Exportaciones, competitividad, recursos disponibles y distribución de ingresos

CABA recibe mucho más de lo que aporta al desarrollo exportador

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires en 2019 recibió por todo concepto tributario (coparticipado y propio) 104.000 de pesos por habitante para cumplir con sus funciones, mientras que solamente aportó el 0,5 por ciento a las exportaciones del país. 
El aporte de CABA a las exportaciones totales es insignificante.El aporte de CABA a las exportaciones totales es insignificante.El aporte de CABA a las exportaciones totales es insignificante.El aporte de CABA a las exportaciones totales es insignificante.El aporte de CABA a las exportaciones totales es insignificante.
El aporte de CABA a las exportaciones totales es insignificante. 
Imagen: EFE

Si se analiza la contribución a las exportaciones nacionales de las principales jurisdicciones como una medida de su aporte, competitividad y capacidad de formación de reservas, y se la compara con los recursos disponibles de sus respectivos gobiernos según lo percibido en concepto total por coparticipación y recaudación propia, se observará una amplia asimetría que debe ser tomada en consideración al momento de analizar la justicia de los aportes federales por coparticipación, para no seguir ahondando la inequidad de recursos en relación a su capacidad de contribución a las exportaciones nacionales, factor clave de la economía nacional.

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires en 2019 recibió por todo concepto tributario (coparticipado y propio) 104.000 de pesos por habitante para cumplir con sus funciones, mientras que solamente aportó el 0,5 por ciento a las exportaciones del país. Esto indica que su competitividad internacional es totalmente baja en relación a las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba. Estas son las tres principales exportadoras aportando el 33,7, 22,8 y 13,7 por ciento del total, respectivamente, mientras que recibieron como ingresos tributarios totales 42.000, 60.000 y 56.000 pesos por habitante.

Buenos Aires recibió un 56 por ciento menos de ingresos por habitante que Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA). Santa Fe y Córdoba recibieron también mucho menos en concepto de ingresos respecto de CABA: 42 y 46 por ciento, cada una.

Mientras esas diferencias sigan, las posibilidades de crecimiento y desarrollo se seguirán profundizando, y el mayor bienestar de Ciudad de Buenos Aires no podrá ser alcanzado por las provincias más competitivas desde su aporte a las exportaciones y formación de riqueza nacional. Por el contrario, se seguirán ahondando las brechas e indicadores de desarrollo.

El origen de tales asimetrías se remonta al avasallamiento histórico a las provincias por parte de los fuertes intereses especulativos financieros y comerciales de la Ciudad de Buenos Aires, desde Caseros, y al pésimo acuerdo de coparticipación de los años '80 cuando se desfinanció a la provincia de Buenos Aires con promesas de ayudas vía ATN del gobierno nacional.

¿De qué modo se apropia la Ciudad de Buenos Aires de los ingresos para poseer mayor riqueza con menor competitividad internacional? 

Mediante las diferencias de precios y la concentración bancaria y financiera que absorbe las disponibilidades de ahorro nacional concentrándolos en la Ciudad de Buenos Aires; pagando tarifas menores que el resto del país; por un sistema de transporte que converge unidireccionalmente a la ciudad de Buenos Aires; y por una contribución de coparticipación nacional que no contempla el aporte exportador de cada jurisdicción al país.

* Licenciado en Economía UCSF. Director Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales UCSF.  

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ