El comisario Mauricio Andersen está cuestionado por su actuación durante el asesinato de Fernando Báez

La Bonaerense revocó la licencia del secretario de Seguridad de Villa Gesell

Andersen asumió en el cargo en mayo pasado. Andersen asumió en el cargo en mayo pasado. Andersen asumió en el cargo en mayo pasado. Andersen asumió en el cargo en mayo pasado. Andersen asumió en el cargo en mayo pasado. 
Andersen asumió en el cargo en mayo pasado.  
Imagen: El Fundador

Mauricio Andersen, el secretario de Seguridad de Villa Gesell, fue cuestionado por la inacción policial la noche del viernes pasado, cuando se produjo el asesinato de Fernando Báez Sosa. El funcionario es comisario inspector de la policía bonaerense y había pedido licencia para asumir su cargo en mayo del año pasado. El ministro de Seguridad de la provincia, Sergio Berni, revocó ahora la licencia, por lo cual Andersen, quien todavía no recibió la notificación oficial de la medida, deberá decidir si sigue en Villa Gesell o si vuelve a la fuerza policial.

Las críticas se multiplicaron contra Andersen por la nula presencia de efectivos en la zona de la avenida 3, donde frente al boliche Le Brique se produjo el asesinato de Báez. Recién cinco días después del crimen se clausuró el local y se labró un acta de infracción contra otro local, en operativos que fueron supervisados por el propio Berni.

Antes de trasladarse a la costa atlántica, Berni revocó la licencia de Andersen, sobre quien pesa un pedido de interpelación de los legisladores locales de Cambiemos, instancia que podría esquivar si resigna su cargo y vuelve a la Bonaerense. Sin embargo, en La Plata tiene pendiente un juicio por sus supuestos vínculos con una banda de ladrones en General Belgrano. La causa fue elevada a juicio a fines de noviembre pasado y se lo acusa de "supuesto incumplimiento de la obligación de promover la persecución y represión de los delitos".

 

El comisario devenido secretario de Seguridad de la ciudad balnearia está imputado junto con otros dos hombres, a los que se acusa de "robo doblemente agravado por el uso de armas, en despoblado y en banda, en concurso real con privación ilegal de la libertad", en jurisdicción de la comisaría que presidía en General Belgrano. 

El primer caso que se le imputa ocurrió en 2013, cuando un productor agropecuario denunció el robo de 5 mil dólares, producto del robo de dos caballos de polo. A pesar de aquella acusación, el intendente Gustavo Barrera lo convocó para sumarse al gobierno de Villa Gesell hace ocho meses. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ