Coronavirus y exclusión social

Sectores vulnerables reclaman alimentos 

Colectivo LGBT, mujeres cis y trans en situación de prostitución y personas conviviendo con VIH solicitan al Gobierno Provincial y Municipal comida y productos de higiene.
Organizaciones sociales Organizaciones sociales Organizaciones sociales Organizaciones sociales Organizaciones sociales 
Organizaciones sociales  

El colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y trans, además las mujeres (cis y trans) en situación de prostitución y las personas que conviven con VIH se unieron para pedir una respuesta gubernamental ante la necesidad de alimentos y productos de higiene y limpieza. 

La referenta de ATTTA en Salta, (Asociación de Travestis Transexuales y Transgéneros de Argentina), Mary Robles, dijo que están pidiendo ayuda alimentaria y artículos de limpieza ante las circunstancias generadas por la pandemia de coronavirus. 

Robles explicó que tiene una lista de alrededor 40 personas trans que están requiriendo asistencia alimentaria. La mayoría solo trabajaba de manera informal, algunas estaban en situación de prostitución, y ante la cuarentena obligatoria se han quedado sin un ingreso económico. "No puedo creer que el gobierno (provincial o municipal) no tenga mercadería para darle de comer a la gente. ¿Dónde está la contención, nunca se enteraron que existimos?", expresó Robles. 

"La triste realidad de nosotras es que ejercemos el trabajo sexual, somos independientes desde muy chicas. Ahora no se puede trabajar. Hay muchas que vinieron del interior y alquilan, son las que la están pasando mucho peor porque no les alcanza el dinero", explicó Renata Soto, poniéndole voz a las personas en situación de prostitución.

Soto contó que "muchas no salen por la persecusión policial que hay". "Estamos tratando de buscar recursos, el gobierno no nos ha dado nada. Si previo a la cuarentena éramos perseguidas por la policía ahora es peor. Estamos esperando una solución y asistencia por parte de gobierno", expresó.

"Hay compañeras que estaban alquilando y se tuvieron que ir a vivir a casa de otra chica para poder cocinarse y salir adelante", indicó Soto. Manifestó que mediante la solidaridad algunas de ellas están albergando a otras y organizándose ante la precariedad que atraviesan. A algunas se les vence el pago de los alquileres y se están quedando sin vivienda. "El 80 por ciento somos trans y 20 por ciento son mujeres cis trabajando en la prostitución. Las de Capital nos conocemos, después hay chicas que vinieron de Cerrillos, Embarcación, Pichanal y Metán. Como está la situación no pueden ni volver a las casas de sus familias. Pido que el gobierno se solidarice con nosotras", manifestó Soto. 

Soto dijo que solo la Tupac Amaru en Salta les ha colaborado con módulos alimentarios en estos días de cuarentena. Sostuvo que también piden al Gobierno Provincial o Municipal que reparta productos de limpieza "es fundamental para la higiene de una casa y para todo. Hay chicas que no tienen nada. Si no tienen para comer menos para lavandina o detergente". 

Es muy triste la realidad que estamos pasando, les digo a las compañeras que no salgan por la salud y por la policía, pero una de ellas me decía "hermana no tengo qué comer”, relató Soto. 

José Luis Jurado está también reclamando por la asistencia para lesbianas, gays y bisexuales. "Estoy gestionando ante el gobierno y políticos, para conseguir módulos alimentarios y artículos de limpieza", explicó.

Jurado indicó que el colectivo de disidencias sexuales en su gran mayoría está en una situación vulnerable y crítica. Sostuvo que tiene una lista de 20 personas que están requiriendo asistencia urgente ya que trabajaban en la informalidad y se han quedado sin posibilidades de conseguir un ingreso para pagar la comida o los alquileres. 

Hay quienes "están pasando hambre" dijo Jurado. Especificó que hay estudiantes y gente que alquila, algunos y algunas vinieron del interior,  estaban trabajando en la informalidad y les pagaban por horas, ahora ante la cuarentena no pueden generar ningún ingreso. 

"Hay un estilista de Orán que trabajaba por día en una peluquería que cerró, ya no puede trabajar, no tiene un ingreso y debe pagar el alquiler", relató Jurado. Otro compañero, "es taxista, se redujo su trabajo". Otra compañera, "lesbiana con dos hijos trabaja en una panadería por porcentaje y no le alcanza", precisó Jurado.

 Jurado dijo que están "luchando día a día y golpeando puertas" para ver "si alguien" les da una solución o ayuda. "No nos va a solucionar el hambre un bolsón pero es un alivio", expresó. Añadió que hay "mucha gente del colectivo (de disidencias sexuales) desamparada".

El presidente de la Asociación Trébol de Salta y vicepresidente de REDAR (Red de Argentina de personas viviendo con VIH), Joaquín López también se organiza con ATTTA en la gestión de bolsones alimentarios y elementos de limpieza. 

"La mayoría (de las personas con VIH) no tiene un ingreso mensual, trabajan de forma independiente", dijo López. El referente está solicitando 150 bolsones alimentarios para poder entregar a quienes los están necesitando. 

En Salta hay alrededor de 6 mil personas diagnosticadas con VIH. López indicó que solo alrededor de la mitad percibe una pensión no contributiva y que hay muchas gestiones que quedaron frenadas desde el gobierno de Mauricio Macri. "A muchas pensiones les dieron de baja y después quedaron para revisión en Auditoría", señaló.

López precisó que la mayoría de las personas que conviven con VIH tienen solo trabajo informal que ahora no pueden realizar. "Hay personas que no tienen ingresos, que no tienen insumos alimentarios", expresó.

López detalló que solo el 30% de las personas que conviven con VIH tiene obra social y el 70% depende del sistema público donde "no llegan los reactivos CD 4 para control de carga viral y los que hay se reservan para embarazadas, personas con diagnóstico nuevo y también para quienes presentan enfermedades críticas en la etapa de Sida". Precisó que a la demanda por reactivos la retomarán cuando pase el tema de la epidemia por coronavirus. Ahora están esperando la medicación y desde el gobierno se ha dispuesto que les sea entregada en los centros de salud, "respetando el sistema de confidencialidad" para que no tengan que exponerse en los hospitales al tratarse de personas inmunodeprimidas. 

El secretario de la Gobernación, Matías Posadas, dijo a Salta/12 que ya se comunicó con Mary Robles. "Nos acercó las necesidades y estoy gestionando con las areas pertinentes esa ayuda", informó. 

Robles dijo que espera respuestas desde el jueves. También escribió a la Ministra de Desarrollo Social, Verónica Figueroa, pero dijo que no le respondió.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ