El escándalo en la Justicia de San Isidro

El fiscal acusado de armar causas narcos evitó la indagatoria

El suspendido Claudio Scapolán presentó un escrito para lograr la postergación de su declaración.

El suspendido fiscal de San Isidro Claudio Scapolán, sospechado de ser la pieza clave de una “asociación ilícita” integrada por al menos 24 personas, pospuso su declaración indagatoria en la causa. Citado a declarar como imputado por los responsables de la investigación, Scapolán presentó un escrito por el cual solicitó que le envíen copias del expediente para tomar conocimiento de la imputación. En la causa hay doce detenidos, entre policías, miembros del Poder Judicial y civiles, y doce prófugos. Se investigan “armados” de causas, extorsión y cohecho, entre otros delitos.

El fiscal Scapolán, cuyo desafuero fue solicitado en la causa para proceder a su detención, está señalado como presunto jefe de la organización delictiva y debía presentarse a indagatoria ante la jueza federal Sandra Arroyo Salgado y el fiscal Fernando Domínguez.

Entre los doce detenidos que tiene la causa hay nueve policías bonaerenses y dos secretarias que trabajaban con Scapolán, a la vez que están siendo buscados otros 12 sospechosos, algunos de ellos abogados del fuero penal. El fiscal suspendido estaba citado para las 10 de este jueves, pero no se presentó. Scapolán estaba a cargo del Area Ejecutiva de Investigaciones Criminales de San Isidro.

Los hechos que le imputan a Scapolán están vinculados al armado de causas entre 2013 y 2015 cuando estaba al frente de la ex Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de San Isidro, disuelta en 2016. De acuerdo con las pruebas reunidas en la investigación judicial, Scapolán “armaba” causas tanto contra narcotraficantes como personas inocentes.

El caso se comenzó a investigar a partir del testimonio de policías “arrepentidos” que habían formado parte de la organización. Lo que se cree es que, en el caso de los narcotraficantes, se los investigaba y se procedía al secuestro de estupefacientes, pero una vez que llegaban a un “arreglo” monetario, la causa se diluía. Por otro lado, se “armaban” causas contra personas inocentes, de buen nivel económico, que eran extorsionados hasta que aceptaban pagar para ser liberados de la falsa acusación.

Los policías involucrados eran de la Delegación San Isidro de Investigaciones Complejas y Tráfico de Drogas Ilícitas de la Policía de la provincia de Buenos Aires. Según las sospechas, ellos se encargaban de “armar” las causas, pedían coimas a narcos y hasta se quedaban con droga de algunos operativos. La droga era luego comercializada o se utilizaba para ser “plantada” a personas inocentes que eran extorsionadas por la organización.

Se cree que son varias las causas en las que Scapolán intervino para darle cobertura a la trama armada por los nueve policías detenidos. Una de las causas, del 2014, uno de los detenidos denunció que el propio fiscal Scapolán y los policías de Drogas Ilícitas de San Isidro le "plantaron" tizas de cocaína en su auto, le exigieron 20.000 dólares de coima a su mujer y le "armaron" una causa.

En ese expediente, existiría un video registrado por cámaras de seguridad que complicaría de manera directa al fiscal Scapolán, según confiaron a Página/12 fuentes allegadas a la investigación. En otra causa, del año 2013, conocida como “Leones Blancos” se secuestraron cerca de 500 kilos de cocaína en una camioneta secuestrada en Boulogne y en un operativo en una quinta del partido de Moreno. La causa fue declarada nula cuando llegó al juicio oral, porque salieron a la luz todas las irregularidades y se ordenó una investigación que involucró a los integrantes de la “asociación iliícita” en la que está como sospechoso el fiscal Scapolán. En el marco de la investigación, se realizaron 54 procedimientos entre el viernes de la semana anterior y este miércoles. Se reunieron pruebas que indicarían que hay otros integrantes de la organización que se sumarían a los 24 imputados. Entre los detenidos Maximiliano Jarisch y Gustavo Sanvitale, ex colaboradores de Scapolán.

Los nueve policías detenidos son los comisarios Marcelo Di Rosa y Roberto Adrián Okurzaty; los subcomisarios Oscar Antonio Caviglia y Juan José Magraner; los oficiales principales Juan Alberto Elizalde y Juana Elizabeth Medina; el subteniente primero José María Delgado; el sargento Santiago Ignacio Cabre; y el ayudante Alexis Jesús Tabares. Además, fue detenido un civil, Cristian Sebastián Seu.

Escriben hoy:
Escriben hoy:
Suplementos
Suplementos
Escriben hoy:
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ