Movilizaciones frente al Congreso y en Plaza de Mayo

Dos marchas contra el FMI: "La deuda es con el pueblo"

Imagen: Sandra Cartasso

Mientras dentro del Congreso el ministro Martín Guzmán hilvanaba los detalles del proyecto de reestructuración de la deuda, afuera cientos de personas se movilizaban en diferentes puntos de la ciudad en rechazo a la llegada de la nueva misión del Fondo Monetario Internacional. Las protestas contra el FMI se organizaron alrededor de dos marchas: la primera, protagonizada por los movimientos de la economía popular, desembocó en la Plaza del Congreso y tuvo como eje el acompañamiento al gobierno nacional y la aseveración de que "la deuda es con el pueblo"; la segunda, organizada por agrupaciones de izquierda, se realizó en Plaza de Mayo y tuvo como principal bandera la ruptura con el FMI y el no pago de una deuda que consideran "ilegítima".

"No podemos pagar la deuda externa porque todavía tenemos pendiente una deuda interna en nuestro pueblo argentino. Tenemos una deuda con nuestras mujeres, con nuestros niños, con nuestros jubilados. Hoy la prioridad es ver cómo combatimos el hambre en la Argentina, y aquí estamos. Porque los movimientos sociales somos parte de la solución", arrancó, subida al escenario que los movimientos sociales levantaron frente al Congreso, Norma Morales, de Barrios de Pie. Debajo, los militantes de numerosas organizaciones sindicales y populares, como la Corriente Clasista y Combativa (CCC), el Frente Popular Darío Santillán, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), aplaudían y silbaban. La manifestación, que comenzó con una marcha que partió de 9 de Julio e Independencia y terminó en la plaza del Congreso, fue organizada por la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) bajo el lema "Fuera el FMI, la deuda es con el Pueblo".

"Estamos acá porque nos convoca el rechazo a los objetivos de la misión del Fondo, porque no creemos que la deuda se pueda pagar con ajuste y con hambre. Es importante que el Gobierno logre impulsar una negociación que no perjudique a los sectores populares porque cada acuerdo pasado con el Fondo fue en detrimento del tejido social", explicó a PáginaI12 Gildo Onorato, referente de la UTEP y presidente de la Federación de Cooperativas de Trabajo Evita. "Está claro que hay que entablar una negociación, pero no puede ser a costa del pueblo argentino y por eso estamos acá", sintetizó Onorato. Mientras tanto, de fondo se escuchaba un tema de La Renga a todo volumen y, sobre el escenario, pululaban referentes de los movimientos populares --como Esteban "Gringo" Castro, Emilio Pérsico, Juan Carlos Alderete-- así también como ex funcionarios kirchneristas y dirigentes sindicales, como el dirigente de la CGT y jefe del gremio de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid.

"También le queremos decir al Fondo que vamos a investigar la deuda que contrajo Macri. De los 44 mil millones de dólares que el Fondo prestó, 37 mil millones se fugaron", declaró, a los gritos, el diputado y dirigente de la CCC Juan Carlos Alderete. Durante el acto, los referentes de los movimientos populares hicieron hincapié en que los verdaderos acreedores eran los sectores más vulnerables y en que "el hambre no puede esperar, que espere el Fondo". También se pidió por la libertad de Milagro Sala y de todos los presos políticos y se destacó la unidad lograda entre los movimientos sociales y las organizaciones sindicales. 

Mientras tanto, a menos de 20 cuadras, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores Unidad (FIT U) convocó otra marcha. "Realizamos una marcha alternativa a la de las organizaciones oficialistas para enfrentar el saqueo de la deuda, porque es imposible pagarla sin ajustar a las mayorías populares ni meterles la mano en el bolsillo otra vez a los jubilados. Renegociar la deuda es un rescate a los especuladores que se la fugaron: el camino de la ruptura con el FMI es el único que se impone para defender el futuro", repitió el diputado nacional y ex candidato presidencial del FIT Nicolás Del Caño.

"Yo quisiera que el FMI no estuviera acá. Y quisiera no pagar la deuda. Pero hay una negociación en marcha y la vamos a respetar. Pero de ninguna manera la deuda la vamos a pagar con el hambre el pueblo", dijo el titular de la UTEP, el "Gringo" Castro, cuando ya estaba finalizando el acto de las organizaciones sociales y sindicales. "Estamos en un punto de inflexión, seguimos sufriendo las consecuencias del hambre y la falta de trabajo. Pero pensemos que si logramos construir la unidad durante la resistencia al macrismo, mucha más unidad vamos a conseguir durante este avance popular que estamos llevando a cabo."

Informe: María Cafferata.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ