Martín Tejada dirige a Bestia Bebé
El envión del embrión
Con CV engordado en FARSA, Dark Horse y Troma, este realizador, guionista e historietista sub-35 y la banda de Tom Quintans lanzaron uno de los pocos proyectos transmedia del indie local.
CECILIA SALASCECILIA SALASCECILIA SALASCECILIA SALASCECILIA SALAS
CECILIA SALAS 

Cuando vivía en Dolores no tenía nada que hacer, por eso lo hacía todo: tenía una banda, andaba en skate, armaba sus fanzines. Esa infancia do it yourself lo marcó para siempre. “O hacías de todo o te morías”, dice Martín Tejada, realizador, guionista e historietista sub-35 al que todo ese pasado le dio un carácter de eterno extranjero: “En Dolores soy un porteño, en capital soy un dolorense”. Esa anomalía lo estimuló, lo convirtió en un incómodo: donde pisa es visitante. Y en una época donde la creatividad videoclipera parecía saturada y evaporada, filmó uno de los videos más interesantes de los últimos años: Rondador nocturno, de Bestia Bebé.

Protagonizado por Esteban Lamothe y Kato, el Ninja Blanco, una de las leyendas de la lucha libre local, el clip juega a las reminiscencias testiculares de la época de los videoclubes ochenteros: un plano secuencia palo y palo donde un héroe enmascarado intenta rescatar a su compañero. “No me abandonés, no esta vez”, solloza Tom Quintans y le queda pintado. El tema lo eligió Bestia Bebé, pero Tejada no dudó en aceptarlo: “Cuando me separé era mi tema, es el que hubiera elegido”.

Ahora, Rondador nocturno tendrá sobrevida convirtiéndose en un proyecto 360° con cómic editado por Szama Ediciones (Rondador y Nocturno, que estará dibujado por Mariano Taibo, entintador de Marvel Comics) y una idea de largometraje también con Lamothe y Kato. “Con este video nos tiramos al asador con el pecho abierto, como Kalima en Indiana Jones”, comenta.

En la actualidad, y aunque nunca dejó de hacer sus cosas, Tejada se gana la vida como director publicitario, pero en su CV hay huellas de perfecto outsider: se forjó en las entrañas de FARSA Producciones, precursores del cine fantástico argentino y autores de Plaga Zombie. Ahí comenzó dirigiendo videoclips y luego hizo algunos para Azafata y Carajo. Tiempo después, fue el adaptador secuencial (“Guionista, bah”) de Dog Mendonça & PizzaBoy, cómic realizado a varias manos que tuvo destino internacional con prólogos de John Landis, George Romero, Tobe Hooper, y edición del sello Dark Horse.

No obstante, la historia de Tejada tomó un ribete aún más mágico cuando viajó a Nueva York y comenzó a trabajar para Troma, los pioneros del cine independiente, la productora de El Vengador Tóxico. Allí hizo producción, efectos especiales y arte para Return to Nuke ‘Em High, la última película de Lloyd Kaufman, su alma pater. “Un día, él me dijo que tenía talento y cerebro como un hijo no reconocido de Juan Perón.”

Ahora mismo, Tejada anda en pre-producción de El Guardián, su próximo corto basado en un cómic con el que ganó la convención Crack Bang Boom. “Siempre pienso todo como el embrión de algo más grande.” Y por estos días, Martín ya no anda en skate ni tiene una banda ni arma sus fanzines, pero ahora que tiene qué hacer, sigue haciéndolo todo.