El Enacom y la conectividad en los barrios populares

En la búsqueda de achicar la brecha digital

La villa La Cárcova es la primera donde se aplica el programa que desarrolla el organismo nacional. También se conectará poblaciones de difícil acceso en las provincias.
El Enacom implementará un programa de conectividad digital en La Cárcova.El Enacom implementará un programa de conectividad digital en La Cárcova.El Enacom implementará un programa de conectividad digital en La Cárcova.El Enacom implementará un programa de conectividad digital en La Cárcova.El Enacom implementará un programa de conectividad digital en La Cárcova.
El Enacom implementará un programa de conectividad digital en La Cárcova. 

"Achicar la brecha digital es el primer objetivo. Arrancamos en un barrio emblemático como La Cárcova, donde está la excelente trabajo del padre Pepe", aseguró a PáginaI12 el presidente del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), Claudio Ambrosini. El organismo estatal comenzó con la implementación del programa que lleva el desarrollo de la conectividad en Barrios Populares comenzando por la villa La Cárcova en San Isidro. Además busca conectar poblaciones de difícil acceso para mejorar la conectividad con el resto del país.

"Son obras de infraestructura como la instalación de antenas que acerque la conectividad a los barrios populares", explicó a este diario Ambrosini a poco de comenzar las tareas para llevar mejoras en el acceso a redes de internet para el populoso barrio del norte de la provincia de Buenos Aires. "Licitamos los trabajos con cooperativas que llevan adelante las obras de instalación y puesta en funcionamiento", de la infraestructura necesaria para el desarrollo de la conectividad, explicaron las autoridades de la Enacom y agregaron que "el servicio después lo proveen otras empresas".

El comienzo de las obras en el barrio bonaerense de La Cárcova forma parte del paquete de medidas del Estado Nacional para llevar internet y servicios a todo el país. La inversión será de 3800 millones de pesos que el gobierno nacional dispuso para acortar la brecha digital apuntando a las zonas con menor desarrollo, de mayor aislamiento y de mayor vulnerabilidad que hay en el país. 

El plan cuenta con cuatro objetivos. El primero es "el desarrollo de infraestructura para internet destinado a villas u asentamientos inscriptos en el registro nacional de barrios populares en proceso de integración urbana. Para este objetivo las autoridades dispusieron de un presupuesto de mil millones de pesos, que tuvo como primer destinatario a La Cárcova. El segundo objetivo trazado por los funcionarios "el programa de Acceso A Servicios Tic A Poblaciones de Zonas Adversas Y Desatendidas Para El Despliegue De Redes". El presupuesto otorgado fue de trescientos millones de pesos y vinculará a zonas alejadas y de difícil acceso a las redes como el delta del Tigre y del Paraná o pueblos de difícil acceso.

El programa de "Acceso a Internet para Instituciones Públicas", es otra de las aristas del plan de trabajo. Tienen reservados hasta dos mil millones de pesos para invertir y el destino será brindar más conectividad "a instituciones nacionales, provinciales y municipales en los ámbitos de la salud, la educación y la seguridad". "Hay que mejorar el servicio de conectividad en las áreas sensibles del Estado en los barrios. Es decir, que en los puestos de seguridad, en los puestos de salud y en las escuelas vamos a priorizar el acceso", aseguró Ambrosini.

Finalmente se apunta a "las zonas con corredores viales que no cuentan con conectividad". El presidente de la Enacom explicó que "queremos terminar con los conos de sombra, como les llamamos. Son las zonas en ruta en las que casi no hay señal de ningún tipo y que "en situaciones de riesgo de accidente sería imposible comunicarse". Para esto el Enacom destinó hasta quinientos millones de pesos.

"Asumimos que el trabajo más profundo es el que tenemos que hacer con los sectores más olvidados en los últimos años. Por eso apuntamos a los barrios más necesitados para acercar la conectividad y estrechar la brecha digital", destacó Ambrosini. La pandemia puso sobre la mesa las necesidades a partir de los casos en el barrio de Villa Azul, entre Quilmes y Avellaneda. "Asistimos a la gente con tarjetas para que pudieran llevar el aislamiento por el que tuvieron que pasar. Ahora vamos a empezar por el barrio La Cárcova en el norte de la provincia de Buenos Aires trabajando en conjunto con el padre Pepe, para llevar herramientas que mejoren las posibilidades de igualdad en los barrios", aseguró el funcionario.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ