Tras su visita a la provincia

Daniel Arroyo sobre la crisis de desnutrición en Salta: “estamos en medio de la emergencia”

El ministro de Desarrollo Social afirmó que "es central" resolver el problema del agua potable para salir de la situación actual, luego de que se contabilizara el octavo niño wichi fallecido. El funcionario subrayó que en Bolivia se pudo encontrar una solución a la situación, por lo que reflexionó que no se llegó a estas instancias por "cuestiones técnicas" sino "por voluntad política".

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, lamentó la muerte de una nueva niña en una comunidad wichí de la provincia de Salta a causa de deshidratación y desnutrición, y aseguró que “dentro de poco tiempo van a estar en funcionamiento” alrededor de 20 pozos de agua que ayudarán a resolver la “situación muy crítica” en que viven esas familias.

“Lo que hay que resolver es el problema del agua (potable), eso es lo estructural”, puntualizó el funcionario durante una entrevista por AM 750 en la que remarcó que desde la cartera que él conduce “estamos metidos en medio de la emergencia”.

Durante la charla, el funcionario reconoció que, a raíz de las muertes anteriores, hace pocos días estuvo en esos parajes donde viven comunidades originarias en zonas del monte salteño. Luego de esas visitas, el ministerio trazó una serie de obras para dar solución al drama.  “Yo sentía que se estaba estabilizando la situación, pero falleció una nena”, reconoció.

La muerte de la niña ocurrió ayer en el Hospital de Santa Victoria Este. Tenía un año y once meses y era miembro de una familia de la comunidad Santa María, en el departamento Rivadavia. Su caso fue detectado durante un de los rastrillajes sanitarios que se realizaron en la zona a partir de las muertes anteriores.

El suyo es el noveno caso de muerte de niños en comunidades indígenas de esa provincia y el octavo por desnutrición. Según había precisado el médico César Oviedo a Salta/12, murió por una infección respiratoria pero cuando fue pesada tenía 7,780 kilos, lo que es equivalente a un percentil 3 y representa un grado de desnutrición leve nivel 1.

“Es terrible que hayamos tenido otra muerte”, subrayó Arroyo respecto de ese caso que, obviamente, se vincula con la gravísima situación de vulnerabilidad que padecen quienes viven en el monte de Salta y de otras provincias del norte argentino.

Frente a esta realidad, añadió el ministro, las tareas prioritarias del gobierno de Alberto Fernández apuntarán a “resolver la cuestión estructural de los pozos”, porque una de las raíces del problema sanitario y de malnutrición “es la falta de agua potable”.

Según detalló, a los diez pozos que el conductor televisivo y presidente de San Lorenzo, Marcelo Tinelli, se comprometió a realizar en Salta “hay que agregarle otros siete que tienen financiamiento del Banco Mundial y los va a hacer el Ministerio de Ambiente”.

Además, “hay otros tres que está haciendo el Ejército”, que se suman a los “cien reservorios” para captar agua de lluvia, añadió. “Dentro de poco tiempo van estar en funcionamiento” a pesar de los problemas que enfrentan esas obras, como por ejemplo la distancia entre los parajes y el mal estado de los caminos.

El titular de la cartera social señaló que los costos de esas obras es fundamental porque “el agua es lo que genera todo el resto y lo que, además, va a posibilitar encarar proyectos productivos” en la zona. Según explicó, "al problema de las vías de acceso a esos lugares también los enfrentan los transportes que distribuyen los módulos de alimentos” que el gobierno nacional y la provincia destinan a las familias.

Mientras esto se realiza, el ministerio nacional y el gobierno salteño “prestan asistencia alimentaria y de apoyo primera infancia”. Arroyo destacó que si bien la distribución de la Tarjeta Alimentaria se está expandiendo en toda la provincia, ese sietema “no sirve para las comunidades” que viven en parajes. “Ahí, el tema central es la posta sanitaria y los módulos alimentarios”, explicó.

“La Argentina está en una situación muy crítica”, lamentó el ministro quien, para explicar el grado de complejidad de las obras que hay que realizar, citó como ejemplo lo hecho en Bolivia durante el gobierno de Evo Morales.

Contó que hace varias semanas estuvo en una ciudad de Jujuy ubicada en el límite con ese país y vio cómo el gobierno que por entonces estaba en manos de Evo Morales había dado solución al problema del acceso al agua.

“Si enfrente, en Bolivia (ese problema) se ha resuelto y no se resolvió en la Argentina, quiere decir que el tema no tiene una cuestión técnica tan compleja sino que es un asunto de voluntad política”, concluyó.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ