El Gobierno anunció que subirá el valor de las remuneraciones y sumará 400 becas nuevas

Aumento progresivo para becas del Conicet

Santiago Cafiero señaló la importancia de “reparar las deudas que se venían gestando durante los cuatro años de abandono y desprestigio de la ciencia y hacia nuestro científicos".
Imagen: Presidencia de la Nación

El gobierno nacional aplicará un aumento progresivo de más de 15 mil pesos para becarias y becarios del Conicet, cifra que en junio elevará a 45.430 pesos el monto de las becas doctorales (hoy es de 29.817 pesos) y a 54.833 pesos las postdoctorales (en la actualidad cobran 36.752 pesos). El anuncio fue realizado por el ministro de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza, quien anticipó además el lanzamiento de 400 becas extras que se sumarán a las hoy existentes. Salvarezza estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien señaló la importancia de “reparar las deudas que se venían gestando durante los cuatro años de abandono y desprestigio de la ciencia y hacia nuestro científicos”, en referencia a la política del gobierno de Mauricio Macri.

Ante el anuncio, Mariana Frega, integrante del colectivo Jóvenes Científicos Precarizados (JCP), le dijo a PáginaI12 que se trata de “una buena noticia”, pero recordó que ellos vienen reclamando “no sólo por los salarios, que están por debajo de la línea de pobreza, sino también porque no cobramos aguinaldo, no nos hacen los aportes jubilatorios y tenemos dificultades serias para las licencias por enfermedad o por maternidad”.

Desde ATE Conicet La Plata celebraron el anuncio y destacaron la respuesta positiva a los reclamos de los trabajadores y las nuevas perspectivas para “el sistema de CyT” en el país, tras los años de abandono y desprecio a los científicos.

Al hacer el anuncio, el ministro Salvarezza sostuvo que las medidas que favorecen a becarias y becarios del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica tienen por objetivo “incentivar nuevamente la capacitación científica en el país” y frenar la fuga de científicos producida desde fines de 2015. “Las becas anteriores desalentaban a acercarse al mundo de la ciencia. Tuvimos cuatro años de declive de la actividad científica, pero hoy estamos dando los primeros pasos para poner a la ciencia de pie”.

El ministro dijo que los aumentos son posibles por la decisión del gobierno de incrementar el presupuesto para la actividad. Estimó que se trata de una partida de 900 millones de pesos anuales que significarán “un esfuerzo importante en una Argentina que está en plena emergencia”.

Para el ministro, la medida es también “un mensaje” a toda la comunidad científica, que “fue denostada y estigmatizada por la gestión de Macri”. Agregó que lo que busca el Gobierno es “que vuelvan a tener confianza y que los jóvenes vuelvan a creer que es posible hacer ciencia en nuestro país y contribuir al desarrollo y bienestar de la sociedad”. Apeló a una frase corriente que resume la idea: “Queremos que sepan que el destino de ellos no es Ezeiza, que se queden en Argentina”.

Consultado sobre si hubo en los cuatro años de gobierno de Macri algún incentivo para repatriar a los científicos argentinos que desarrollan sus investigaciones en el exterior, explicó que aunque no se cerró oficialmente ese programa “las condiciones de investigación fueron degradas a tal nivel que nadie quería regresar”. Marcó la diferencia con lo ocurrido durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, en los que “volvieron 1300 científicos”.

“En estos cuatro años, muy poquitos retornaron al país porque el sistema era expulsivo”, precisó el ministro. Por su parte, Santiago Cafiero destacó que con las medidas anunciadas se están cumpliendo “los compromisos asumidos durante la campaña de otorgarles más herramientas y más visibilidad a las áreas científicas y tecnológicas”.

Salvarezza dijo que se reunirá con autoridades de la AFIP “para que se les reintegre el 30 por ciento del impuesto País a los científicos, ya que no están alcanzados por ese impuesto”.

“Celebramos el anuncio realizado por el gobierno nacional. Luego de cuatro años de pérdida del poder adquisitivo en los salarios de les trabajadores del Estado Nacional, de la reducción en los ingresos, recortes de becas y de una dura pelea dada para evitar mayores daños al sector de Ciencia y Tecnología. Notamos un cambio positivo en sentido de dar respueta a los reclamos y esperamos que sea el primer paso de todos los necesarios para generar mejores perspectivas para el sistema de Ciencia y Tecnología tendiente a hacerlo nuevamente viable”, aseguraron desde ATE Conicet de La Plata.

Mariana Frega, integrante de la comisión de Jóvenes Becarios Precarizados, le recordó a PáginaI12 que el reclamo salarial “viene de larga data, sobre todo en los últimos años, pero siempre han sido de los ingresos más bajos, por debajo de la línea de pobreza”. Además, “dentro de la reivindicación salarial están los reclamos para las mejoras laborales de los investigadores en formación y los becarios en particular, como es el caso del aguinaldo que no tenemos y de los aportes jubilatorios para futuro”.

Precisó que ellos pasan “entre cinco y siete años trabajando en nuestros proyectos de investigación, en universidades e institutos, con salarios bajos y sin reconocimiento de aportes y aguinaldos”. Otro de los problemas es que los aumentos “están atados a la paritaria nacional como trabajadores del Estado, con lo cual muchas veces teníamos que ir a pelear para que nos reconocieran los incrementos salariales movilizándonos al ministerio porque no se nos daban de manera automática”. Consideró que “está bien la decisión que se ha tomado, aunque todavía no nos queda muy claro cómo se va a dar la progresión del aumento, porque la medida es muy reciente”.

 

En diciembre pasado, en el Congreso Nacional, los becarios y becarias presentaron un proyecto de estatuto, para que todas esas cuestiones se conviertan en normas que garanticen sus derechos laborales. “Lo que queremos es terminar con la idea de que los becarios somos estudiantes crónicos cuando estamos cumpliendo horarios y tareas que el Conicet nos exige y que son parte de nuestro trabajo”. Insistió en que hay “una serie de situaciones por resolver que son importantes, más allá de la importancia que tiene lo salarial, que por lo bajo de nuestros ingresos a veces se torna en una situación dramática para muchos. A veces, sólo pueden continuar como becarios los que tienen una situación de privilegio y no necesitan de otros ingresos, porque tenemos dedicación exclusiva” y no pueden tener otra ocupación laboral.

 

 

 

 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ