El líder piquetero Carlos Fernández falleció ayer 

"Tyson era un personaje, una onda Robin Hood"

Hijo de una ypefiana, participó en  los grandes cortes de ruta o puebladas realizados a finales de los 90 y principios de la década del 2000 en el norte provincial. 

Murió como vivió, en la lucha social, en la calle y en la ruta. Hace dos meses había realizado un corte en el acceso a Tartagal reclamando fuentes de trabajo, fue reprimido una vez más. Su salud ya estaba resentida, hace dos semanas fue internado nuevamente y ya no se recuperó. A la temprana edad de 47 años falleció a las 4 de la madrugada de ayer el líder piquetero Carlos "Tyson" Fernández. Al atardecer de ese mismo día fue inhumado en el cementerio de General Enrique Mosconi, su tumba, en tierra, quedó muy cerquita de la ruta nacional 34, la que tantas veces cortó. 

Como tantos adolescentes del norte de Salta, en los comienzos de la década del 90 Tyson Fernández se dedicaba a los estudios. Iba al colegio de Campamento Vespucio, en el departamento San Martín, donde su madre tenía trabajo en YPF.  "Mientras estuvo YPF vivía de lo que vivíamos todos los ypefianos", recordó el comunicador Gabriel Contreras, de General Mosconi.  

Después Tyson se enroló en el Ejército, como voluntario. Contreras contó que le fue bien, le habían ofrecido ir a la escuela de oficiales, pero "lo que a él no le cerraba era que veía que él iba a irse, iba a estar bien, y toda la familia de él quedaba a la deriva", porque para entonces, 1992, ya YPF había sido privatizada. "Y ahí él se inicia en el tema de las luchas sociales". Empezó, recordó el comunicador, "como todos" en esa zona que vivía al influjo de la empresa estatal y de repente se vio con las manos vacías. Cuando se inició en los reclamos sociales, "le tenían miedo porque él (en el Ejército) estaba en explosivos, había aprendido el tema ese" y aunque "nunca ha hecho nada, le tenían temor acá los de inteligencia que había del Ejército, los gobernantes". 

En 2000 y 2001 Tyson Fernández participó de los grandes cortes de ruta y las puebladas que se produjeron en Tartagal y General Mosconi. Uno de los referentes de esas acciones fue el líder de la Unión de Trabajadores Desocupados (UTD) de Mosconi, José "Pepino" Fernández, con quien no tenía parentesco. El reclamo, entonces como ahora, era por la falta de trabajo y para que se pusieran en práctica políticas públicas que dieran alguna alternativa laboral a los habitantes de la zona. Esas protestas fueron duramente reprimidas por el Estado, provocando cinco muertes y heridas de gravedad a decenas de pobladores de la zona.

Por entonces gobernaba la provincia el actual senador nacional Juan Carlos Romero, con quien el piquetero tuvo confrontaciones. Sin embargo, Contreras recordó que "Juan Carlos Romero le pidió perdón una vez" porque "lo hizo meter preso seis meses y después la Justicia lo declaró inocente". Parece que con el tiempo las diferencias se superaron y en años siguientes el ex gobernador le prestaba ayuda cuando Tyson iba a Buenos Aires en sus recurrentes viajes para hacer reclamos por su pueblo. 

Sin embargo, "el paso más efusivo que tiene él con el tema de la dirigencia es cuando se junta con (Raúl) Castells en Buenos Aires", entonces pasó a formar parte del Movimiento Independiente de Jubilados y Pensionados (MIJD), con el que fue candidato a gobernador y a diputado nacional en 2011. Tyson Fernández "ha hecho mucho trabajo acá, hoy día, por ejemplo (en el sepelio ), era toda gente humilde que ha quedado, él ha dejado fábricas de ropa", evaluó el comunicador. 

En este tiempo Tyson Fernández presidía la Cooperativa Textil General Enrique Mosconi. Ahora Raúl Arrieta, secretario de la Cooperativa, está dispuesto a continuar la línea de su mentor. En la conversación con Salta/12 recordó que siempre viajaban a Buenos Aires para reclamar "por planes Trabajar para la gente, y también fuimos a pedir bolsones alimentarios en Desarrollo Social de la Nación". En esos viajes Tyson solía decirle que debía prepararse: "'Vos tenés que aprender de mí, porque algún día yo no voy a estar y vos ya vas a saber los movimientos, cómo se hace'. Y bueno, yo aprendí todo lo de él, lo que él me enseñó, y tengo todos los contactos". 

El año pasado, la entonces ministra de Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley, no respondía a sus pedidos. Un día Tyson y Arrieta fueron preparados, lograron ingresar al Ministerio y tras una nueva negativa de atenderlos, desplegaron sus frazadas y se dispusieron a pasar la noche ahí. "Hicimos eso y ahí nomás nos atendieron", recordó Arrieta. En Mosconi se destaca la tenacidad de Tyson, que había logrado que "hasta Macri le diera bolsones"

La textil hace ropa para la vental local. Ahora hacen barbijos, donaron algunos a la municipalidad local, pero también los venden. Unas 45 personas trabajan en la cooperativa. Arrieta destacó que la lucha social es muy importante para seguir recibiendo líneas que sostengan a los integrantes de su cooperativa, porque en el pueblo "hay mucha desocupación, hay mucha gente que no tiene trabajo, no tiene para comer". Es así desde la privatización de YPF, "peor ahora con esta pandemia". 

Muchas causas 

A finales de octubre de 2002, cuando lideraba el Movimiento de Trabajadores Desocupados de Tartagal (MTD), Tyson fue detenido por orden del entonces juez federal Abel Cornejo, el actual procurador General de la provincia. Lo imputó por abandono de persona, porque el piquete que realizaban en la ruta 34 impidió el paso de una camioneta que trasladaba a Nicolasa Jaime, una mujer de 60 años, con una afección cardíaca que venía desde Zopota, un paraje a 100 kilómetros de Tartagal. El piquete estaba casi en el acceso a la ciudad, al no poder pasar al Hospital Juan Domingo Perón, la mujer fue llevada a Orán, a 107 kilómetros, pero murió en el trayecto. 

Esta quizá fue la causa penal más grave que debió afrontar, y por la que pasó largo tiempo detenido. Además, las protestas, como ocurrió con los piqueteros en general, le sumaron una sucesión de acusaciones, en un momento llegó a tener cinco causas abiertas en su contra. 

En julio de 2011 fue absuelto de los cargos de coacción, daños calificados a la Municipalidad de Tartagal y amenazas. Ese año su concubina lo denunció por amenazas. Estuvo detenido otra vez y fue liberado poco antes de las elecciones. 

Los años siguientes continuó realizando protestas, hasta la de hace dos meses, la última en la que estuvo. Tyson se fue, pero las protestas quedan. Ayer mismo hubo un corte de la ruta 34 realizado por integrantes de la Unión de Trabajadores Desocupados (UTD) de Coronel Cornejo, en la jurisdicción del municipio de General Mosconi. La protesta fue para exigir a la provincia el cumplimiento de los convenios por obras. Uno sus referentes, Luis Díaz, lamentó la muerte de Tyson. "Para mí fue un luchador más, como lo somos cualquiera de nosotros que por ahí se nos tilda de muchas cosas, se dicen muchas cosas". 

En las redes sociales se multiplicaron las voces lamentando la muerte del referente piquetero. Quizás ésta, de Faby Soria, de Tartagal, sea de las más propicias para despedirlo: "Hoy me enteré de la muerte de Carlos Tyson Fernández y se me vino a la memoria el primer campeonato de boxeo de los barrios que organicé en el año 97, él por entonces era voluntario en el Regimiento, recuerdo que le decían el Negro o el Milico... Pero cuando anotamos a todos en la reunión previa al pesaje les dije que todos tendrían que llevar un apodo y fuimos nombrando, cuando le tocó a él dijo 'Tyson, así me quiero poner'".

Soria recordó que este apodo fue el que lo acompañó durante toda su vida. Y cerró, a modo de epitafio: "mucho podremos decir sobre sus decisiones, o si su lucha estaba bien o no, yo me quedo con ese recuerdo, el del inicio, cuando alguna vez el Tyson de Tartagal se puso los guantes".

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ