El Presidente se refirió al control estatal de la cerealera

Alberto Fernandez: "Así como está, Vicentin va rumbo al precipicio"

También se explayó sobre la deuda. Dijo que busca resolver este tema "para la Argentina" y para que la próxima administración pueda cumplir con obligaciones "razonables" y no con "la locura" que dejó la gestión macrista.
Alberto Fernández.Alberto Fernández.Alberto Fernández.Alberto Fernández.Alberto Fernández.
Alberto Fernández. 
El presidente Alberto Fernández sostuvo hoy que "el único camino" que hay para la empresa Vicentin es la expropiación porque "así como está, va rumbo al precipicio", mientras aclaró que "el planteo que hizo siempre" la compañía es que el Estado "se haga cargo".

"No quisiera que el Estado tenga que intervenir, pero en este caso estamos hablando de un sector sensible de la economía, como el cerealero. Estamos trabajando en defensa del productor que quedó colgado, que nadie le está pagando ni dando respuestas", argumentó el mandatario.

En ese sentido, el jefe de Estado insistió: "Si no nos metemos, estamos favoreciendo la concentración de ese mercado", por lo que enfatizó: "El único camino que tenemos es el de la ley de expropiación".

"El planteo que hizo siempre Vicentin es que el Estado se haga cargo de la empresa. Lo que pretenden es que no lo haga de este modo", aclaró. "No es quedarse con la empresa, es rescatar a la empresa, porque, así como está, va rumbo al precipicio", reiteró Alberto Fernández en LT3, de Rosario.

Según consideró, "la bomba explotó hace tiempo, cuando Vicentin dijo que no podía pagar a los productores, que era imposible cumplir con sus compromisos financieros y se presentó en concurso de acreedores".

"Desde que soy Presidente, los santafesinos me hablan del problema de Vicentin, de la cantidad de productores que dejó colgados sin poder pagarles, de los créditos que tomó y que no se pueden pagar", puntualizó y afirmó que se trata de "un tema que se está estudiando hace tiempo".

Fernández alertó que "la situación se agrava porque nadie pone un centavo en Vicentin y los productores dejaron de confiar".

"La queremos rescatar porque hay sólo siete cerealeras en la Argentina y cuatro son extranjeras", subrayó, mientras señaló: "En un mundo en el que el tema alimentario después de la pandemia se vuelve central, es importante".

"Está muy débil y se puede caer. No sólo se puede caer la cerealera, sino que puede arrastrar a la quiebra a un conjunto de empresas", advirtió y destacó su "respeto" hacia la "propiedad privada".

El Presidente remarcó que la empresa "no está en condiciones de seguir sola" y aseguró que el Gobierno "trata de seguir una lógica que ellos mismos plantean".

Manifestó que a la empresa no le "gusta la palabra expropiación" y cuestionó: "¿Qué plantea Vicentin? Que YPF se haga cargo. YPF es el Estado. Ahí viene un impedimento ético. No estamos hablando de una empresa próspera en la que se hace una inversión".

"Supongamos que YPF compra el 60 por ciento de las acciones, ¿cómo le explicamos a la gente que hacemos eso con todos los planteos de supuestas irregularidades que hay sobre la gestión de Vicentin? Van de vaciamiento hasta lavado de dinero", apuntó.

La deuda


El Presidente subrayó  que busca resolver la deuda "para la Argentina" y para que la próxima administración "tenga que cumplir obligaciones externas razonables" y "no la locura" que dejó la gestión de Mauricio Macri.

Además, reconoció que le pidió "ayuda" al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para "hablar con algunos acreedores que él conoce y tomó cartas en el asunto".

El Ministerio de Economía informó el viernes sobre una nueva extensión del plazo de las negociaciones , que ahora será hasta el 19 de junio. Así el país ingresó en la etapa final de las tratativas para reestructurar más de 66.000 millones de dólares.

En ese escenario, Alberto Fernández, criticó que "hay mucha ansiedad sobre ese tema" y apuntó: "Llevamos dos meses y nos apuran".

"No quiero resolver el problema de la deuda para el Gobierno de Alberto Fernández, sino para la Argentina, para que quien me suceda, no tenga que pasar por lo que estoy pasando yo y tenga que cumplir obligaciones externas razonables, no la locura que nos dejaron a nosotros", remarcó.

Consideró que "hay que ser muy cuidadosos y entender", mientras aseguró que su gestión trabaja "para buscar un acuerdo con acreedores".

Sin embargo, insistió: "Queremos un acuerdo que sea sostenible, que lo pueda pagar la Argentina y que el costo de pagarlo no sea un mayor esfuerzo de sectores a los que no podemos pedir más esfuerzo".

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ