Proponen que los alumnos se encuentren con sus docentes en plazas

Trotta analiza el protocolo presentado por la Ciudad para retomar las clases

Imagen: Bernardino Avila

Si bien el ministro de Educación, Nicolás Trotta confirmó que evaluará el protocolo que presentó su homóloga porteña Soledad Acuña, que incluye sacar las escuelas a plazas y veredas, lo cierto es que ayer insistió con la entrega de las notebooks para esos 6000 chicos que no tienen conectividad y que para el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta justifica para abrir los establecimientos educativos. En ese sentido, Trotta le envió una carta a la ministra Acuña donde le recuerda que "tal como conversamos en la reunión llevada a cabo el día 15 de septiembre de 2020, le solicito nos hagan llegar la información georeferenciada de los más de 6.000 niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad social y educativa de la Ciudad de Buenos Aires". La misiva, a la que accedió Página/12, aún no tuvo respuesta y que, en rigor, no es otra cosa que la lista de alumnos de las escuelas portañas que necesitan los dispositivos con conexión que ya están preparados para ser entregados. Mientras tanto, Trotta junto a su equipo y al intendente de San Vicente, Nicolás Mantegazza, realizaron la entrega de 600 netbooks a estudiantes de dicho partido ubicado en la Provincia de Buenos Aires.

"Han pasado dos semanas desde la reunión en que presentamos nuestra propuesta de apoyo al gobierno de la Ciudad y creemos que para avanzar en esta dirección necesitamos dar pasos concretos y urgentes", continúa Trotta en la carta y agrega que "celebro los avances que hemos logrado en las reuniones entre nuestros equipos de trabajo, pero reitero la necesidad de dar los pasos necesarios para volver efectivo nuestro apoyo". En el escrito, Trotta expresa que este viernes se reunirá con Acuña y sus equipos y pide que en ese encuentro "podamos disponer de las informaciones georreferenciadas que nos permitan garantizar la conectividad, a partir del compromiso de ENACOM, y la distribución de los 6.500 dispositivos que el gobierno nacional proverá a la población estudiantil más afectada por el cierre de las clases presenciales". Además, el ministro resalta en el texto la disponibilidad de la Universidad de Buenos Aires para "apoyar todas las acciones necesarias para la continuidad pedagógica de estos y de todos los niños, niñas y jóvenes de la Ciudad de Buenos Aires, que tengan nula o limitada vinculación con sus instituciones educativas".

La propuesta del Gobierno de la Ciudad, que implicaría que los alumnos tengan clases en plazas y veredas, ingresó de manera formal al Ministerio de Educación de la Nación el miércoles cerca de las once de la noche. Así lo informó Trotta este jueves y adelantó que el protocolo “comenzará a ser evaluado". La respuesta estaría luego de la reunión que el lunes mantendrán los ministros de Educación de Nación con los sus pares de las carteras de Salud, Ginés Gonzáles García y Fernan Quirós. Sin embargo, antes de la entrega formal del proyecto a Nación, desde Ciudad difundieron videos con imágenes de bancos tomados desde un dron en unas canchas de básquet y en un lugar con una laguna que parece más un country que una plaza porteña. En paralelo, la ministra de Educación porteña asistió a distintos programas de televisión dónde aseguró que la idea es que los 6500 chicos más carenciados asistan a las plazas a partir lunes 28. "Así como los bares, las escuelas también sacarán los bancos a la calle", afirmó.

El ministro explicó que "no hay una puja con la Ciudad" por el retorno a clases y que simplemente se trata de "miradas distintas". Sin embargo, aseguró que el gobierno porteño "es la única jurisdicción con la que tuvimos una discrepancia". En diálogo con este diario, y en contraposición a lo que venían diciendo, desde Ciudad explicaron que "no tenemos 6500 chicos con falta de dispositivos", porque, según indicaron "nosotros tenemos computadoras y las estamos entregando". Trotta, subrayó que "no queremos exponer a los chicos al riesgo de concurrir a las escuelas en el lugar donde más circulación hay del virus. Nosotros pensamos que lo mejor es que la escuela se acerque a los hogares de los 6.500 chicos que no tienen computadoras. Si la Ciudad nos da los nombres, en 48 horas estaríamos en condiciones de repartirlas", subrayó.

Los docentes porteños nucleados en distintos sindicatos están en contra del nuevo protocolo entregado por Ciudad para que los chicos tengan clases en la vereda y rechazaron la propuesta por considerar que responde a "una actitud anticuarentena" que muestra un "desconocimiento de los procesos educativos". El secretario adjunto de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), Eduardo López, le pidió al gobierno de la Ciudad que "no jueguen con los chicos a la política", y que les "entreguen las 6.500 computadoras" que necesitan para retomar el contacto perdido con los docentes. En esa línea, López advirtió que "ahora (Horacio) Rodríguez Larreta no quiere las computadoras, quiere abrir las plazas". "Lo único que aceptamos en las plazas es que ahí entreguen las computadoras", señaló.

Informe: Melisa Molina.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ