto se reconoció autor de una seguidilla de once abusos sexuales y robos cometidos en la primera mitad de este año. Y por eso ayer, en juicio abreviado, un tribunal avaló el acuerdo entre defensa y fiscalía; y lo condenó a cumplir 20 años de prisión por robos, abusos sexuales (dos con acceso carnal), exhibiciones obscenas y privación ilegítima de la libertad agravada por amenazas. Había sido detenido en mayo al cabo de una cascada de denuncias que formulaban patrones y descripciones comunes respecto del atacante.

La fiscal Nora Marull (foto), de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, había fijado en la imputación de julio pasado que Barreto, de 24 años, "estudiaba los lugares y las personas" que luego atacaba. Y enumeró los reconocimientos realizados por víctimas, exámenes forenses y la moto descripta en cada hecho como las evidencias que evaluaron los jueces Héctor Núñez Cartelle, Trinidad Chiabrera y Román Lanzón.

La saga delictiva que ayer se ventiló en el Centro de Justicia Penal fue la siguiente: 

* 9 de enero: en un local de Buenos Aires al 3400 una joven "fue obligada a meterse en el baño, (Barreto) le ató las manos y pies con precintos y tras robar 1500 pesos de la librería, le pidió que se bajara el short. Ella le rogaba que no le hiciera nada. Se sentó en forma de bollo" y el agresor practicó exhibiciones obscenas frente a ella, contó Marull.

* 21 de marzo: Barreto increpó en cuatro ocasiones a una mujer en la calle, y en una le dijo: "Ya te voy a agarrar". Luego, "ella corrió, se torció el tobillo" y la amenaza no fue consumada.

* 15 de abril: a las 13 "entró al comercio de productos de limpieza de Rodríguez al 1200, donde le dijo a la empleada que era un hecho de robo, la amenazó y la dirigió al pasillo que da al baño; la ató y le robó dinero y el celular". Le pidió que se baje los pantalones, pero la chica gritó para defenderse.

* 14 de mayo: atacó al mediodía en Pasaje Blanque y Mitre. La víctima subía a su auto cuando el agresor le exhibió un arma y le dijo que se corriera al asiento del acompañante, entonces la forzó a a practicarle sexo oral.

* 20 de mayo: a las 19 entró a la librería de Sarmiento al 4300 como un cliente. "Hizo preguntas para luego decir que se trataba de un robo. A la empleada, de 19 años, la hizo meterse adentro, le colocó precintos y le provocó lesiones. Tomó la plata de la caja, le dijo que se bajara la calza y abusó de ella bajo amenaza de ahorcarla". 

* 6 de junio: intentó asaltar un comercio en Virasoro y Suipacha. La víctima se defendió, forcejearon y Barreto desistió.

* 10 de junio: robó en un local de Mitre y Casablanca, donde ató a la víctima de pies y manos para abusar de ella. Depuso su accionar al escuchar un ruido y se llevó dinero.

* 24 de junio: entró a robar en un local de Uruguay al 1100, le pidió un beso a la comerciante y "que le muestre los senos". 

* 26 de junio: asaltó a mano armada un negocio de Londres al 3300, tomó entre 5 y 6 mil pesos y ejerció violencia sobre la víctima.

* 27 de junio: en una veterinaria de San Nicolás al 300 preguntó por un producto, se fue y volvió para pedir sacar una foto a una colchoneta. Cuando la comerciante se agachó, la amenazó con un arma. "Dame todo porque me pongo loco", le dijo. Cuando ella le entregó la plata, la llevó a la habitación, la golpeó, la ató con los cordones y la tocó por debajo de la ropa. Cuando intentó violarla, ella logró zafar, agarró una tijera y lo echó.

* 10 de julio: entró armado a una juguetería de España 3800, donde pidió la plata de la caja, pero como el local recién abría, solo se llevó 100 pesos de la chica y su celular. También, se llevó dos juguetes de alrededor de 5000 pesos, que fueron encontrados en una de las viviendas allanadas. 

Cuando lo detuvieron, se indicó que en los procedimientos también se encontraron prendas de ropa descripta por las víctimas y el casco que las víctimas describieron con una calcomanía en la parte de la nuca. Ayer, la fiscal Marull destacó la "inmediatez para darle respuesta a las víctimas", quienes salieron angustiadas del Centro de Justicia Penal.

La detención e imputación del acusado se dio después de que el 11 de julio pasado, cuando ya circulaba el identikit de la persona que estaba siendo buscada, fuera arrestado un hombre de 33 años que no había sido reconocido por ninguna de las denunciantes. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ